Real Club Deportivo de La Coruña

Deportivo de La Coruña
Datos generales
Nombre completo Real Club Deportivo de La Coruña, S. A. D.
Apodo(s) Dépor, blanquiazules, deportivistas, herculinos, Superdépor
Fundación 8 de diciembre de 1906 (109 años)
como Club Deportivo de la Sala Calvet
Propietario(s) Bandera de España Sus accionistas
Presidente Bandera de España Tino Fernández
Pdte. de honor Bandera de España Adolfo Suárez[2]
Entrenador Bandera de España Gaizka Garitano
Instalaciones
Estadio Riazor[3]
Ubicación La Coruña, España
Capacidad 34.600 espectadores[3]
Inauguración 28 de octubre de 1944 (72 años)
Otro complejo Ciudad Deportiva de Abegondo (sede del R.C. Deportivo de La Coruña B y cantera).
Uniforme
Kit left arm rcdeportivo1617h.png
Kit body rcdeportivo1617h.png
Kit right arm rcdeportivo1617h.png
Kit shorts rcdeportivo1617h.png
Titular
Kit left arm rcdeportivo1617a.png
Kit body rcdeportivo1617a.png
Kit right arm rcdeportivo1617a.png
Kit shorts rcdeportivo1617a.png
Alternativo
Kit left arm rcdeportivo1617t.png
Kit body rcdeportivo1617t.png
Kit right arm rcdeportivo1617t.png
Kit shorts rcdeportivo1617t.png
Tercero
Última temporada
Liga Flag of Spain.svg Primera División de España
( 2015-16) 15.º
Títulos Liga trophy (adjusted).png(por última vez en 1999/00)
Copa Flag of Spain.svg Copa del Rey
( 2015-16) 1/16 de final
Títulos Copa del Rey (adjusted).png(por última vez en 2001/02)
Actualidad
Actualidad Soccerball current event.svg  LaLiga 2016-17
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Real Club Deportivo de La Coruña es un club de fútbol español de la ciudad de La Coruña, Galicia. Fue fundado en 1906[4] y actualmente juega en la Primera División de España.

Es el noveno club español en conseguir un título de Liga (entre los 61 equipos que en algún momento han alcanzado la máxima categoría), a lo que hay que sumar dos Copas del Rey y tres Supercopas de España. Popularmente se le conoce con el apodo de Dépor o Deportivo y a sus aficionados, deportivistas.

Históricamente, el Deportivo ha tenido dos épocas de mayor éxito: Una entre 1992 y 1997, con el popularmente llamado Súper Dépor y otra época entre 1999 y 2004, con el Euro Dépor. En total, el club tiene en su haber un título de Liga española, cinco subcampeonatos y cuatro terceros puestos, dos Copas del Rey y tres Supercopas de España como máximos logros nacionales y la clasificación a la semifinal de la Recopa de Europa en la temporada 1995-96 y a la semifinal de la Liga de Campeones en la temporada 2003-04 como éxitos internacionales.

Es el 10º equipo en la Clasificación histórica de la primera división española de fútbol, habiendo completado 47 temporadas en dicha categoría. Es el 9° equipo en número de aficionados en España,[10]

Historia

Comienzos

El Deportivo fue fundado en 1906.

El Deportivo nace el 8 de diciembre de 1906, con el nombre oficial de Club Deportivo de la Sala Calvet. Un grupo de deportistas liderado por Federico Fernández-Amor Calvet decidía crear el Deportivo de La Coruña. El primer Presidente fue don Luis Cornide Quiroga y su primera formación deportiva, ante el Coruña el 8 de diciembre de 1906, fue la integrada por Salvador Fojón, Venancio Deus, Juan Long, Ángel Rodríguez, Manuel Álvarez, Daniel Aler, Paco Martínez, Félix de Paz, Virgilio Rodríguez, Juan Manuel López y Martínez Urioste. El envite constaba de dos partes de 40 minutos, pero fue suspendido a 15 minutos del final por falta de luz. El capitán fue Manuel Álvarez y los goleadores Virgilio Rodríguez y el propio capitán, para dar la victoria al Deportivo por dos tantos a uno. Al día siguiente se reanudó la contienda, sin más goles para ninguno de los dos equipos. El 21 de julio de 1907 ganó el equipo de la Sala Calvet (2-1), repitiendo triunfo cuatro días después (5-1). El siguiente choque entre ambos data de 25 de agosto de 1908, pero no hay constancia del resultado. El 27 de septiembre repiten duelo y vuelve a vencer el Deportivo (3-1). En años posteriores continuaron estas contiendas. Es obvio por lo tanto que el primer gran rival fue el otro equipo de la ciudad y, cuando éste fue languideciendo hasta desaparecer, el relevo en la rivalidad lo tomaron los conjuntos de Vigo: primero el Fortuna y el Sporting y más adelante, el Celta de Vigo

