Recinto abaluartado de Badajoz

Recinto abaluartado de Badajoz
BaluarteSanJosé.jpg
Baluarte de San José; parte del recinto.
Localización Badajoz
Flag of Extremadura (with coat of arms).svg  Extremadura
Flag of Spain.svg  España
Tipo Recinto abaluartado
Ubicación Perímetro del Badajoz antiguo
Época de construcción Siglo XVI al XVIII
Construido por Sistema de Sébastien Le Prestre, Marqués de Vauban o simplemente Vauban
Materiales de construcción Según las distintas rehabilitaciones, mampostería, sillares, ladrillo y hormigón
Perímetro Unos 4500 m.
Estado de conservación Restaurado. En muy buenas condiciones
Propietario Ayuntamiento de Badajoz
Abierto al público Si
Catalogación Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico-Artístico desde el 22 de abril de 1949, a tenor de la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. [1]
[ editar datos en Wikidata]

El sistema abaluartado de Badajoz consiste en un conjunto de murallas, fuertes, baluartes, fosos y revellines, construido en los siglos XVI al XVIII, que protegían esta ciudad fronteriza, siguiendo las teorías defensivas de construcción popularizadas por el ingeniero militar francés Sébastien Le Prestre, Marqués de Vauban, llamado comúnmente Vauban. Todo el recinto con sus lienzos de murallas, puertas, baluartes, erc. están bajo la protección de la «Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949», y la «Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español».

Antecedentes

Vistas de la Alcazaba desde el río
Alcazaba de Badajoz al anochecer.

La ciudad de Badajoz, concretamente la parte más antigua situada en la parte más alta del promontorio en el que está ubicada, estaba defendida por el recinto levantado por los árabes y que se conoce actualmente como La Alcazaba. La ciudad siguió creciendo extramuros, sobre todo hacia el oeste y hacia el sur por ser las zonas más llanas pero sin tener prácticamente ningún elemento defensivo que se opusiera a los posibles atacantes. A partir de 1642 se iniciaron una serie de construcciones defensivas aisladas e improvisadas como fue el «Fuerte de San Cristóbal», en la margen derecha del río Guadiana, al norte de la ciudad, en un promontorio importante llamado «Cerro de Orinaza». Esta construcción se consideró como la primera de este tipo en cuanto a fortificaciones defensivas se refiere. Además, este fuerte protegía la «Cabeza del Puente», en la misma margen del río, que era un elemento sumamente estratégico ya que el puente era la entrada natural a Badajoz. Para proteger el puente se realizaron obras defensivas como fue el derribo de varios arcos y la sustitución de ellos por un puente levadizo con tres tramos y parapetos donde se podía defender la guarnición de este puesto defensivo.[2]

Poco tiempo después se construyó el «Fuerte de Pardaleras» en el extremo opuesto al anterior, es decir, al sur de la ciudad. También se añadieron otros elementos defensivos tales como fosos, muros, etc. sin seguir un cierto orden por lo que fueron poco efectivos. Tampoco se utilizaron materiales adecuados para hacer frente a la artillería moderna lo que llevó consigo importantes pérdidas de terrenos, edificios, etc. A finales del siglo XVII, entre los años 1690 y 1700, fue cuando se comenzó la fortificación abaluartada que partía de la muralla medieval, seguía por la margen izquierda del río Guadiana hasta los baluartes de San Vicente y Puerta de Puerta de Palmas, giraba hacia el oeste y después hacia el sur por los baluartes de San José, Santiago, Santa María y Puerta de Trinidad para enlazar finalmente con la muralla que protegía La Alcazaba.[3]

Se sabe por la cartografía militar que las atalayas o torres vigías, de época árabe, estuvieron en uso incluso hasta la Guerra de la Independencia (siglo XIX).

Galería de imágenes de La Alcazaba

Other Languages