Real Madrid Club de Fútbol

Real Madrid C. F.
Datos generales
Nombre completo Real Madrid Club de Fútbol
Apodo(s) Blancos, Merengues, Vikingos
Fundación 6 de marzo de 1902 (114 años)[n 1]
como (Sociedad) Madrid Foot-ball Club
Propietario(s) 99 781 socios
Presidente Bandera de España Florentino Pérez
Pdte. de honor Bandera de España Paco Gento[1]
Entrenador Bandera de Francia Zinedine Zidane [2]
Instalaciones
Estadio Santiago Bernabéu
Ubicación Av. de Concha Espina, 1
Madrid, España
Capacidad 81 044 espectadores
Inauguración 14 de diciembre de 1947 (68 años)[n 2]
como Estadio Real Madrid Club de Fútbol
"Nuevo Estadio de Chamartín"
Otro complejo Ciudad Deportiva, Madrid, España
Uniforme
Kit left arm realmadrid1617h.png
Kit body realmadrid1617h.png
Kit right arm realmadrid1617h.png
Kit shorts realmadrid1617h.png
Titular
Kit left arm realmadrid1617a.png
Kit body realmadrid1617a.png
Kit right arm realmadrid1617a.png
Kit shorts realmadrid1617a.png
Alternativo
Kit left arm realmadrid1617t.png
Kit body realmadrid1617t.png
Kit right arm realmadrid1617t.png
Kit shorts realmadrid1617t.png
Tercero
Última temporada
Liga Bandera de España Primera División de España
( 2015-16) Subcampeón
Títulos Liga trophy (adjusted).png 32 (por última vez en 2011-12)
Copa Bandera de España Copa del Rey
( 2015-16) Dieciseisavos de final
Títulos Copa del Rey (adjusted).png 19 (por última vez en 2013-14)
Continental Uefa 2013.png Liga de Campeones
( 2015-16) Campeón
Títulos UEFA - Champions League.png 11 (por última vez en 2015-16)
Otra Cont. Uefa 2013.png Supercopa de Europa
( 2016) Campeón
Títulos UEFA - Super Cup.png(por última vez en 2016)
Actualidad
Actualidad Soccerball current event.svg  Temporada 2016-17
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Real Madrid Club de Fútbol, mejor conocido como Real Madrid, es una entidad polideportiva con sede en Madrid, España. Fue declarada oficialmente registrada por sus socios el 6 de marzo de 1902 con el único objeto de la práctica del fútbol —aunque recientes investigaciones de antiguas publicaciones datan sus orígenes a la Nueva Sociedad de Foot-Ball en 1900—,[4] Fue en noviembre de 1901 cuando se estableció su denominación de (Sociedad) Madrid Foot-ball Club.

Es el único club junto al Athletic Club y el Fútbol Club Barcelona que participa sin interrupción en la máxima categoría de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, la Primera División de España, desde su fundación en 1929.[n 3]

Abocado desde sus inicios al desarrollo del fútbol, práctica para la que fue fundado, pronto adquirió un carácter multideportivo que le llevó a desarrollar varias disciplinas dentro del seno de la entidad.[12]

Contribuye a dicho progreso siendo miembro creador, fundador y cofundador de varias de las competiciones españolas más longevas antes de la existencia de los pertinentes órganos rectores: el Campeonato Regional Centro,[25]

En cuanto a los logros deportivos es una de las entidades más laureadas y reconocidas del mundo en ambas secciones,[33] , sin olvidar la Copa Wimbledon en tenis).

Identificado por su color blanco —del que recibe el apelativo de «merengue»—,[36]

Es uno de los clubes más populares de su país,[43]

A través de su fundación carente de ánimo de lucro acerca la marca Real Madrid y la filosofía del club a distintas regiones del mundo, llevando a cabo una importante labor social y de cooperación internacional en favor del desarrollo en los más de sesenta países en los que está presente.[44]

Historia

Esta sección trata sobre la historia general de la entidad. Para la historia de las diferentes secciones véase Secciones deportivas del Real Madrid Club de Fútbol

Antecedentes y una confusa fundación

Antecesores del club en el siglo XIX.

Los antecedentes del club se remontan al año 1878, fecha en la que recientes estudios e investigaciones sitúan nuevos orígenes del foot-ball en España en Madrid.[45]

Poco más se sabe de este protoclub, que se supone acabó por disolverse debido al aún incipiente y poco prolífico deporte. Que no naciese ningún otro colectivo dedicado al fin fue también otra de las claves para intuir su final.[47]

Sin embargo, la escasez de referencias en publicaciones de la época, hacen que haya un intervalo hasta 1902 en el que los datos son confusos, haciendo imposible afirmar feacientemente los registros a continuación expuestos.

En 1897, un grupo de jóvenes y antiguos integrantes de la ILE fundaron la primera sociedad o club de football de la región dedicada exclusivamente a esta práctica.[49] Línea de hechos que sigue a continuación.

En cualquier caso, diversas circunstancias provocaron que ésta sociedad sufriese una escisión en octubre del año 1900, apenas tres años después de su fundación. Éste desgajo por la lejanía del campo de juego para algunos oriundos del barrio de Salamanca y la incorporación de nuevos practicantes provenientes de la Escuela de Ingenieros de Minas fue capitaneado por Julián Palacios. El resultado fue la aparición en las publicaciones de una Nueva Sociedad de Foot-ball, —para distinguirse de la primera—. Ésta, se duda si fue una evolución de la pionera (Sociedad) Sky Foot-ball, o una derivación nombrada a efecto para desmarcarse como otro club. De nuevo la existencia de escasas fuentes o escritos de la época nos impiden afirmar con precisión alguno de los devenires. En ambos casos parece que la Sociedad primigenia en los mismos momentos de su nacimiento encontró disparidad entre sus integrantes, especialmente por el uniforme a utilizar,[51] Se puede pues afirmar que en 1901 adopta el nombre que le acompañó ya siempre, sin poder verificar su fundación a ese año o a uno anterior, concluyendo su legalización en 1902 como fecha que figura en sus registros.

Las redacciones y artículos siguen ambas líneas, sin despejar dudas o encontrar datos de correlación en nombres y fechas exactas, y sobre todo si estas seguían pues una misma rama fundacional. Las discrepancias no obstante sitúan a la Sociedad de Foot-Ball (o Foot-ball Sky) como predecesor del Madrid Foot-Ball Club,[49]

Oficialidad y primeros encuentros

Julián Palacios, presidente desde 1900 que llevó al club a su legalización en 1902.

