Reforzamiento

En psicología (en particular, en conductismo), se llama reforzamiento al procedimiento mediante el cual la aplicación de un estímulo (llamado reforzador) hace que aumente la probabilidad de que una conducta se repita en el futuro. El reforzador, al igual que los estímulos aversivos, se define en función de su efecto sobre la conducta, no por sus características inherentes. Es decir, aunque un estímulo pueda ser considerado en general como reforzador no lo será en los casos en que no haga más probable una conducta. Por ejemplo, la comida suele ser considerada como reforzador, pero para una persona que padece anorexia se considera un estímulo aversivo.

La definición de reforzador se ha considerado a veces como circular: el reforzador es lo que refuerza la conducta; si la conducta es reforzada por un estímulo es que éste resulta reforzador. Paul E. Meehl propuso, en la década de 1950, el concepto de transituacionalidad para resolver este problema.

Reforzador intrínseco o extrínseco

A menudo se ha discutido si el reforzador debía tener cualidades intrínsecas o no, estas propiedades intrínsecas, de naturaleza biológica de algunos reforzadores no han sido unánimemente aceptadas. En todo caso, habrían de ir unidas a otros conceptos como el de privación (incluso la comida no actúa como reforzador sin hambre):

Other Languages
български: Подкрепление
English: Reinforcement
Esperanto: Plifortigo
français: Renforcement
עברית: חיזוק
हिन्दी: पुनर्बलन
hrvatski: Potkrepljenje
íslenska: Styrkir
日本語: 強化
한국어: 보강
latviešu: Pastiprinājums
Bahasa Melayu: Pengukuhan
Nederlands: Bekrachtiging
português: Reforço
srpskohrvatski / српскохрватски: Potkrepljenje
Simple English: Reward
slovenščina: Teorija okrepitve
српски / srpski: Поткрепљење
Türkçe: Donatı
中文: 增强