Rebelión de Satsuma

Rebelión Satsuma
西南戦争
SaigoWithOfficers.jpg
Saigō Takamori (sentado, con uniforme occidental), rodeado de sus oficiales. Artículo en el periódico "Le Monde Illustré", 1877.
Fecha 29 de enero de 1877 - 24 de septiembre de 1877
Lugar Kyūshū, Japón
Resultado Victoria Imperial
Beligerantes
Bandera de Japón Imperio Japonés Maru juji.svg Dominio Satsuma
Comandantes
Gobernante:
Emperador Meiji
Comandante en Jefe:
Príncipe Arisugawa Taruhito
Sumiyoshi Kawamura
Yamagata Aritomo
Saigō Takamori
Fuerzas en combate
70 000 40 000
Bajas
Estimadas 6278 muertes.
9523 heridos.[1]
Alrededor de 20 000 muertes.[1]
[ editar datos en Wikidata]

La Rebelión de Satsuma (西南戦争 Seinan Sensō ?, lit. "Guerra del Suroeste") fue una revuelta de ex samuráis de la provincia de Satsuma en Japón en contra el gobierno Meiji, liderada por Saigō Takamori y que tuvo lugar del 29 de enero al 24 de septiembre de 1877, once años después del inicio de la era Meiji. Fue la última y más importante de una serie de levantamientos armados contra el nuevo gobierno, la cual significó prácticamente la desaparición de los samuráis en un país que, debido a los rápidos cambios culturales y políticos que sufría, ya no tenía cabida para ellos en la nueva sociedad.

Contexto

A pesar de que el dominio de Satsuma había sido uno de los principales actores en la restauración Meiji y en la guerra Boshin, y aunque muchos hombres de Satsuma fueron elevados a posiciones de gran influencia en el nuevo gobierno Meiji, había un creciente descontento con la dirección que el país estaba tomando. El rápido proceso de adopción de rasgos e ideologías de la cultura occidental, sobre todo de potencias europeas (lo cual se conoce como "modernización" u "occidentalización") en el país significaba la abolición del privilegiado estatus social de la clase samurái, lo que había debilitado su posición financiera. Los cambios tan abruptos y masivos en la cultura japonesa, tales como la vestimenta, les resultaba a los samuráis como una traición del jōi ("Expulsar a los Bárbaros"), parte del sonnō jōi, que había servido para justificar la expulsión del shogunato Tokugawa.

Saigō Takamori, uno de los líderes más viejos en el gobierno Meiji que había apoyado las reformas en un principio, estaba particularmente preocupado por la creciente corrupción política (el lema de este movimiento rebelde era "新政厚徳", "Nuevo gobierno, Alta Moralidad"). Saigō, además, promovía fuertemente la guerra con Corea en el debate Seikanron de 1873. En cierto punto, se ofreció a visitar personalmente Corea y provocar un “ casus belli” (causa de guerra), comportándose de una forma tan insultante que los coreanos se vieran forzados a matarlo. Una guerra no solamente sería un aliciente al fortalecimiento del militarismo japonés, sino que restauraría la razón de existir de los samuráis. Cuando su plan fue rechazado, Saigō renunció a todos sus puestos gubernamentales como protesta y regresó a su pueblo natal Kagoshima, tal como hicieron otros ex samuráis de Satsuma que integraban las fuerzas militares y policíacas.

Soldados del Ejercito Imperial Japonés en el Castillo Kumamoto que resistieron el asedio de Saigō Takamori, 1877.

Para ayudar y darles trabajo a estos hombres, en 1874 Saigō estableció una academia privada en Kagoshima. Rápidamente 132 sucursales habían sido establecidas en toda la prefectura. El “entrenamiento” que se les daba no era solamente académico: aunque los clásicos chinos eran enseñados, todos los estudiantes tomaban un entrenamiento e instrucción en tácticas de guerra, además de que las tradiciones del bushidō eran enfatizadas. Saigō también comenzó una academia de entrenamiento en el uso de artillería. Estas instituciones eran más organizaciones políticas paramilitares que escuelas de enseñanza, además de que gozaban del apoyo del gobernador de Satsuma, quien reclutaba samuráis para ocupar diversos puestos en oficinas gubernamentales.[2]​ El apoyo hacia Saigō era tan fuerte, que Satsuma se había separado del gobierno central a finales de 1876.

Other Languages