Debido a la poca extensión de dicho deporte en el país, no se encontraban aún recintos propios o debidamente conformados para su práctica, por lo que los entusiastas jugadores se repartían por diferentes descampados y zonas de la ciudad, siendo el primero el Solar de Estrada —antiguo campo situado en Ortega y Gasset con Velázquez—,[54]

Apenas unas cuantas decenas de socios formaban la entidad, que disputó varios partidos amistosos por la provincia de Madrid para promocionar el nuevo deporte,[48]

Así se mantuvo pues durante un par de años, sin poder o terminar de legalizar su situación ya que además no lo creían como un fin necesario para practicarlo,[58]

“Juan Padrós y Rubio, del Comercio de Madrid, que habita en la calle de los Madrazo, 25-3Q izquierda, a V.E. respetuosamente expone: Que con objeto de constituir una Sociedad de juegos de Sport, que se denominará MADRID FOOT BALL CLUB, le acompaña las bases por que ha de regirse, para su aprobación.”

Juan Padrós. 18 de marzo de 1902. Madrid

En ella, realizada a consecuencia del Real Decreto del Gobierno del 19 de septiembre de 1901 por el que se instaba a inscribirse en el Registro de Asociaciones a los clubes futbolísticos,[n 11] además de acordarse el objeto y reglamento a seguir por la sociedad o el que sería el uniforme del equipo.

Blanco en pantalón y camisa, con medias negras y casquete azul oscuro fueron los colores aprobados y que venían siendo habituales desde 1900,[61]

Así, dicho acta fundacional conformó las que fueron las primeras bases legales del club, pese a que ya funcionase tiempo atrás. A continuación se reproducen algunos de los puntos más notables dictados en su sede de Alcalá 48:

Fragmento del acta fundacional del club remitida en abril de 1902.

“TÍTULO 2.º - OBJETO DE LA SOCIEDAD
Artículo 17.º - Con el fin de fomentar la afición al juego del foot-ball, la sociedad organizará partidos siempre que sea posible y en épocas determinadas celebrará concursos e intervendrá directa o indirectamente en las fiestas de esta índole que se organicen y crea pueden aumentar la afición.

CAPÍTULO 4.º

Artículo 18.º - Para tomar parte en los partidos será preciso: 1º. El pago previo del mes o la cuota de entrada, según los casos. 2º. Usar el uniforme reglamentario. 3º. Llegar al campo de juego antes de la hora señalada para el comienzo del partido. El uniforme reglamentario será para los partidos ordinarios pantalón azul oscuro, corto y recto, blusa blanca y medias oscuras, y para los partidos extraordinarios será: pantalón y blusa blanca, medias negras con vuelta y cinturón con los colores nacionales, completando este uniforme un casquete azul oscuro.
Artículo 19.º - Los partidos se jugarán siguiendo estrictamente el reglamento de la Football Asociation de Inglaterra, de 1901-1902, y el socio que faltase alguna de sus reglas, será amonestado por la primera vez por el árbitro, y en caso de reincidencia, éste lo pondrá en conocimiento de su junta directiva para que tome la resolución que juzgue procedente.”

Junta directiva del club. 18 de abril de 1902. Madrid.

En la actualidad el blanco continúa siendo el color principal de la equipación, en su totalidad, al añadírsele las medias en la década de los años cincuenta. Para dilucidar el que fuese su primer equipo titular tras la oficialización se jugó un partido entre sus jugadores —tanto miembros del Sky Foot-ball como del Madrid Foot-ball Club— diferenciándose entre ellos por unas bandas de color que atravesaban la camisa del uniforme. El Heraldo del Sport o la Correspondencia de España, diarios de la época, informaron de los recientes acontecimientos así como de las futuras disputas de encuentros que el club programó como medida preparatoria para los primeros concursos de foot-ball que tuvieron lugar en la capital:[57]

Pionero en el desarrollo del foot-ball

El club participó pues en dicho torneo —conocido popularmente como la Copa de la Coronación—, el cual les dio su primer título en el mismo año de su fundación: la Copa de la Gran Peña, como trofeo consolación de prolongación del concurso. Fue además la primera competición disputada entre equipos del país y que sería reconocida después como la precursora de la actual Copa del Rey. La competición fue organizada por el Madrid Foot-ball Club de mano de los hermanos Padrós, demostrando así su gran implicación con el desarrollo de este nuevo deporte. Pretendió reunir a la mayoría de los clubes existentes en la época. Finalmente, debido a diversos motivos solo se presentaron cinco contendientes: el Club Bizcaya, el Club Español de Foot-Ball, el Foot-Ball Club Barcelona, el New Foot-Ball Club —nueva denominación del Sky Foot-Ball— y el Madrid Foot-Ball Club, bajo el siguiente reglamento:[62]

“BASES DEL CONCURSO DE FOOT-BALL ORGANIZADO POR EL MADRID F. C.

1.ª Podrán tomar parte, en este Concurso, todas las Sociedades españolas de Football Asociación, inscribiéndose hasta el 1º de mayo para lo cual podrán dirigirse al Presidente de la Sociedad “Madrid F.C.”, calle de Alcalá, 48, Madrid.

2.ª Al inscribirse la Sociedad, presentará la lista del equipo con un númeri ilimitado de suplentes.

3.ª El premio quedará propiedad legítima de la Sociedad que lo obtenga.

4.ª Se jugará por series, sorteándose los equipos dos á dos, y por este procedimiento será vencedor el que gane la última serie.

5.ª En caso de empate, el juez árbitro podrá prolongar al partido por tiempos de 15 minutos.

6.ª Los partidos se jugarán con cualquier tiempo, si no hay acuerdo en contra por parte de los capitanes respectivos.

7.ª Los jueces se nombrarán de común acuerdo entre los capitanes de los equipos litigantes. En caso de que estos no lleguen á un común acuerdo, será el Jurado el que lo haga. El juez árbitro, tendrá obligación de dar cuenta al Jurado, en acta firmada por él y los dos capitanes respectivos, y no se aceptará ninguna reclamación pasadas las 48 horas.

8.ª Diferencias y reclamaciones de cualquier índole, tienen que hacerse por escrito al Jurado, que se reserva el derecho de resolver.”

Carlos Padrós. Madrid 1902.

El evento, que tuvo lugar en el Hipódromo de la Castellana entre el 13 y el 16 de mayo —apenas dos meses después de la fundación oficial del club—, vio al Club Bizcaya coronarse como campeón, tras imponerse en la final al F. C. Barcelona por 2-1, quien previamente había derrotado a los madrileños por 3-1. Ambos clubes eran más antiguos y poseían un plantel con más jugadores extranjeros —«internacionalizado» en la jerga futbolística— que el madrileño que contaba únicamente con Arthur Johnson como foráneo, con lo cual tuvieron cierta ventaja en sus encuentros. Pese a ello, el éxito cosechado por el evento derivó inmediatamente en la creación del que fue denominado como campeonato de la Gran Peña,[65] La gran rivalidad entre ambos clubes aún estaba lejos de sus inicios.

Instantánea del Madrid F. C. campeón de Copa de 1906.