Tres años después de su nacimiento, el 4 de febrero de 1909, el Rey Alfonso XIII, concedió al club el título de Real. En la reunión de la Junta Directiva de 1 de octubre de 1908 se acordó “...trabajar activamente para conseguir que S. M. El Rey Don Alfonso XIII conceda a la sociedad el título de Real Club Deportivo de La Coruña.” Sería cuatro meses después, el 4 de febrero de 1909 cuando el objetivo fue conseguido. Ese día se promulga en Palacio una Real Orden dirigida a la Presidencia del Club Deportivo de la Sala Calvet. Decía así: “Accediendo su Majestad el Rey (qdg.) á lo solicitado por v se ha dignado conceder al Club de su digna Presidencia el título de Real, que podrá ostentar en todos sus documentos. Al propio tiempo, Su Majestad se ha servido aceptar la Presidencia honoraria del mismo, que tan atentamente le ofrecen.” Tres días más tarde y en una reunión de la Junta Directiva del 7 de febrero de 1909, en sesión extraordinaria, el Secretario del Club Deportivo dio cuenta de la Real Orden enviada por el Mayordomo Mayor de Palacio en la que se accedía a la concesión de dicho honor. Las actas reflejaban lo siguiente: “...concediendo a ésta sociedad el título de Real con autorización para usar en todos sus documentos el escudo y armas reales y anunciando a la vez que Su Majestad el Rey se ha dignado aceptar la presidencia honoraria que este Club le había ofrecido en súplica.” Así pues, el 4 de febrero se produciría la concesión, siendo el 7 cuando la celebración de la sesión extraordinaria hizo oficial a todos los efectos el título a favor del Club Deportivo de la Sala Calvet, que desde entonces pasaría a convertirse en “Real Club”; una mera addenda en la denominación que tuvo una gran resonancia en la ciudad, de hecho el documento real estuvo expuesto durante mucho tiempo en la sala de espera del Club en la Plaza de Pontevedra.

Plantilla del Deportivo en 1912

El primer gran éxito del club se produce en Copa del Rey de Fútbol de 1910, competición a la que se clasificó después de golear por 5-0 al Vigo Sporting. Los rivales, el Club Español de Madrid y el Fútbol Club Barcelona. El Deportivo sería el encargado de abrir el torneo ante el Club Español de Madrid, equipo ya desaparecido pero que entonces disputaba el predominio capitalino al Real Madrid y al Atlético de Madrid. En este primer choque los deportivistas sorprendieron en ésta su presentación oficial a escena nacional. Los madrileños, por más que lo intentaban, no podían vulnerar la puerta gallega pero, en el último minuto del choque, el portero herculino, De Llano, se lanza a blocar un disparo de la delantera madrileña. En ese momento, el larguero se derrumba sobre su cabeza, y el balón cruza mansamente la línea de gol. Incomprensiblemente el gol fue dado por válido. Cosas del fútbol de aquellos tiempos. La suerte parecía echada, porque el siguiente rival iba a ser nada menos que el Fútbol Club Barcelona. Los catalanes, sin embargo, no llegan a tiempo a la capital por problemas ya olvidados. La Federación Española, evidentemente, intenta descalificar a los catalanes por incomparecencia, lo que automáticamente hubiera dado el subcampeonato de España al Deportivo. Pero el espíritu del fútbol de aquellos tiempos era muy distinto al de hoy. Lo que importaba, más que ganar, era jugar, y el Deportivo se declaró dispuesto a esperar la llegada de los barcelonistas para ganar el partido sobre el césped, y no en los despachos. Así que se esperó, el Barcelona llegó, y aunque agradeció el noble gesto de los deportivistas, hizo valer su superior experiencia y se llevó el encuentro por 5-0, y como luego logró vencer por 3-2 al Club Español de Madrid, se llevó el título. La nobleza deportivista, sin embargo, tuvo su recompensa. La Federación Española igualó a todos los efectos su clasificación con la del Club Español de Madrid y le concedió once medallas de plata, más una subvención de quinientas pesetas de la época. Entre los hombres que han pasado a la historia como protagonistas de la gesta, hay que citar al nombrado De Llano, a Martínez, Long, Ancos, Rajoy, Álvarez, Rodríguez, Paz, Portela... El presidente era José Longueira Díaz. Sólo habían pasado cuatro años desde su fundación, pero el Real Club Deportivo de la Sala Calvet era ya con todo derecho un Grande de España. En los siguientes años prosiguieron los partidos amistosos y los campeonatos provinciales. La realidad es que no había mucho más.

