Rebote (baloncesto)

Iñaki de Miguel, del CB Estudiantes, intentando capturar un rebote.

Un rebote en baloncesto es el acto de conseguir la posesión del balón después de un lanzamiento de campo o de un tiro libre fallado. Son uno de los objetivos fundamentales de los hombres altos de un equipo, aunque cualquier jugador en pista puede intentar conseguirlos.

Tipos de rebote

Los rebotes están divididos en dos principales categorías: por un lado, los rebotes ofensivos, que son aquellos que recupera un equipo cuando ataca, sin cambiar la posesión del balón, y por otro, los defensivos, en los cuales el equipo que defiende gana la posesión tras un lanzamiento a canasta fallado por el oponente. Estos últimos son más habituales, debido a que el equipo que defiende está permanentemente más cerca del aro. Además, en muchas estadísticas oficiales de los principales campeonatos de baloncesto, constan también los denominados "rebotes de equipo", que son aquellos en los que, tras un lanzamiento fallido, no está claro qué jugador se ha hecho con el control del balón, por ejemplo cuando éste sale rechazado fuera de la pista impulsado por un jugador del equipo contrario.

Los rebotes se anotan en las estadísticas a aquellos jugadores que ganan claramente la posesión tras un lanzamiento a canasta. Suelen ser labor de los hombres más altos de cada equipo, como los pívots o los ala-pívots. sin embargo, a lo largo de la historia ha habido gente pequeña, jugando en posiciones alejadas del aro, con una especial habilidad para capturarlos, como es el caso de Jason Kidd, base de los Dallas Mavericks, que lideró en sus dos últimas temporadas en los Nets a su equipo en esta faceta.[1]

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Падбор (баскетбол)
bosanski: Skok (košarka)
dansk: Rebound
فارسی: ریباند
suomi: Levypallo
עברית: ריבאונד
hrvatski: Skok (košarka)
Bahasa Indonesia: Rebound (basket)
italiano: Rimbalzo
latviešu: Atlēkusī bumba
norsk: Retur
polski: Zbiórka
српски / srpski: Скок (кошарка)
中文: 篮板球