Tras recibir una citación en 1903 de la Francia (USFSA) para asistir al futuro Congreso de Foot-Ball Association,[70]

Durante la primera década gana sus primeros títulos oficiales de las nuevas competiciones surgidas merced tanto a la evolución de este deporte como al impulso de la Agrupación Madrileña de Clubs de Foot-ball,[72]
Con el correr de los años, fueron adquiriendo gran importancia los detalles tácticos durante el transcurso de los partidos, por lo que el club contrató al inglés Arthur Johnson como su primer entrenador para su perfeccionamiento —antiguo jugador del club y uno de los más experimentados con su reglamento y particularidades—.[76]

En adelante el club se alternó en la conquista de los campeonatos regionales con la Gimnástica de Madrid y el Racing de Madrid. Durante esas ediciones no volvió a obtener la Copa de España hasta la edición de 1917 cuando ganase en Barcelona por 2-1 al Arenas Club de Guecho en el partido de desempate.

Crecimiento como institución. Un club Real

Escudo del club tras la misiva de 1920, y utilizado hasta 1931.

La magnitud que iba adquiriendo el club se fue haciendo cada vez más notable, y así se llegó al 29 de junio de 1920, cuando se produjo uno de los hechos más destacados en la historia blanca como fue la recepción de una breve misiva procedente del rey de España Alfonso XIII de Borbón al presidente del club. Ésta citaba:[77]

“Su Majestad el Rey (q. D. g.) se ha servido conceder con la mayor complacencia el Título de "Real" a ese Club de Football, del que V. es digno presidente, el cual, en lo sucesivo, podrá anteponerse a su denominación. Lo que de Real orden participo a V. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde a V. muchos años.”

Alfonso XIII de Borbón. 29 de junio de 1920. Madrid.

Desde ese momento adquirió así el club una denominación que mantiene en la actualidad, Real Madrid Foot-Ball Club, y por tal el derecho a portar la corona real en su escudo. Tras el acto Pedro Parages —ya presidente del club— en similares términos y con palabras de gratitud por el reciente nombramiento, envió de vuelta una misiva en la que además del agradecimiento solicitaba una audiencia con Su Majestad, tras la cual le concedió a su primogénito Alfonso de Borbón y Battenberg la presidencia de honor de la Sociedad.[78]

Bajo la dirección deportiva de Juan de Cárcer, nuevo técnico blanco,[82] Aunque el balance no fue muy positivo en una época en la que jugar de visitante era un gran hándicap debido a la poca información que se tenía sobre los equipos rivales y sus estilos de juego, el club obtuvo un mayor reconocimiento e ingresos que permitieron que la entidad siguiese con su crecimiento.

Durante este periodo, en el club empezaron a surgir destacados futbolistas como Sotero y Eulogio Aranguren,[89]

Se llegaba al final de la década, y en 1926 arribó la profesionalización del fútbol a España,[92]

En esa primera edición del Campeonato de Liga de España el club terminó en el segundo puesto en detrimento del F. C. Barcelona, tras perder en la última jornada de Liga frente al Athletic Club, quedando constancia de la gran disputa que ya manifestaban dichos tres equipos y que acrecentó su rivalidad en años siguientes. Gaspar Rubio, nueva contratación, fue el máximo anotador del club y segundo de la competición según algunas fuentes.[95] Pese al gran esfuerzo económico el equipo tuvo una discreta participación y finalizó en el sexto puesto de la clasificación debido a una escasez goleadora merced al retiro de sus grandes arietes.

Nuevas secciones deportivas en el impás político

Sección de rugby en su primer partido en 1925. El club empieza a ser una entidad polideportiva.

Tras la conclusión del campeonato, el 14 de abril de 1931 abdicó el rey de España y se proclamó la Segunda República española con lo que se suprimió todo símbolo o alusión a la reciente etapa monárquica en el país. Por ello la entidad perdió el título de realeza concedido por Alfonso XIII de Borbón y pasó a denominarse Madrid Foot-Ball Club nuevamente.[100]

El baloncesto, que pronto se convirtió en la segunda sección más importante del club, llegó a España en los años veinte gracias al sacerdote Eusebio Millán.[102]

Para intentar reconducir los pasados éxitos deportivos en fútbol, de nuevo se llevan a cabo grandes contrataciones, que dirigidos por Lippo Hertzka, obtuvieron la Liga 1931-32, la primera del club, la cual consiguió de manera invicta, siendo el primer equipo español en lograr tal hazaña. Al éxito sucedió otro campeonato de liga con Robert Firth en el banquillo y Olivares como «pichichi» del campeonato,[n 15] y se convirtió nuevamente, tras diecisiete años, en campeón de Copa tras vencer al Valencia Club de Fútbol y al F. C. Barcelona en 1934 y 1936 respectivamente. Esta última fue recordada por una parada inverosímil de Ricardo Zamora en los últimos minutos de partido en el partido que significó además su retirada del fútbol profesional. Se volvió así a una etapa de éxitos, que trágicamente se vio truncada por acontecimientos extra-deportivos.

La situación política seguía convulsa y delicada en el país y finalmente desembocó en el estallido de la Guerra Civil Española con la que se suspendieron las actividades deportivas entre 1936 y 1939, período de transcusión de la misma.[n 16]
Tras la victoria del bando sublevado frente al bando republicano se dio por finalizada la guerra y se estableció la Dictadura de Francisco Franco el 1 de abril de 1939. Con los nuevos acontecimientos, el club recuperó su título y denominación de «Real».[97]

Sin embargo la guerra dejó al Real Madrid muy mermado y sin apenas integrantes debido al ostracismo y marcha de algunos de ellos a otros clubes, por lo que se afrontaba una reconstrucción a todos los niveles dentro de la sociedad. Las desaparecidas secciones de rugby y atletismo dejaron únicamente al fútbol, la lucha —creada justo unos días antes del estallido de la guerra—, la natación y al baloncesto como deportes representantivos del club, mientras que disciplinas como la sección femenina de baloncesto que conquistó el campeonato de Castilla en 1934, el mismo año de su fundación, se vieron muy mermadas. La junta directiva convocó una asamblea desde la que el club partió de cero, como una vuelta a los comienzos en la que decidió contratar a numerosos jugadores para el fútbol, su sección principal y más representativa, entre los que destacó el centrocampista Sabino Barinaga, que arribó del Southampton Football Club de Inglaterra.[104]

Santiago Bernabéu, ligado al club durante más de 60 años, fue el artífice del nuevo estadio, el mayor de la época en Europa.

El nuevo comienzo trajo la refundación de la sección de atletismo, a la que se unió años más tarde la que con el tiempo fue la tercera disciplina más importante del club: la sección de voleibol.[98]

Antes tuvieron lugar dos acontecimientos que fueron muy recordados por el madridismo: el 13 de junio, en la vuelta de las semifinales de la Copa del Generalísimo de 1943, el club le endosó al F. C. Barcelona la que fue una de las peores derrotas de su historia tras vencerle por once goles a uno remontando así el partido de ida con una destacada actuación de Barinaga y Pruden, autores de cuatro y tres tantos respectivamente; el otro suceso, ocurrido el 15 de septiembre, correspondió al nombramiento por unanimidad del exfutbolista y exentrenador Santiago Bernabéu como presidente blanco. El club, que no consigue levantar cabeza tras los acontecimientos sufridos en España, vive sus peores momentos deportivos en sus principales secciones de fútbol y baloncesto, aunque no así en las restantes, donde siguen con su crecimiento y conquista de títulos.