El detonante de la rivalidad con el Celta

Curiosamente en el inicio de los años 20, el primer gran acontecimiento deportivista de la época tuvo lugar en Vigo. En 1923, tras múltiples conversaciones, los dos equipos más importantes de la ciudad, el Fortuna de Vigo y el Vigo Sporting, decidieron fusionarse en un único club, al que ambos aportarían sus mejores jugadores, y que recibiría el nombre de Celta de Vigo. El problema fue que varios de los mejores jugadores no estuvieron conforme con esa decisión. Luis Otero, olímpico en Amberes y jugador del Vigo Sporting, decidió no ingresar en el nuevo club y tomó el camino de La Coruña. Con él se fueron el portero Isidro, el delantero Ramón González Figueroa y el medio Chiarroni. La conmoción en Vigo por la marcha de Luis Otero fue terrible, hasta el punto de que puede decirse que fue su marcha la que encendió la secular rivalidad entre Celta y Deportivo. Su marcha intentó ser detenida desde instancias federativas al pedir el Celta la suspensión del Deportivo por soborno, lo que retrasaría su debut hasta el 2 de mayo de 1924 en Riazor y frente nada menos que Uruguay. Tal fue el choque en la ciudad de Vigo, que los vigueses dejaron de comprar en la tienda de ultramarinos que la familia del defensa tenía en la ciudad.

Plantilla del Deportivo en 1927

Pero este affaire Otero no fue el único enfrentamiento entre Deportivo y Celta en esos años. Pedro Díez de Rivera, a la sazón presidente de la Federación Española, convocó, en mayo de 1927, diversas reuniones entre los clubes con objeto de organizar el naciente campeonato, y en las que por parte del Deportivo participó Galo García Baquero. La mayor polémica estribó en quiénes serían los componentes de la Primera División, y los bandos se llamaron maximalistas (los que abogaban por una liga amplia) y minimalistas (que defendían una Primera formada solo por campeones y subcampeones de España). El Celta se alineó con los primeros, el Deportivo con los segundos y aunque vio triunfar su opción, no logró plaza en Primera. Pero esa temporada los equipos gallegos no se enfrentaron salvo en partido oficial, y así se jugó el encuentro más atípico de cuantos se han registrado entre ellos: en el campo vigués de Coya, tocaba al Deportivo defender su liderato del Campeonato Regional. La tensión se trasladó dentro del campo y tras el descanso varios de los jugadores deportivistas abandonaron el terreno. El árbitro, no obstante, entendió que se podía continuar, y el encuentro acabó 13-0 a favor del Celta de Vigo. Con este triste episodio acabó la andadura blanquiazul por la prehistoria de nuestro fútbol.

Nace la Liga de Fútbol en España

Y el Deportivo queda encuadrado, en el primer Campeonato Nacional de Liga celebrado en 1929 en el grupo I de la Segunda División al no superar la eliminatoria previa que facultaba para el acceso a uno de los puestos de la Primera División. Sus rivales son: Sevilla, Iberia Sport Club, Alavés, Sporting de Gijón, Valencia, Betis, Real Oviedo, Real Club Celta de Vigo y Racing Club de Madrid. Los mimbres con los que se afrontaba la empresa del ascenso a Primera no eran ni mucho menos malos: Isidro, Rey, Otero, Lameiro, Guerra, Antoñito, Fariña, Torres, Pérez, Pereiro, Hilario, Alfredín, Basterrechea, Chacho,[12] Solla, Pinilla... Aquella primera campaña no fue todo lo buena que se podía esperar. El equipo finaliza 8º, sólo 3 puntos por encima del descenso a Tercera División con 16 puntos (6 victorias, 4 empates y ocho derrotas), por delante de Racing Club de Madrid y se encajaron grandes goleadas (7-0 en Gijón y 8-0 ante el Betis).

No se pisaría la categoría de oro del fútbol español por primera vez en la historia del club hasta la temporada 1941/42, mientras su eterno rival, el Celta de Vigo, ya era un equipo respetado en la Primera División. El Deportivo se enfrenta a Valencia CF, Real Madrid, Atlético Aviación, Celta de Vigo, Sevilla CF, Atlético de Bilbao, CD Castellón, RCD Español, Granada CF, Real Oviedo, CF Barcelona, Alicante CD y Real Sociedad. El Deportivo, evidentemente, no afrontaba su primera campaña entre los grandes con euforia, pero sí con confianza. Celso Mariño era el sustituto en el banquillo de Hilario, que prefirió volverse a vestir de corto, y se consiguió la incorporación del navarro Bienzobas para aportar experiencia a la plantilla y fortalecer la cobertura. Acuña, además, comienza a sorprender gratamente a todo el mundo y cuando lleva jugados muy pocos encuentros en Primera se le convoca para una prueba en la selección nacional. Junto a él, Pedrito y el malogrado Víctor (fallecería en 1943 a causa de una hemoptisis), también recién fichado, forman un tándem de gran solidez defensiva que dará sobradas muestras de su competencia durante toda la campaña. El extremo Cuca y el veterano ex-bético Caballero fueron las últimas incorporaciones a una plantilla que pretendía no pasar apuros. El Club Deportivo Castellón fue la primera piedra de toque el 28 de octubre de 1941. 2-1 fue el resultado que rubricaba la primera victoria del Deportivo en la División de Oro, y Elícegui el primer goleador. El caso es que la primera campaña transcurre de acuerdo a las expectativas más optimistas. Fuera no se saca ningún punto hasta que se visita al Atlético Aviación en la undécima jornada (0-0), pero Riazor es inexpugnable. Caen allí el Real Madrid, la Real Sociedad (3-0), el Athletic (2-1)... Es más, tras la jornada decimosexta (1-2 al Español, primera victoria fuera), el Deportivo es sexto, pero se producen sendas derrotas inoportunas ante Sevilla (0-3) y Granada (1-4). Un empate en Bilbao (0-0) y un triunfo ante el Barcelona (1-0) salvan el bache, pero se han perdido las oportunidades de acercarse más a la cabeza. De todas formas, cuando el 5 de abril de 1942 acaba la Liga, el Deportivo ocupa el cuarto puesto, en el que ni los más optimistas pensaban. Se han marcado, es cierto, sólo 36 goles (la marca más baja de la Primera salvo la del colista, la Real Sociedad), pero a cambio se han encajado sólo 37, que sí es la mejor marca de la categoría. Una campaña excepcional para el mejor debutante en la historia de la categoría.

