Real Audiencia de Panamá

La Real Audiencia de Panamá o bien Audiencia y Cancillería Real de Panamá en Tierrafirme fue un tribunal de apelaciones de la Corona española creado mediante real cédula del 26 de febrero de 1538 por el emperador Carlos V y suprimido definitivamente en 1752.

Fue la tercera audiencia instalada en América desde principios de 1539 y en su territorio jurisdiccional inicial se incluían las provincias de Tierra FirmeVeragua Real, el ducado homónimo, Castilla de Oro y Nueva Andalucía con las gobernaciones de Cartagena y de Santa Marta— y todos los territorios que comprenden desde el estrecho de Magallanes en el Cono Sur hasta el golfo de Fonseca de Centroamérica, abarcando las provincias del Río de la Plata, del Tucumán, de Chile, del Perú, de Quito, de Nueva Granada y de Nicaragua.

Dicha jurisdicción estuvo vigente hasta 1543, año en que fuera instalada definitivamente la Real Audiencia de Lima, creada por real cédula de 1542, que suplantó a la de Panamá sobre la mayor parte de América del Sur, hasta que en 1564 se nombraran al primer presidente- gobernador de la Real Audiencia de Bogotá, creada por el emperador en 1549 e instalada y dirigida por oidores desde 1550, y al primer presidente- gobernador de la Real Audiencia de Quito, creada por el monarca español en 1563.

Primera instalación

Con jurisdicción en Centro y Sudamérica española

La real cédula del 26 de febrero de 1538 expresaba que su territorio jurisdiccional era:[1]

... de la provincia de Tierra Firme llamada Castilla del Oro y provincias del rio de la Plata, y el estrecho de Magallanes a Nueva Toledo y Nueva Castilla llamada Perú, e rrio de San Juan Nicaragua e Cartagena, e Ducado de Carabaro y otras qualesquier yslas e provincias ansi por la mar del sur como por la mar del norte.

Su instalación tuvo lugar a principios de 1539 en la ciudad de Panamá, al llegar los oidores Francisco Pérez de Robles, Lorenzo Pérez de la Serna, Pedro de Villalobos y el licenciado Alonso de Montenegro.

Una real cédula del 23 de mayo de 1539, separó la provincia de Nicaragua de la jurisdicción de la Real Audiencia de Santo Domingo, y la agregó a la jurisdicción de la Real Audiencia de Panamá.[2]

Rodrigo de contreras nuestro governador de la prouincia de nicaragua... en lo que dezis sobre a qual de las abdiencias de la nueva españa o la española obedeçera esa governaçion, porque como avreis sabido hemos mandado proveer de otra nuestra abdiencia en la çibdad de panama y por vna prouisyon mandamos quesa prouincia obedeçiese a la dicha abdiencia de panama proveereis que asy se haga y que en todo se cumpla y execute lo que por la dicha nuestra abdiencia fuere mandado conforme a la dicha nuestra provision.

Suprimida y anexada sucesivamente a los virreinatos de Nueva España y del Perú

Su presidente fue Francisco Pérez de Robles, quien reemplazó al gobernador Pedro Vázquez de Acuña en las funciones de gobierno colonial y la administró hasta 1543, ya que el 20 de noviembre de 1542 se creó la Real Audiencia de los Confines de Guatemala y Nicaragua y se ordenó la extinción de la Real Audiencia de Panamá:[3]

...porque de aquí adelante no ha de haber Abdiencia en Panamá. Otrossí mandamos que se ponga una Abdiencia rreal en los confines de Guatimala y Nicaragua.

Durante la existencia de la Real Audiencia de Panamá se realizaron diversas expediciones con fines exploratorios y de descubrimiento de nuevos territorios. Sin embargo, la administración de Pérez de Robles fue caracterizada por su corrupción, lo que ocasionaba situaciones desastrosas que eventualmente condujeron a su juzgamiento y destitución.

El mando fue asumido por Pedro Ramírez de Quiñones, quien fungió como juez residenciario en el proceso contra Pérez de Robles. Recibió el título de alcalde mayor de Panamá y Nombre de Dios, bajo la autoridad de la Real Audiencia de los Confines y en lo político de la Capitanía General de Guatemala que era una entidad autónoma del Virreinato de Nueva España.

En la real cédula del 2 de mayo de 1550, el rey estableció: «Ordenamos, que la Provincia de Tierra Firme, llamada Castilla del Oro, sea de las Provincias del Perú, y no de las de Nueva España».

El licenciado Juan Ruiz de Monjaraz, gobernador de Tierra Firme, se trasladó en 1556 al interior para inducir a los indígenas a vivir congregados en pueblos, tarea en la cual le prestó ayuda el fraile dominico Pedro de Santa María.

Con ese fin se fundó la población de Santiago de Olá, a dos leguas de Natá cuyos vecinos propusieron por ese tiempo a Luis Colón conquistar y poblar el « Ducado de Veragua», oferta que el duque acogió favorablemente.

Pero por un arreglo arbitral que celebró con la Corona española, convino en ceder los derechos que tenía sobre el territorio a cambio de una renta perpetua. De este modo dicho ducado fue incorporado a la provincia de Tierra Firme en 1557.

Other Languages