En 1944 el club siguió ganando adeptos por lo se adquieren los terrenos colindantes al «Estadio de Chamartín» para lo que pronto fue el nuevo recinto del Estadio Real Madrid Club de Fútbol conocido como «Nuevo Estadio de Chamartín», y que años más tarde fue rebautizado como Estadio Santiago Bernabéu en honor del presidente. Pese a todo, la sección sigue en una delicada situación y aunque conquista dos títulos de Copa en 1946 y 1947,[106]
En enero el inglés Michael Keeping le relevó en el cargo,[105] Aunque contaba con estrellas como Manuel Fernández Pahiño, Miguel Muñoz o Luis Molowny, el cuadro merengue pasó las siguientes campañas entre los equipos de la media tabla. Se salvó una etapa difícil en la que el club había llegado a convertirse en una de las mayores entidades polideportivas del país, con numerosas y exitosas secciones entre las que nació el primer filial madridista donde el club foguearía a jóvenes promesas antes de incorporarlos al primer equipo: la Agrupación Deportiva Plus Ultra.

Con motivo de buscar nuevos y talentosos futbolistas, y tratando de no realizar grandes desembolsos económicos por contra de un mayor compromiso con el club, originalmente mantenía diversos acuerdos con varios clubes madrileños que le hacían las veces de cantera desde 1930. De ellos se nutría de jugadores que le resultaran interesantes para su primer equipo a cambio de material deportivo y ayudas deportivas y económicas para sus desarrollos. Uno de esos equipos era la citada A. D. Plus Ultra, club fundado por la compañía de seguros del mismo nombre y que en 1947 arregló, mediante un contrato formal con el Real Madrid C. F., un acuerdo en favor del cual pasó a convertirse en su club filial de manera oficial.

Bajo el mandato de Bernabéu, el club vivió su primera gran época dorada,[110] donde desarrolló un crecimiento tanto en la institución, como en el número de seguidores, lo que aportó significativos ingresos económicos que favorecieron aún más su desarrollo, reflejándose por ende en éxitos deportivos.

Primera época dorada. La llegada de Di Stéfano

En torno a Di Stéfano se formó uno de los equipos más recordados y dominantes de Europa.

Asentadas unas firmes bases, el club empezó a obtener múltiples éxitos en sus secciones de baloncesto,[112]

Se llegó así al 6 de marzo de 1952, fecha del 50.º aniversario de la fundación de la entidad, para la cual el presidente Bernabéu organizó diversos actos entre los que destacaron la disputa de un torneo internacional de fútbol y otro de baloncesto.[117] Ellos fueron tres de los grandes pilares que llevaron al club a lo más alto del panorama internacional.

Raymond Kopa,[120] perteneciente a la selección húngara conocida como los « magiares mágicos», se sumaron a una plantilla que más tarde fue conocida como el « Madrid de Di Stéfano» y que ganó nueve ligas, una Pequeña Copa del Mundo, una Copa Intercontinental y dos Copas Latinas en 1955 y 1956 (que fueron un primer intento por organizar un torneo de prestigio entre clubes de Europa).

Santiago Bernabéu se convirtió en vicepresidente y colaborador directo de la iniciativa de Gabriel Hanot, editor del diario francés L'Équipe, de fundar la Copa de Europa.[122]

“Real wanders through Europe as the Vikings once walked, destroying everything in its path”
(“El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasándolo todo a su paso”)

The Times. 19 de mayo de 1960. Londres.

Los blancos consiguieron una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica ya que no ha sido capaz de igualarse hasta el momento. Las cinco Copas de Europa consecutivas se mantienen como la mejor actuación lograda nunca por un equipo en la historia de la competición. Además, en consecuencia del último título, el club obtuvo el privilegio de disputar una nueva competición internacional recientemente instaurada por la FIFA: la Copa Intercontinental. Éste trofeo fue disputado en adelante por el campeón de Europa y el campeón de Sudamérica (ganador de la Copa Campeones de América, homóloga de la Copa de Europa) para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. El Real Madrid salió vencedor tras derrotar al Club Atlético Peñarol por un global de 5-1,[121] corroborando así su condición de mejor equipo del mundo.

«El Madrid de Di Stéfano» subió así al club a lo más alto del panorama futbolístico internacional, logrando un gran reconocimiento por parte de medios, aficionados y equipos rivales.[125]

El relevo generacional continúa la estela

Al año siguiente, fue el que con el paso de los años se convirtió en su mayor rival, el C. F. Barcelona, el que le afligiese su primera eliminación europea. En la edición sucesiva de la competición y en la de 1963-64 se resarcieron, y alcanzaron nuevamente dos finales que sin embargo perdieron a manos del Sport Lisboa e Benfica de Eusébio da Silva y el Football Club Internazionale Milano de Luis Suárez, Helenio Herrera y Sandro Mazzola. El gran equipo que asombró a Europa daba ya comenzaba a desvanecerse y se produjo un cambio generacional que inició una nueva época en el club de Concha Espina de la mano del técnico Miguel Muñoz, exfutbolista del club e integrante de la exitosa generación.[126]

Los viejos ídolos del club dieron paso un equipo integrado por jóvenes españoles como Enrique Pérez Pachín, Pedro de Felipe, Manuel Sanchís, José Martínez Pirri, Ignacio Zoco, Paco Serena, Amancio Amaro, Ramón Grosso o Manuel Velázquez; todos ellos capitaneados por el veterano Paco Gento. Frente a los grandes logros, hubo que lamentar dos hechos: las desapariciones de las secciones de béisbol, balonmano, y rugby, así como el secuestro de Di Stéfano por miembros del Frente de Liberación Nacional de Venezuela durante la Pequeña Copa del Mundo de Caracas. Dos supuestos policías se presentaron en el hotel de concentración invitándole a acompañarles a comisaría por un delito de tráfico de drogas. En el coche le confirmaron el suceso que finalizó con su liberación dos días después:[127]

«Paco» Gento (arriba), fue uno de los líderes deportivos del club junto a Amancio Amaro (abajo) del « Madrid Yé-yé».

“Esto es un secuestro. No le va a pasar nada. Somos revolucionarios que no estamos de acuerdo con el régimen de nuestro país. Le soltaremos enseguida”.

Secuestradores de Di Stéfano. 20 de agosto de 1963. Caracas

Fue ya tras la retirada del jugador en 1966, cuando el conjunto blanco volvió a ganar la Copa de Europa venciendo en la final al Fudbalski klub Partizan de Belgrado por 2-1, después de los dos subcampeonatos anteriores, siendo recordado popularmente como el « Madrid Yé-yé».[130] mientras que el club sumó ocho finales en once años de competición.