La década de oro

Estatua de Juan Acuña, jugador del Deportivo entre 1940 y 1959. Logró cuatro trofeos Zamora.

La primera gran racha de resultados en la historia del club se produce entre la temporada 1948-49 y la 1956-57, con nueve años consecutivos en la máxima categoría, lo que por entonces se llamó la década de oro. Pero cabe destacar la Primera División de la temporada 49-50.

Un 4 de septiembre de 1949, el Deportivo iniciaba la Liga 49/50 con una derrota por 3 a 2 en Tarragona. El mal inicio sería compensado con creces derrotando el día 11 al Real Madrid por 3 goles a 0, tantos anotados por Marquínez en dos ocasiones y por Cheché Martín, que marcaría de espaldas a portería y tras un gran escorzo en el aire. El Barcelona también sucumbiría en Riazor aquel año, con otro 3 a 0 en el que destacaría el extremo coruñés Tino, autor de uno de los goles. El Dépor finalizaría quinto la primera vuelta, pero un empate en Chamartín ante el Madrid hacía presagiar mejores deseos para la segunda vuelta. Con Juan Acuña injustamente sancionado tras un fortuito encontronazo con un jugador del Valladolid del que este saldría gravemente lesionado, Pita ocuparía la meta deportivista. Esa temporada Riazor será escenario de una brillante goleada por 5 a 1 al Valencia, con goles de Tino, Ponce en dos ocasiones, Guimeráns y Franco. Cabe destacar el componente sudamericano de aquel Dépor. El entrenador, Alejandro Scopelli, había sido internacional con Argentina. El también argentino Rafael Franco era un prodigio en la conducción del balón, y el delantero uruguayo Dagoberto Moll, volvía locos a los defensas contrarios con su movilidad. Precisamente Franco anotaría, a falta de ocho minutos para el final, el gol de la victoria por 3 a 2 ante el Celta en Balaídos, que colocaba al equipo segundo en la tabla, a pocas jornadas del final de Liga. El último partido de Liga enfrentaba al Dépor con el Athletic en San Mamés. El Atlético recibía al Valencia, y si empataba o perdía y el Dépor ganaba, la Liga sería para los coruñeses. El Deportivo fue campeón de Liga durante buena parte de la jornada, pues iba ganando, y el Atlético no era capaz de superar al Valencia. Pero el Athletic acabó empatando, y, sospechosamente, el Atlético de Madrid lograría también empatar gracias a dos penaltis demasiado rigurosos. EL Deportivo lograría en la temporada 49/50 su mayor logro hasta la década de los noventa, con el subcampeonato de Liga,[15] Guimeráns, Dieste, Ponce, Tino, Cheché Martín o el propio Acuña, fueron los precursores del Superderpor.

Los años más discretos

Amancio Amaro, jugador del Deportivo entre 1958 y 1962.

Desde la temporada 57/58 a la 61/62 el club permanece en Segunda División, rozando el descenso primero (en la 57/58 se salva del descenso a Tercera al derrotar al Club Deportivo Ourense en la promoción) y peleando por el ascenso después (se queda a 2 puestos de la promoción de ascenso en la 59/60 y a uno sólo en la 60/61, para acabar ascendiendo en la 61/62 como campeón de la Segunda División). Durante esta época se celebran las bodas de oro del club y debutan jugadores como Amancio[17] El papel en la Copa del Rey sería bastante discreto, pues el equipo no alcanza rondas significativas.

