Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge

Salón de actos de la Academia, en el segundo piso del edificio de la Lonja de Barcelona.

La Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge[4]

Historia

Fachada de la Lonja de Barcelona, donde tiene su sede la Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge.

Tiene su origen en el Real decreto de Isabel II de 31 de octubre de 1849 por el cual se crearon las Academias Provinciales de Bellas Artes, como órganos consultivos del Estado, con las funciones de velar por el patrimonio, fomentar el estudio de las Bellas Artes y, fundamentalmente, dirigir la enseñanza artística existente en las diferentes provincias. Por lo tanto, desde aquel momento la institución se encargó de la dirección de la Escuela de Bellas Artes, que existía en Barcelona desde que la Junta de Comercio de la ciudad la creara en 1775 con el nombre inicial de Escuela Gratuita de Diseño. La Academia compartió con la Escuela su sede en la planta alta del histórico edificio de la Lonja de Barcelona de Barcelona.

Tras un periodo de interregismo entre la Academia y la Universidad, en 1900 se hizo efectiva la desvinculación definitiva de la Escuela con la Academia, planteada ya por un Real decreto de 8 de julio de 1892.

En 1928 la Academia pasó a denominarse Real Academia de Bellas Artes de San Jorge y, posteriormente, en 1930, Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge, al abandonar su carácter provincial y convertirse en una institución de ámbito catalán. En 1989 pasó a denominarse Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.

Mientras que la Escuela Superior de Bellas Artes (la actual Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona) marchó definitivamente de la Lonja en 1940, y la Escuela de Artes y Oficios Artísticos (actualmente Escuela de Artes y Oficios de Barcelona) lo haría prácticamente treinta años después, la Real Academia todavía hoy mantiene su sede en el segundo piso del edificio.

Las funciones actuales de la institución son, fundamentalmente, practicar y potenciar la investigación de las bellas artes en Cataluña; colaborar en el cumplimiento de la legislación vigente en materia de apreciación, defensa, conservación y restauración de monumentos, conjuntos artísticos y bienes de interés cultural; organizar cursos, conferencias, exposiciones, concursos, conciertos, etc., y publicar trabajos que contribuyan al estudio y divulgación de las bellas artes; mantener relaciones de tipo consultivo con los organismos de la administración pública y otras instituciones; y conservar, estudiar, ampliar, difundir y poner a disposición de los estudiosos su rico patrimonio artístico, bibliográfico y archivístico.