Por aquel entonces, Raimundo Saporta llegó a alcanzar la vicepresidencia del club, ostentando el cargo en 1962, y sus actos no hicieron sino ayudar al firme crecimiento de la sección de baloncesto en particular, y del club en general. Una anécdota de la grandeza que estaba adquiriendo el club quedó reflejada en un acto social del presidente Bernabéu y el mismo Saporta durante la Navidad del año anterior. En la época se mantenían conflictos políticos de los países del régimen comunista, entre los que se encontraba Hungría, y España —en esos momentos una dictadura derechista basada en el nacionalismo denominada franquismo—. Entre ellos, no estaba permitida la entrada en el país de ninguna persona que formase parte de los países comunistas.

En el acto en cuestión, sucedido en Budapest, tras meditar unos segundos ante la petición de los presentes de que expresase un deseo que pudieran realizar los húngaros para honrarle, Bernabéu respondió:[116]

“Vive en España un hombre que ustedes conocen muy bien. Se llama Ladislao Kubala. Van a hacer casi trece años que desea abrazar a su anciana madre que sigue viviendo en Hungría. Ustedes saben, tanto como yo, que diversos problemas de orden político impiden que estos dos seres se puedan ver. Yo quiero en estos instantes que ustedes me ofrezcan la posibilidad de brindar a Kubala, que no juega para mi club, el abrazo de su madre...”

Santiago Bernabéu. Mes de diciembre de 1961. Budapest.

Fue así como pocos días después la madre de Ladislao Kubala, entrenador y emblemático exjugador del F. C. Barcelona, viajaba a España tras casi trece años sin ver al futbolista merced a un visado especial para pasar las Navidades con sus nietos y su hijo, quedando de manifiesto la filosofía del club en anteponer a las personas antes que las entidades.[116]

Referente mundial

Las demás secciones siguieron creciendo y cosechando logros, por lo que el club construyó su primer pabellón de baloncesto en 1966 denominado Pabellón de la Ciudad Deportiva,[133] Unos complejos necesarios para ampliar y albergar a las secciones deportivas dado su incipiente crecimiento; un espacio donde reunirlas a todas y fomentar su ambiente y desarrollo.
Consiguió convertirse también en el mejor club europeo de baloncesto tras conquistar la Copa de Europa en cuatro ocasiones, llegando a siete finales en ocho ediciones,[135]

Los éxitos se suceden en el plano polideportivo, donde el voleibol y el béisbol (antes de su desaparición), se proclamaron campeones de liga y copa; y en tenis, que había sido reforzado por distintos jugadores, destacó la figura de Manuel Santana, campeón del Campeonato de Wimbledon en 1966 con el escudo del club madridista en el pecho.[98] Sin duda uno de los éxitos más reseñables en la historia blanca en uno de los torneos más prestigiosos a nivel mundial.
Lamentablemente, no todo son buenas noticias, y las dificultades económicas que supone mantener algunas de las secciones de menor repercusión van pasando factura y a principios de la década de los años setenta se suprime la sección de lucha, mientras el equipo que realiza las funciones de filial en fútbol, la Agrupación Deportiva Plus Ultra se ve abocada a la desaparición. Es entonces cuando Bernabéu, para evitarlo, compra sus derechos federativos con lo que el equipo pasa a ser dependiente de manera oficial del primer equipo, siendo renombrado como Castilla Club de Fútbol. El club durante esta década sumó entre todas sus secciones diecisiete Ligas, catorce Copas, dos Copas de Europa, y tres Intercontinentales,[136] además de otros numerosos títulos de menor carácter que llevan a la fundación de nuevas ramas como el tiro con arco, hockey hielo, patinaje artístico, fútbol sala y esgrima.

La entidad siguió creciendo y se llegó al 75.º aniversario, al que siguió tan solo un año después uno de los hechos más tristes del club: el fallecimiento de Santiago Bernabéu el 2 de junio de 1978. El madridismo lloró por el que fuera el mejor y más carismático presidente que ha tenido el club a lo largo de su historia, y uno de los que más favoreció a su evolución.[137]

Poco después, en septiembre y ante la sorpresa de los directivos del club, Luis de Carlos accedió a la presidencia con el difícil reto de manejar el club bajo la sombra del antiguo mandatario. Pese a ello, supo mantener en todo momento los valores del madridismo, lo que le hizo acreedor de un reconocimiento únanime del mundo del fútbol al dirigir al club en el difícil período de transición tras la desaparición de su dirigente más legendario y quizás del fútbol español en toda su historia.[139]

En la disciplina baloncestística se incorporaron Mirza Delibašić, Steve Malovic y un jovencísimo Fernando Martín, que se convirtió en el mejor pívot que ha vestido nunca la camiseta blanca, y que tuvo el privilegio de ser el primer español y segundo europeo en disputar la National Basketball Association (NBA) jugando para los Portland Trail Blazers.[141] En esos años, el equipo filial vivió sus mejores años conseguiendo un subcampeonato en la Copa del Rey de 1980, cuya final fue una auténtica fiesta del madridismo ya que se disputó en el Estadio Santiago Bernabéu entre dos de los equipos de fútbol del club: el Real Madrid C. F. y el Castilla Club de Fútbol.
Se impuso el primer equipo por 6-1, siendo la primera vez que dos equipos de un mismo club copaban las dos plazas para la disputa de un campeonato, quedando grabado en la historia,[142] y permitiendo al Castilla C. F. ser el primer equipo filial y de segunda categoría disputar una competición eurpea. En aquel filial militaron jugadores como Agustín Rodríguez, Ricardo Gallego o Francisco Pineda, predecesores de la que sería la para muchos aficionados la mejor generación de canteranos que ha dado el club en su historia: « La Quinta del Buitre».

Con la nueva década, el club de nuevo dejó su nombre grabado en Europa en ambas secciones. Un subcampeonato en la Copa de Europa de fútbol de 1981, final a la que llegó después de quince años de intentos,[140] y el recién estrenado Campeonato Mundial de Clubes —otrora Copa Intercontinental—.

Estas nuevas generaciones en todas sus secciones siguieron con la estela marcada por Di Stéfano y los suyos, aumentando el palmarés y el dominio del club con más de cien títulos en apenas cuatro décadas desde los años cicuenta, afianzándose como referente deportivo mundial.[145]

Segunda época dorada

Durante la década de los ochenta, el club volvió a vivir un nuevo esplendor abanderado por sus secciones de fútbol y baloncesto, casi ya las únicas dos representantes de la entidad al haber sido clausuradas la mayoría de las secciones deportivas. Pese a ello, el nombre del club siguió en lo más alto del panorama deportivo europeo.

Dražen Petrović, uno de los mejores baloncestistas de la historia del club.