En los años posteriores desde 1961 hasta 1973, se granjearía fama de equipo "ascensor" por sus continuos ascensos y descensos. Desde la temporada 1972/ 73 hasta la 1991/ 92 el Deportivo no supo lo que era jugar en Primera. En la década de los 70 se tocó fondo al descender a la Tercera División en la temporada 1973/ 74. Hubo dimisión del presidente, cese de tres entrenadores y fichajes fallidos. Nadie podía creerse que el equipo que dos años antes estuvo con lo mejor del fútbol español fuese a tener que enfrentarse al Turón o al Guernica. La curva de descenso de prestigio social y deportivo se veía acentuada por el incremento constante de la deuda económica. En los ochenta se produce el descenso a la Segunda División B en la temporada 1980/ 81. Durante esta década, capitaneados en el terreno de juego por José Luis Vara[22] o Brizzola entre otros, se mantuvo la incertidumbre en la obsesión por recuperar la categoría perdida en la temporada 72/73 y volver cuanto antes a la Primera División, algo que se logrará en 1991.

El Súper Dépor

Bebeto, símbolo del Súper Dépor.

3 de octubre de 1992, el Deportivo es líder en solitario de la Primera División al ganar los cinco primeros partidos de la competición (algo inimaginable pues solo unos meses atrás se salvó la categoría en una promoción de infarto ante el Betis) y se enfrenta en Riazor ante el todopoderoso Real Madrid. Minuto 25, 0-2 en el marcador. Cuando todo hacía indicar una fácil victoria para el conjunto merengue, apenas 10 minutos después un delantero habilidoso y menudo, desconocido en España pero una estrella en su país natal, Brasil, anota el 1-2 en el marcador. Su nombre, José Roberto Gama De Oliveira, Bebeto. Infranqueable en el medio, otro brasileño desconocido para el público coruñés, Mauro Silva. En la segunda parte, un gol en propia puerta y otro gol del delantero brasileño culminan la remontada blanquiazul. El Real Madrid tampoco ganaría en Riazor las siguientes 16 temporadas. Había nacido el Súper Dépor, así se le llamó, un equipo entrenado por Arsenio Iglesias, que con su característico 1-5-3-2 disponía puntales en cada línea: Paco Liaño en la portería, Djukic en la defensa, Mauro Silva y Fran en el medio del campo y Bebeto en la delantera. A ellos había que sumar grandísimos jugadores, descartados por unas u otras razones por equipos de más enjundia que el Deportivo, que formaron un bloque histórico durante varias temporadas. Así llegaron jugadores como Voro y Nando del Valencia, Alfredo o Donato del Atlético de Madrid, López Rekarte del Fútbol Club Barcelona o Adolfo Aldana del Real Madrid, entre otros. El Súper Depor fue, sin ningún género de dudas, el segundo equipo de todos los españoles por estas fechas.[23]

Tras finalizar la temporada 92-93 en la tercera posición, la campaña siguiente se debuta en Europa, endosándole un 5 a 0 al Aalborg danés y eliminando al Aston Villa con gol de Manjarín en el Villa Park. El Eintracht alemán dejaría al Dépor en la cuneta, pero Europa comenzaba a oír el nombre del Deportivo. En Liga los de Arsenio Iglesias caminaban con paso firme en casa (destaca un 4-0 ante el Real Madrid) y sacando alguna que otra victoria a domicilio. Precisamente el Dépor cerraría la primera vuelta como líder, tras derrotar por 1 a 3 al Valencia. En la segunda vuelta, las derrotas en el Santiago Bernabéu y en el Camp Nou no dejaron que el Dépor se distanciase de sus rivales. Pese a todo, a falta de cuatro jornadas para el final, el Dépor aventajaba al Barcelona en tres puntos. Dos empates a cero contra el Lleida y el Rayo de un magistral Wilfred, que lo paró todo, fueron contrarrestados con una victoria por 0 a 2 en Logroño. Así se llegó a la última jornada de Liga, con el Dépor líder, con un punto de diferencia sobre el Barcelona. El golaverage particular beneficiaba a los de Cruyff, por lo que al Dépor solo le valía la victoria ante el Valencia en Riazor. Pero los valencianistas, fuertemente primados como reconoció a posteriori alguno de sus jugadores, disputaron el partido como si se jugasen algo más. El Barcelona, que días después jugaría la final de la Copa de Europa contra el Milán, recibía al Sevilla en el Camp Nou. Pese a la férrea presión del Valencia, la alegría saltaba en las gradas de Riazor cuando Simeone adelantaba al Sevilla en Barcelona. Pero pronto los de Cruyff le iban a dar la vuelta al marcador, presionando a un Deportivo que no conseguía superar la meta defendida por González. Los goles fueron llegando en el Camp Nou, hasta marcar el 5 a 2 definitivo. El Deportivo necesitaba un gol para ser campeón. Y no llegaba. Entonces se produjo la jugada que iba a entrar en la historia negra del deportivismo. Corría el minuto 89, y Nando era derribado en el área del Valencia por Serer. López Nieto, el colegiado del encuentro, no dudó en pitar penalti. Riazor estaba enloquecido, la Liga estaba al alcance del Deportivo, pero Donato, el especialista, había sido sustituido minutos antes. Las miradas apuntaban a Bebeto, pero el brasileño no reunió el valor suficiente. Lo tuvo Djukic, que esa misma temporada y en las anteriores había tirado ya alguna pena máxima, con éxito dispar. Así que el serbio era el encargado de meter al Deportivo en la historia de la Liga. Djukic tomó aire con fuerza, abrumado por la responsabilidad, disparó, flojo, a la derecha de González, que detuvo el lanzamiento sin apuros.[24]

Alineación inicial en la final de la Copa del Rey (arriba). Alineación inicial en la reanudación del partido (abajo).

