Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría

La Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de la ciudad de Sevilla, ( España), es una corporación pública, que se integra en el conjunto de entidades que se encuentran asociadas al Instituto de España y cuyos objetivos son el fomento y la difusión de las Bellas Artes mediante actividades de promoción, difusión y divulgación pública, estudios, conservación y restauración de obras de arte y materiales que constituyan parte del legado cultural de Sevilla, facilitar la creación artística y servir como órgano de consulta ante las autoridades administrativas y políticas que requieran sus servicios.

Se encuentra ubicada en la Casa-Palacio de los Pinelo. Está dividida en seis secciones: Arquitectura, Escultura, Pintura, Música, Arqueología, Artes Suntuarias y Artes Escénicas y Audiovisuales y regida por una Junta de Gobierno elegida por sus académicos numerarios (en total, cuarenta que deben residir en Sevilla). Existen además doce académicos de honor y un número ilimitado de Académicos Correspondientes.

Historia

Sus orígenes se hallan en la Academia de Pintura creada por Bartolomé Esteban Murillo, Francisco de Herrera el Mozo, Juan de Valdés Leal y otros artistas de la época en la Lonja de Sevilla con el fin de favorecer la enseñanza de las bellas artes.

La Academia sobrevivió a sus propios creadores y, continuada su labor por otros artistas hispalenses, el periodo ilustrado español permite que, en 1771, el rey Carlos III, al igual que hiciera con otras instituciones similares como la de Bellas Artes de San Carlos, la Academia quedase bajo su protección, nombrando como primer protector a Francisco de Bruna y Ahumada, mecenas de la época. El nombre de la institución fue Real Escuela de las Tres Nobles Artes de Sevilla (denominación que permaneció hasta 1827), y adquirió carácter oficial.

La Escuela se convierte en Academia en 1843, durante la Regencia de María Cristina de Borbón, dentro de la reforma liberal de la época y se le denominó Real Academia de Nobles Artes de Santa Isabel, como homenaje a la todavía menor de edad reina Isabel II. La consideración de Academia amplía sus cometidos, encargándose a partir de ese momento del cuidado y mantenimiento del patrimonio histórico-artístico de la ciudad y creando el Museo de Bellas Artes, de cuyo gobierno se encargó. El siguiente cambio de nombre (Real Academia de Bellas Artes de Primera Clase de Sevilla) se produjo en 1849, hasta que en 1892, dentro de la reforma de las enseñanzas del periodo de la Restauración, las tareas docentes pasaron a ser materia exclusiva de la Universidad de Sevilla, centrando la Academia sus trabajos en la difusión, consulta, control y conservación del patrimonio.

Durante la dictadura de Primo de Rivera, se cambia de nuevo el nombre por el de Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría (en honor de la santa a quien era devota Isabel II y que se mantiene en el 2007). La unificación de normas que rigen las distintas Academias se manifiesta con el establecimeinto de una regiulación más homogénea para todas ellas, siendo los estatutos de la de Santa Isabel de Hungría asimilados a los de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1942.

Con el acceso de Andalucía a la autonomía en 1981, se transfieren por el Estado el conjunto de competencias en la materia a la Junta de Andalucía, rigiéndose en el 2007 por la normativa aprobada en 2001.

Other Languages