Refrigeración por compresión

Compresor industrial de 64 kW (86 HP) para R22.

La refrigeración por compresión es un método de refrigeración que consiste en forzar mecánicamente la circulación de un refrigerante en un circuito cerrado dividido en dos zonas: de alta y baja presión, con el propósito de que el fluido absorba calor del ambiente, en el evaporador en la zona de baja presión y lo ceda en la de alta presión, en el condensador.

Historia

Esquema de John Gorrie de 1841 de una máquina de hielo mecánica.

En 1805, el inventor estadounidense Oliver Evans describió un ciclo cerrado de refrigeración por compresión de vapor para la producción de hielo mediante éter al vacío. El calor se eliminaría del ambiente reciclando el refrigerante vaporizado, que se movería a través de un compresor y condensador y finalmente volvería a la forma líquida para repetir el proceso de refrigeración de nuevo. En 1834, un estadounidense expatriado en Gran Bretaña, Jacob Perkins, construyó el primer sistema de refrigeración de compresión de vapor que funcionaba en el mundo.[1]​ Era un ciclo cerrado que podía funcionar continuamente, como escribió en su patente:

Estoy capacitado para usar fluidos volátiles con el propósito de producir el enfriamiento o congelación de fluidos y, sin embargo, al mismo tiempo constantemente condensando tales fluidos volátiles, y volviéndolos a poner en funcionamiento sin residuos.

I am enabled to use volatile fluids for the purpose of producing the cooling or freezing of fluids, and yet at the same time constantly condensing such volatile fluids, and bringing them again into operation without waste.

Su sistema prototipo funcionó aunque no tuvo éxito comercialmente.[3]​ que construyó un prototipo de trabajo, pero fue un fracaso comercial. El ingeniero americano Alexander Twining obtuvo una patente británica en 1850 para un sistema de compresión de vapor que usaba éter.