Lo que vino después sobró. El portero ché, festejó la acción alzando el puño con rabia, en un gesto excesivo, innecesario, doloroso. Djukic se quedó de piedra, hundió la cabeza entre sus brazos, dándose de golpe con la realidad, al igual que la afición coruñesa, que daba por hecho el título. Lendoiro lloraba en el palco, y Arsenio Iglesias se quedaba sin palabras en rueda de prensa.[25] La Liga se le escapaba al Deportivo. Barcelona festejaba un título que ya ni esperaba. Paco Liaño, que se llevaría por segundo año consecutivo el trofeo Zamora como portero menos batido (el Depor se convirtió en el mejor equipo defensivo en una temporada de Liga, encajando tan sólo 18 goles en las 38 jornadas de Liga -solo recibió goles en 12 partidos-, lo que hace un promedio de 0,474 goles/partido.), dejaría tras el encuentro una frase dedicada al Valencia y al destino del conjunto deportivista: «Arrieros somos y en el camino nos encontraremos», apuntó el cántabro.

Y tenía razón, solo una temporada después se logra el primer título. La Copa del Rey, se consiguió en Madrid el 27 de junio de 1995 ante el Valencia con goles de Manjarín y de Alfredo,[28]

El Euro Depor

Imagen de los principales trofeos del Deportivo en el banquillo de Riazor: la Liga 99/00, la Copa del Rey 94/95 y la Copa del Rey 01/02.

La temporada 99/00 comenzó poco después de que el Deportivo perdiese ante el Celta de Vigo en el Trofeo Teresa Herrera. Un espejismo, ya que la primera jornada de Liga abriría las esperanzas de la parroquia blanzquiazul, al ganar por 4 goles a 1 al Alavés, con hat trick del neerlandés Makaay. El mismo Makaay que anotaría en casa y ante el Valladolid el gol más rápido en la historia del conjunto herculino, a los 16 segundos. El mismo Makaay que haría un doblete para doblegar al Barça por 2 goles a 1, confirmando un inicio de Liga espectacular en su primer año en el equipo. El Deportivo se coloca de líder en la jornada número 12, un puesto al que le cogerá cariño, y encadena una racha de siete victorias seguidas, que se truncaron con un final de primera vuelta flojo, empatando a cero goles contra el RCD Español. Eso sí, el derbi de la primera vuelta, tenso e intenso, se saldó con un uno a cero para el Dépor, con gol del Turu Flores. En la segunda vuelta el Deportivo, poco a poco, se va dejando puntos lejos de Riazor. Eso sí, en casa, los de Irureta lo bordan. Como el día del Real Madrid (que meses más tarde sería Campeón de Europa y ficharía al deportivista Flávio Conceição pagando su cláusula de rescisión de 24 millones de euros), donde Djalminha deslumbró al mundo con su lambretta y Makaay y el Turu con sus goles, hasta poner el definitivo 5 a 2 en el marcador.[31] cabeceó al fondo de las mallas un córner botado al primer palo por Víctor. Riazor saltó, vibró, suspiró, celebró, no se podía escapar.

Djalminha, jugador del Deportivo entre 1997 y 2004.

El Celta ayudaba ganando en el Camp Nou, y el Zaragoza quemaba sus cartuchos venciendo al Valencia, pero quedaba mucho. Naybet y Donato llevaron el miedo a la grada arriesgando demasiado en un cruce dentro del área con caída de Tamudo incluida. El colofón llegó en el minuto 34, cuando una pared entre Víctor y Manuel Pablo, finalizó con centro del canario al área y remate de Roy Makaay al fondo de las mallas, anticipándose a su par. Más y más delirio en Riazor. El RCD Español, eterno rival del Barça, lo intentó, y Naybet tuvo que sacar de la línea de gol un remate acrobático de Tamudo. Pero el Dépor aguantó. Donato, abandonó el campo riéndose, aliviado, satisfecho, homenajeado por Riazor. Víctor casi sentencia con un disparo a la cruceta. El Barça, que finalmente empataría con el Celta y el Zaragoza, que perdería en Mestalla, facilitaban la fiesta. Riazor se pasó toda la segunda parte coreando a sus jugadores y ensayando el campeones, campeones, que llenaría de júbilo y alegría las calles de La Coruña durante horas y horas. No en vano, 50 000 coruñeses celebraron en la ciudad el título logrado y unas 20 000 personas llenaron la plaza de María Pita al día siguiente para recibir a los campeones.[34] Invasión sobre el césped de Riazor. Los jugadores regalan sus camisetas, sus pantalones, como Fran, que se quedó en paños menores. La ocasión lo merecía. La plaza de Cuatro Caminos fue un hervidero, una locura de gente, de alboroto, de estallido de emociones. Los jugadores recorrieron La Coruña en autobús, mostrando su recién estrenado look, con el pelo teñido de amarillo chillón. Las celebraciones siguieron durante días no en vano, la Liga se ganó un viernes, curiosamente, con el arbitraje de García Aranda, el mismo que arbitró la final de Copa del 95 contra el Valencia. El destino, a veces, no es solo caprichoso, también es injusto.