En el baloncesto, tras continuar con una gran senda de títulos, el equipo estuvo cerca de completar una temporada redonda en el año 1985, tras proclamarse campeón de Liga, Copa, Supercopa española, y caer en la final de la Copa de Europa,[140]

A finales de la década los éxitos de la sección de baloncesto acompañaron a los del fútbol, y el equipo se desquitó por fin frente al complicado rival serbio. La vuelta de Pedro Ferrándiz, «Lolo» Sáinz y Fernando y Antonio Martín, llevaron al club a conquistar la Copa Korać, único título baloncestístico que faltaba en las vitrinas del club. El título supuso que el entrenador Sáinz se convirtiese en el primero en lograr las tres competiciones de Europa de baloncesto, y que Petrović llegase al club.[147] El club retiró el dorsal 10 con el que tantas ocasiones triunfó en su honor, siendo hasta la fecha el único dorsal retirado por el club. Una trágica paradoja quiso que los caminos de dos de los más grandes baloncestistas de la historia del club tuviesen el mismo triste final: Dražen Petrović falleció en similares circunstancias a las de Fernando apenas un año después.

La supremacía de «La Quinta del Buitre»

En el fútbol, la conocida como la generación de futbolistas de « La Quinta del Buitre» fue forjándose en las categorías inferiores del club. Ésta, conquistó el que fue el mayor logro del primer equipo filial antes de subir al primer equipo: el título de Segunda División en 1984 con el Castilla C. F. Al año siguiente fueron promocionando progresivamente uno a uno al primer equipo, gracias a Alfredo Di Stéfano, por aquel entonces entrenador del primer equipo, y a Amancio Amaro entrenador del filial.[148]

Con estos jóvenes futbolistas asentados en el primer equipo y liderados por el madrileño Emilio Butragueño, que daba nombre al grupo, el club conquistó cinco Ligas consecutivas (1986-1990) —igualando el récord del Madrid de los años 60 de Di Stéfano, siendo estas dos veces las únicas que algún equipo ha conquistado el título de Liga en cinco temporadas seguidas—, una Copa del Rey en 1989, y dos títulos consecutivos de la Copa de la UEFA, en 1985 y 1986.

En dichas gestas europeas se fue forjando el término de « miedo escénico», en referencia al fervor que se vivía en el Estadio Santiago Bernabéu donde los aficionados convertían el estadio en un auténtico fortín en el que el apoyo ofrecido a su equipo permitió que se vivieran múltiples remontadas, algunas de ellas frente a resultados muy adversos, en las que los rivales se veían desbordados y atenazados.
Dicho término se acuñó a raíz de la primera gran remontada, en su camino hacia su primera Copa de la UEFA.[151]

Emilio Butragueño, líder generacional de la « Quinta de El Buitre».

“Noventa minuti en el Bernabéu son molto longo...”
(“Noventa minutos en el Bernabéu son muy largos...”)

Juan Gómez. 10 de abril de 1985. Milán.

El Madrid remontó la eliminatoria tras vencer por 3-0 a los italianos para acceder a la final. En la siguiente edición, acontecieron otras dos grandes remontadas. La primera ante el Borussia Mönchengladbach alemán ante el que remontaron un 5-1 de la ida, para vencer por cuatro goles a cero en Madrid merced al valor doble del gol en campo rival. En semifinales se cruzó de nuevo con el F. C. Internazionale Milano. En el partido de ida, el equipo blanco perdió por 3-1 y los italianos celebraron la victoria como si de la final se tratase. Sin embargo, nuevamente el equipo remontó el resultado catorce días después, venciendo por un 5-1 accediendo así a la final tras una prórroga.[152]

Además de los otro cuatro integrantes de «La Quinta», ( Miguel González Míchel», Manolo Sanchís, Rafael Martín Vázquez, y Miguel Pardeza —que no llegó a afianzarse en el primer equipo—), formó parte de esta generación el goleador mexicano Hugo Sánchez, procedente del Atlético de Madrid —siendo uno de los mejores goleadores que ha pasado por la historia del club—, quien junto a Rafael Gordillo, Paco Buyo, Juanito, Fernando Hierro, y Bernd Schuster crearon un equipo casi imbatible denominado como « La Quinta de los Machos»[154] Se quebró así de nuevo la ilusión de conquistar el máximo entorchado continental, que se resistía ya desde hacía veinte años.

Esta generación, considerada para muchos aficionados como la mejor formación de canteranos que ha dado el club, cerraba unos gloriosos años que dejaban paso a la etapa reciente del club, donde su dominio enflaqueció, para vivir los años de mayor disputa futbolística vividos en España desde los primeros años del siglo xx.

Máxima competencia en España

Raúl fue el relevo generacional y futbolístico de Butragueño, ambos con el número 7 como dorsal, y representantes de dos de las mejores generaciones de canteranos que ha formado el club.

Con la nueva década, de nuevo se pierde un pedazo del madridismo. El polémico y carismático ex-futbolista del club Juan Gómez Juanito, símbolo blanco durante más de diez años, falleció en otro accidente de tráfico el 2 de abril de 1992 cuando regresaba a la ciudad extremeña de Mérida, donde entrenaba al equipo de la ciudad, poco después de presenciar un partido frente al Torino Football Club de la Copa de la UEFA. El jugador, muestra de su gran afecto y afición al club, acudió al encuentro que supuso además el regreso al Santiago Bernabéu de su ex-compañero y gran amigo Martín Vázquez, que militaba en el equipo italiano. Su gran casta en el terreno de juego, sería recordada desde entonces cada minuto 7 de partido en el estadio blanco.[n 24]

El equipo queda dañado por la circunstancia, y el «punch» que le hizo tener un dominio abrumador en España se ve mermado. No se consigue rematar en las grandes oportunidades que se presentan de conquistar títulos, lo que unido al buen momento que atravesaba su rival deportivo, el F. C. Barcelona dirigido por Johan Cruyff hacen que el club pierda dos Ligas en la disputa del último partido de la temporada frente a, cosas del destino, el mismo club: el Club Deportivo Tenerife en las que fueron bautizadas como «las Ligas de Tenerife» ( 1992 y 1993).[157]

Mientras el gran equipo de «La Quinta del Buitre» se disolvió con la marcha de Butragueño, Martín Vázquez, Hugo Sánchez y Míchel del conjunto blanco para dar paso a una nueva generación, otro gran jugador de la historia blanca surgió de la cantera: Raúl González.[159]

Tras una profunda reestructuración deportiva, en la temporada 1994-95, el Madrid volvió a ganar la Liga gracias a los fichajes de Michael Laudrup,[163]

Sin embargo, para la temporada siguiente salen de la cantera otras de las grandes perlas blancas: José María Gutiérrez Guti y Álvaro Benito. Pese al gran refuerzo de los talentosos zurdos, la marcha del equipo no es todo lo buena que cabía esperar y Jorge Valdano fue despedido mientras Ramón Mendoza dimitía del cargo por los citados resultados deportivos y la enorme deuda que acumulaba el club, siendo sucedido por Lorenzo Sanz en 1995. Se culminó esa temporada alejado de los primeros puestos de Liga, por lo cual no disputó ninguna competición europea por segunda vez en su historia desde que se instaurasen dichos torneos. Después de unas esperanzadoras contrataciones de nuevos futbolistas como Davor Šuker,[169] Pese a ello, su fuerte carácter le hacen tener discusiones y conflictos con el presidente, y abandonó el club al finalizar la temporada siendo sucedido en el cargo por el alemán Jupp Heynckes pese a haber conquistado la Liga con el récord de puntos hasta la fecha.