Al gran éxito de la Liga siguieron cuatro temporadas consecutivas sin bajar del podio de la Liga (2.º, 2.º, 3.º, 3.º) y cinco participaciones consecutivas en Liga de Campeones, destacando victorias históricas en campos históricos: Parque de los Príncipes (1-3), Old Trafford (2-3), Highbury (0-2), Estadio Olímpico de Múnich (2-3), San Siro (1-2) y Stadio delle Alpi (0-1). Pero sin duda la victoria más recordada para el deportivismo en la mejor competición de clubes de fútbol del mundo se produjo en unos cuartos de final, en Riazor, ante el Milán.[42]

Jugadores del Euro Dépor ( Scaloni, Djalminha, Manuel Pablo, Diego Tristán, Noureddine Naybet, Amavisca, Jorge Andrade y Albert Luque) durante un partido de veteranos.

Pero todavía más histórico fue un partido conocido popularmente como el « centenariazo». El 6 de marzo del año 2002, el Real Madrid, el club más laureado de Europa y recientemente nombrado Club del Siglo de la FIFA, celebraba su centenario.[43] Por ese motivo, la Federación Española de Fútbol designó como escenario de la final de la Copa de SM el Rey de 2002, al Estadio Santiago Bernabéu, como homenaje al cumpleaños del conjunto blanco. El Real Madrid, con figuras como Raúl Figo o Zidane en sus filas, llegó a la final de Copa, y su rival, invitado a la fiesta madridista, como la prensa nacional se empeñó en dar a entender, iba a ser el Deportivo de la Coruña. El entrenador de los coruñeses, Javier Irureta, reivindicó en la rueda de prensa del día anterior a la final que el Deportivo también jugaba, poniendo de manifiesto que el Real Madrid tendría que ganarse la fiesta en el campo. El día de la final, el Bernabéu estaba abarrotado, la gente estaba enfervorecida, preparada para vivir una gran celebración, no se cumplen cien años tan a menudo. Antes de que los jugadores saliesen a calentar, hubo varias actuaciones de artistas de cierto renombre en la época, para darle el aire de espectáculo que tanto gusta en Chamartín. En las gradas, unos 26 000 coruñeses se encargaban de recordarle a los madridistas que todavía había que jugar el partido. Y el que se encargó de poner al entorno merengue en su sitio fue Sergio. A los seis minutos de juego, un buen pase de Diego Tristán dejó a Sergio muy cerca del área blanca. Éste se deshizo de Hierro y ante la salida de César, lo batió por bajo con un punterazo sutil que se coló entre las piernas del portero. El 0 a 1 enmudeció al Bernabéu. El Deportivo, con Valerón, Tristán, Sergio, Mauro Silva y Fran en pleno esplendor, desplegaba un fútbol combinativo que volvía locos a los de Vicente Del Bosque. El Dépor dominaba la final, y en el minuto 38, llegó el 0 a 2. Un centro de Valerón desde la derecha era rematado por Diego Tristán al fondo de las mallas. La afición deportivista se volvía loca en las gradas, la del Madrid, no podía creérselo. En la segunda parte, el Deportivo mantuvo el orden defensivo y la fortaleza en mediocampo. Solo un gol típico de Raúl en el minuto 58 puso la emoción a una final, que de principio a fin, y en el terreno de juego, fue del Dépor. Los minutos fueron pasando con algún que otro intento del Madrid, pero la Copa no se le iba a escapar a los de Irureta. El 1 a 2 con el que finalizó el encuentro dejó imágenes para el recuerdo, el gesto contrariado de Raúl, la cariacontecida afición merengue, la felicidad y euforia de los jugadores y seguidores del Deportivo. La segunda Copa del Rey del Deportivo quedó bautizada como la Copa del Centenariazo, emulando al Maracanazo, por aquella final del Mundial que Uruguay le arrebató a Brasil en el estadio de Maracaná, en 1950.

Durante esta etapa se consiguen logros como ser, junto con el Real Madrid los únicos equipos españoles que vencieron al Bayern de Múnich a domicilio en competición internacional, siendo el primer equipo español en hacerlo y el único que lo conseguió en el Olímpico de Múnich. También el de ser junto con el Real Madrid los únicos equipos españoles que vencieron al Manchester United a domicilio en competición internacional, siendo el sexto equipo extranjero en ganar en Old Trafford en toda la historia.

La etapa actual

Tras la era Irureta (el entrenador del glorioso Euro Depor), en 2006 el club, coincidiendo con la celebración de su centenario, entra en una etapa de transición caracterizada por una grave crisis económica y las deudas. Tras dos temporadas de transición bajo las órdenes de Joaquín Caparrós y con el fichaje más caro de la historia del fútbol español llegado desde México, por un valor de 7 millones de euros que el Depor pagó por Andrés Guardado. Llega al banquillo Miguel Ángel Lotina, con el que se logra en la Copa Intertoto la clasificación para jugar la Copa de la UEFA 2008-09 en la que se enfrentaron a equipos de la talla del Feyenoord o el CSKA de Moscú, y se inicia un nuevo proyecto de reestructuración deportiva que pasa necesariamente por la mejora de la cantera (más de 15 canteranos se han estrenado en partidos no oficiales bajo su mandato) y por el regreso a competiciones europeas. El perfil de jugadores que se busca es el de jóvenes promesas y jugadores consagrados que finalicen contrato.

En la temporada 2010/11, desciende a Segunda División tras 20 años seguidos en la élite luego de perder el último partido 0-2 contra el Valencia, convirtiéndose en el equipo que desciende a segunda división con más puntos de la historia de la liga (43). En esta misma temporada, Aranzubia marcaba un gol de cabeza en un córner en el último minuto que supondría el empate (Almería 1-1 Deportivo), consiguiendo ser el primer portero de la historia de la Liga Española en marcar de cabeza.[44]

En la siguiente campaña en Segunda, el Deportivo se sobrepone a un comienzo irregular para acabar haciéndose con el ascenso y el campeonato de Segunda el 27 de mayo de 2012 tras ganar por 2-1 al Huesca,[47]

El presidente del club también propuso la retirada del dorsal número 12 de manera simbólica en honor a la afición.[48]

Encuentro disputado entre el Deportivo de La Coruña y el Real Madrid.

En la temporada 12/13, al llegar al descanso navideño, el equipo gallego es colista de Primera con sólo 12 puntos en su haber y el club decide despedir a José Luis Oltra, que fue relevado por Domingos Paciência.[49] El 11 de febrero de 2013, Domingos Paciência abandona el puesto de entrenador tras apenas mes y medio, y conseguir tan solo 4 puntos en 6 partidos, deja el cargo al no verse con fuerzas de sacar al equipo de la última posición del campeonato. Su sustituto en el banquillo es Fernando Vázquez Pena, quien pese a lograr recuperar 9 puntos de desventaja con los puestos de salvación, no consigue culminar la remontada.

Imagen de un partido del Deportivo durante la temporada 2015/16.

Pese a descender a Segunda se mantuvo a Fernando Vázquez Pena, quien logró ascender de nueva cuenta al equipo, quedando ensegundo lugar, solo por detrás del debutante Éibar. Con esto se planeaba que Fernando Vázquez Pena se quedara la siguiente temporada, pero debido a unas polémicas declaraciones en pretemporada la directiva optó por destituirlo y reemplazado por Víctor Fernández. La temporada de Víctor no fue como se esperaba y tras varias jornadas sin vencer, acercándose peligrosamente a los puestos de descenso y fue sustituido por Víctor Sánchez del Amo. Comenzó con 4 empates y 2 derrotas, en la penúltima fecha derrotó al Levante en una jornada en la que el club tenía posibilidades de quedarse en Primera pero no se dieron los resultados, jugándosela en la última fecha contra un FC Barcelona ya campeón de la temporada. El Deportivo comenzó perdiendo 2 a 0 con goles de Messi y Neymar, pero al final se realizó una remontada épica con goles de Lucas Pérez y Diogo Salomão, logrando empatar el partido y evitando el regreso a Segunda.

Debido a la salvación del equipo Víctor Sánchez del Amo se quedó otra temporada, y el club se reforzó con jugadores como Fernando Navarro Corbacho, Cani, Alejandro Arribas, Pedro Mosquera, Fayçal Fajr, Luis Alberto o Fede Cartabia, y logró el traspaso de Lucas Pérez. En la temporada 2015/16 el Deportivo realizó una gran primera vuelta en la que acabó 9º, llegando a ocupar puestos de Europa League durante nueve jornadas. Sin embargo realiza una segunda vuelta desastrosa con únicamente dos triunfos, el segundo de ellos en la penúltima jornada frente al Villarreal CF por 0-2, con el que aseguró matemáticamente la permanencia en la máxima categoría nacional.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Дэпартыва Ля-Каруньня
Bahasa Indonesia: Deportivo de La Coruña
Baso Minangkabau: Deportivo de La Coruña
Tiếng Việt: Deportivo de La Coruña