Los éxitos del centenario

Vicente del Bosque, ex-jugador y ex-entrenador del Real Madrid.

Con el equipo de nuevo en competición europea y bajo las órdenes del técnico alemán, el equipo merengue consiguió conquistar el máximo torneo continental de Europa después de perseguirlo durante los últimos treinta y dos años. La séptima Copa de Europa —renombrada desde la edición 1992-93 como Liga de Campeones— llegó a las vitrinas blancas tras vencer en la final a la Juventus Football Club gracias a un solitario gol de Peđa Mijatovic, lo que además sirvió para resarcirse frente al conjunto italiano que dos años antes había sido su verdugo en los cuartos de final.
Pese a la soñada hazaña, el club obtiene una mala clasificación en Liga, por lo que el presidente decide despedir tan sólo seis días después a Heynckes, demostrando así la alta exigencia que atravesaba el banquillo blanco.[171]

Relevado por Guus Hiddink, quien llevó al club a alzar su segunda Copa Intercontinental,[173] Como ex-jugador gran conocedor del club consigue asentar una filosofía que hace que el club vuelva a ser el dominador de Europa. Se vivió así la tercera época dorada del club.

Sabedor de la importancia histórica de la cantera, dio confianza al joven y prometedor portero Iker Casillas —quien debutó gracias a John Benjamin Toshack en un partido frente al Athletic Club en «La Catedral» con apenas dieciocho años—. Desde aquel día empezó una carrera que le llevó a convertirse en el mejor portero del mundo, considerado por la FIFA y la IFFHS.[178]

En cuanto al plano baloncestístico, el club, que vio mermada su supremacía en España y Europa, consiguió mantener la línea de buenos resultados y se alzó con su octava Copa de Europa y con dos nuevas Recopas de Europa (1992 y 1997) convirtiéndose en ambas competiciones en el equipo europeo más laureado.[179]

Zinedine Zidane y David Beckham, dos de los máximos exponentes del club en la época.

Con el club de nuevo en lo alto del fútbol mundial, el 16 de julio del año 2000 se celebraron nuevas elecciones presidenciales. Sanz perdió en su reelección ante Florentino Pérez, que a partir de este momento se convirtió en el decimoquinto presidente de la entidad con las promesas de acabar con la gran deuda económica del club y llevarlo a ser el equipo referencia en el mundo[184]

Desde entonces el club siguió la política de contratar a los mejores jugadores del mundo para darle mayor proyección e ingresos al club, que siguió con el mediapunta francés Zinedine Zidane,[186]

“En el club históricamente siempre han convivido los mejores jugadores del mundo con los jugadores provenientes de la cantera, los "Zidanes" y los "Pavones". [...] Lo único que he hecho es seguir el camino que nos marcó Santiago Bernabéu: grandes jugadores de los mejores del mundo (Di Stéfano), los mejores de España (Amancio) y, con ellos, los que se forman en la cantera (Raúl)”

Florentino Pérez. 9 de junio de 2009. Madrid.

Se trabajó con gran efecto y el equipo ganó dos Ligas y la novena Copa de Europa en 2002, el año del Centenario, frente al Bayer Leverkusen Fußball por 2-1, gracias a un gol histórico de volea de Zidane y a la actuación de Casillas en los últimos instantes del encuentro.[191] Los nuevos éxitos internacionales y las nuevas estrellas del equipo llevaron al club a alcanzar una proyección inimaginable años atrás, llegando a lugares tan remotos como Asia, especialmente en China y los Emiratos Árabes, o en Estados Unidos con una cultura futbolística aún en un período emergente y de poca tradición, pero de un poder ecomómico altísimo.

El club inició extensas y numerosas giras como las acontecidas en décadas anteriores para proseguir con la expansión de la entidad llegando a sus más altos registros económicos y de popularidad que se vieron reforzados con numerosos acuerdos entre los que destacó la venta de la Ciudad Deportiva, merced a la cual el club llevó a cabo años después uno de sus más ambiciosos proyectos: la construcción de la Ciudad Real Madrid.

La inestabilidad institucional

Tras la nueva gran época, la venta de algunas de las referencias del club y la alta edad de alguno de sus integrantes, llevaron al club a encadenar tres años sin títulos dejando además récords para el olvido, como el que sucedió en la temporada liguera 2003-04, en el que el equipo «merengue» llegó a perder cinco partidos consecutivos, la peor racha de la historia liguera del club.[196] dando paso a la posiblemente peor etapa institucional del Real Madrid C. F. en sus más de cien años de historia.

Con Ramón Calderón en la presidencia tras unas polémicas elecciones por un presunto amaño en los resultados,[199] y una Supercopa de España en 2008 con dos técnicos diferentes, continuando con la tónica instaurada de inestabilidad.

Sin embargo, estas dos Ligas dejaron grandes momentos para el recuerdo y la historia madridista. La primera de ellas fue bautizada como «La Liga del clavo ardiendo»[n 27]

Tras las citadas dos temporadas se produjo un hecho inusual en un acto institucional del club —correspondiente a la Asamblea Extraordinaria—: la entrada de presuntos ultras en la misma.[205]

Máxima expansión mundial. Un club universal

Cristiano Ronaldo se convirtió en siete temporadas en el máximo goleador de la historia del club. [206]

La temporada 2009-10 se inició con elecciones a la presidencia en las que Florentino Pérez fue el único candidato al puesto. Tras ellas llegaron al club Cristiano Ronaldo —siendo el desembolso más grande realizado hasta la fecha por un jugador—,[208] Llegó así José Mourinho con el objetivo de conquistar la Copa de Europa —que venía de lograr con el F. C. Internazionale—; mientras que abandonaron el club dos jugadores emblemáticos: Raúl González y José María Gutiérrez Guti, dos de las últimas "perlas" de la cantera.

Tras varios años de incertidumbre se trazó al fin un proyecto deportivo firme a largo plazo. El buen trabajo realizado se vio truncado por uno de los mejores equipos en la historia del F. C. Barcelona, con el cual mantuvo algunos de los mayores y más disputados encuentros que se recuerdan desde hace tiempo, en el que el equipo blanco puso todo su esfuerzo en intentar destronar al equipo catalán como dominador actual del fútbol español —torna que no sucedía desde los primeros años en la historia del fútbol español—. Ambos conjuntos lograron registros nunca vistos en España, y se desmarcaron notablemente del resto de equipos del país acuñando el término de «bipartidismo» o de « liga escocesa»,[210] equiparándose a ésta, donde desde hace años tan sólo dos equipos dominan lo más alto.

Trabajando por recuperar la hegemonía en España y el crédito en Europa mermado en los últimos años el club hizo un gran esfuerzo por asentar las bases del nuevo proyecto con la llegada de varios fichajes de futuro y así, tras dieciocho años, conquistó la Copa del Rey de 2010-11 merced a un gol de Cristiano Ronaldo en la primera parte de la prórroga frente al F. C. Barcelona siendo el primer título del nuevo proyecto deportivo. Dando un paso más en éste, se le otorgó al técnico el control de toda la parcela deportiva,[214]

Pese al camino emprendido el técnico portugués no continuó en el club con el trasfondo de las discrepancias del técnico con la prensa española, que dieron finalmente con su marcha del club tras acordar con el presidente que era lo mejor para ambas partes,[216]

El italiano Carlo Ancelotti y el adjunto Zinedine Zidane —quien regresaba al club— asumieron el control de todas las cuestiones referentes al primer equipo empezando un proyecto con un marcado carácter de futuro —reseñable por la llegada de futbolistas jóvenes o de cantera y continuistas de la españolización iniciada años atrás—.[219]

La circunstancia del movimiento económico —igualmente acontecida en el fútbol inglés[224]

A un nuevo título de Copa del Rey de nuevo frente al F. C. Barcelona (2-1),[226]

La sección de baloncesto alcanzó de nuevo la final de la Euroliga, pero perdió frente al Maccabi Electra Tel Aviv quedándose los madridistas a las puertas de lograr su noveno entorchado por segunda vez consecutiva, y el doblete europeo en ambas secciones.[227] Pese al resultado, la institución lograba situar de nuevo a sus dos secciones en lo alto del panorama internacional.

El club continuó la línea iniciada con las contrataciones de Toni Kroos o James Rodríguez entre otros ayudaron a que el equipo firmarse la mejor racha histórica de victorias consecutivas de cualquier club español con veintidós en todas las competiciones oficiales.[230]

Actualidad

Iker Casillas dejó el club tras 725 partidos y 19 títulos en 16 temporadas en el primer equipo.

La no consecución de ningún título al final de temporada en la parcela futbolística tras los recientemente conseguidos, y el titubeante comienzo en la siguiente, propiciaron diversos cambios de entrenador. Rafael Benítez, quien ya formó parte del club en el pasado fue el sucesor de Ancelotti antes de verse relevado a mitad de temporada por Zinedine Zidane,[238] El club logró su undécima Copa de Europa en 2016 al imponerse al Club Atlético de Madrid en la tanda de penaltis, siendo la segunda vez que se enfrentaban en una final europea, y que les permitió después ampliar su palmarés internacional a 20 títulos con la consecución de su tercera Supercopa de Europa para volver a situarse como el club con más títulos europeos.
En cuanto al apartado de bajas, se produjeron las salidas de dos canteranos tras años en el primer equipo, la del capitán Iker Casillas tras veinticinco temporadas como madridista, siendo uno de los jugadores más laureados y carismáticos de la historia blanca y habiendo conseguido un total de diecinueve títulos durante dieciséis temporadas, y la de Álvaro Arbeloa, uno de los jugadores que más profesó su madridismo públicamente llegando a ser considerado como uno de los grandes mitos del club tras doce temporadas y ocho títulos.[239] Ambos son dos de los españoles del club que consiguieron proclamarse vencedores de la Eurocopa y de la Copa Mundial a nivel de selecciones y conseguir el histórico «triplete».

La sección de baloncesto conquistó unos registros históricos en su trayectoria tras lograr cuatro títulos en una misma temporada entre los que destacó la novena Copa de Europa. Ésta, la primera bajo el actual formato de Euroliga y tras disputar su tercera final consecutiva, completó la tercera triple corona de su palmarés y su undécimo doblete nacional.[243]

En lo individual, Cristiano Ronaldo se convirtió en el máximo goleador histórico del club al superar la marca de 323 goles establecida por Raúl González en 2010, necesitando apenas siete temporadas para superarla, y colocarse como el segundo goleador histórico en el Campeonato Nacional de Liga, competición que se le resistió al equipo por cuarto año seguido.

Durante estos años del segundo mandato en el club de Florentino Pérez, se trabajaron y gestionaron diversas iniciativas para consolidar un modelo de club, ya no sólo a nivel nacional o europeo, sino universal,[250]

Other Languages
Afrikaans: Real Madrid
Alemannisch: Real Madrid
العربية: ريال مدريد
azərbaycanca: Real Madrid FK
Boarisch: Real Madrid
беларуская: ФК Рэал Мадрыд
беларуская (тарашкевіца)‎: Рэал Мадрыд
български: Реал Мадрид КФ
bosanski: Real Madrid CF
کوردیی ناوەندی: ڕیال مەدرید
čeština: Real Madrid
Deutsch: Real Madrid
Zazaki: Real Madrid
Ελληνικά: Ρεάλ Μαδρίτης
Esperanto: Real Madrid
euskara: Real Madril
føroyskt: Real Madrid C.F.
hrvatski: Real Madrid
Հայերեն: Ռեալ Մադրիդ
Bahasa Indonesia: Real Madrid C.F.
íslenska: Real Madrid
Basa Jawa: Real Madrid CF
Qaraqalpaqsha: Real Madrid C.F.
қазақша: Реал Мадрид
Latina: Real Madrid
Ladino: Real Madrid
Lëtzebuergesch: Real Madrid
lietuvių: Real Madrid CF
Baso Minangkabau: Real Madrid C.F.
македонски: ФК Реал Мадрид
монгол: Реал Мадрид
Bahasa Melayu: Real Madrid C.F.
မြန်မာဘာသာ: ရီးယဲလ် မဒရစ်
مازِرونی: رئال مادرید
Nederlands: Real Madrid CF
norsk nynorsk: Real Madrid
norsk bokmål: Real Madrid CF
Papiamentu: Real Madrid
polski: Real Madryt
Runa Simi: Real Madrid
română: Real Madrid CF
sicilianu: Real Madrid
srpskohrvatski / српскохрватски: Real Madrid CF
Simple English: Real Madrid C.F.
slovenčina: Real Madrid CF
Soomaaliga: Riyaal Madrid
српски / srpski: ФК Реал Мадрид
Sranantongo: Real Madrid C.F.
Basa Sunda: Real Madrid C.F.
svenska: Real Madrid
ślůnski: Real Madryt
Türkmençe: Real Madrid CF
Türkçe: Real Madrid CF
українська: Реал Мадрид
oʻzbekcha/ўзбекча: Real Madrid C.F.
vèneto: Real Madrid
Tiếng Việt: Real Madrid C.F.