Rafael Caldera

Rafael Caldera
Retrato de Rafael Caldera - Biblioteca La Casona.jpg

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Presidente de la República de Venezuela
2 de febrero de 1994- 2 de febrero de 1999
Gabinete Gabinete de Rafael Caldera
Predecesor Ramón José Velásquez
Sucesor Hugo Chávez

11 de marzo de 1969- 11 de marzo de 1974
Predecesor Raúl Leoni
Sucesor Carlos Andrés Pérez

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Senador Vitalicio de Venezuela
2 de febrero de 1999- 28 de marzo de 2000

12 de marzo de 1974- 2 de febrero de 1994

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Vicepresidente del Congreso de Venezuela[1]
1959- 1962
Predecesor vacante (Junta de Gobierno)
Sucesor Manuel Vicente Ledezma

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Presidente de la Cámara de Diputados de Venezuela[1]
1959- 1962
Predecesor vacante (Junta de Gobierno)
Sucesor Manuel Vicente Ledezma

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Diputado en el Congreso de Venezuela
por Distrito Federal[1]
1959- 1964

1941- 1944

Coat of arms of Venezuela (1871).svg
Procurador de los Estados Unidos de Venezuela
26 de octubre de 1945- 13 de abril de 1946

Información personal
Nacimiento 24 de enero de 1916
Bandera de Venezuela San Felipe, Venezuela
Fallecimiento 24 de diciembre de 2009 (93 años)
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad Venezolana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Partido político Logo Convergencia.png Convergencia (1993-2009)
COPEI.svg COPEI (1946-1993)
Familia
Cónyuge Alicia Pietri de Caldera
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Abogado, político, , ensayista, docente
Tratamiento Doctor
Miembro de
Distinciones
Firma Rafael Caldera Signature.svg
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Rafael Antonio Caldera Rodríguez ( San Felipe, 24 de enero de 1916​ - Caracas, 24 de diciembre de 2009) fue un jurista, educador, académico y estadista venezolano, figura central en la política del siglo XX en su país. Líder e ideólogo de la Democracia Cristiana,[nota 1]

Redactor de la Ley del Trabajo (1936) y de su reforma en 1989; de la Constitución de 1961 y de su proyecto de reforma en 1992, fue también Presidente de la Unión Interparlamentaria Mundial (1979-1982). Profesor Honorario y Doctor Honoris Causa de más de cuarenta universidades en el mundo, de sus libros destacan Andrés Bello (1935), Derecho del Trabajo (1939), Moldes para la Fragua (1962), Especificidad de la Democracia Cristiana (1972), Reflexiones de La Rábida (1976) y Los causahabientes: De Carabobo a Puntofijo (1999).

Católico practicante, contrajo matrimonio con Alicia Pietri Montemayor (desde 1941 hasta su muerte), de cuya unión nacieron seis hijos: Mireya, Rafael Tomás, Juan José, Alicia Helena, Cecilia y Andrés.

Biografía

Infancia y juventud

El niño Rafael Caldera, vestido de marinero, 1920.
Caldera a los diecinueve años.

Nació en San Felipe, capital del estado Yaracuy, ubicada a 270 km de Caracas, el 24 de enero de 1916. Segundo hijo de Rafael Caldera Izaguirre, abogado, y Rosa Sofía Rodríguez Rivero, oriundos de esa ciudad. Al morir su madre, el 2 de mayo de 1918, fue criado por su tía materna María Eva, casada con Tomás Liscano Giménez, quien llegó a ser un prominente académico, parlamentario y magistrado.[3]​ Sus hermanas, Rosa Elena y Lola, fueron acogidas por otro tío materno, Plácido Daniel Rodríguez Rivero.

Caldera realiza los estudios de primaria entre San Felipe (Colegio Montesinos y Padre Delgado) y Caracas (Colegio San Ignacio de Loyola), para culminar en este último los estudios de bachillerato. Años después contará como anécdota que su primer discurso lo pronunció a los nueve años en la plaza Bolívar de San Felipe.[4]​ Educado por los jesuitas, entre los cuales destaca el padre Manuel Aguirre Elorriaga, S.J., fundador del Centro Gumilla y de la Revista SIC, se convierte en el Secretario General de la Juventud Católica Venezolana.

En 1933 asiste junto a Jesús Pérez Machado y Alfonso Vidal al Congreso de Estudiantes Universitarios Católicos en Roma, el cual influirá decisivamente en su participación futura en la política y en el cual conocerá figuras como la de Eduardo Frei Montalva de Chile y otros fundadores de los movimientos demócrata-cristianos en sus respectivos países. [5]

Vida académica

En el paraninfo de la Universidad Central de Venezuela, al graduarse como abogado y doctor en Ciencias Políticas en 1939.

Graduado de bachiller a los quince años de edad con sobresalientes calificaciones, debe sin embargo esperar al año siguiente para comenzar los estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela, que en esa época comenzaban cada dos años. Allí conoce a Caracciolo Parra León, su profesor en Principios Generales del Derecho, quien lo orienta al estudio de la figura de Andrés Bello y a escribir una biografía sobre el sabio a los diecinueve años, que resulta premiada por la Academia Venezolana de la Lengua en 1935.[nota 2]

Al respecto, el catedrático chileno Iván Jaksic, en su biografía sobre Andrés Bello, afirma que el libro de Caldera «mantiene aún su vigencia y frescor, y amerita su puesto como la monografía más importante sobre Bello del Siglo XX».[6]

A los veinte años es designado Subdirector de la recién creada Oficina Nacional del Trabajo y participa activamente en la redacción de la Ley del Trabajo, que tendría vigencia por más de cincuenta años (1936-1990) y es designado como el primer corresponsal de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) en Venezuela.[nota 3]

Se gradúa de abogado y doctor en Ciencias Políticas con la máxima calificación de veinte puntos[nota 5]

En 1943, ingresa como Profesor de Sociología Jurídica en la Universidad Central de Venezuela, para luego hacerlo como Profesor de Derecho del Trabajo y, en ambas materias también en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), hasta 1968, cuando es electo Presidente de la República. Su nombramiento produjo una cierta conmoción en su Alma Mater, porque la mayoría de los estudiantes, que eran comunistas y del partido Acción Democrática, protestaron contra su elección, invocando dos argumentos: uno, su posición doctrinaria; y otro, su obligación de ir al Congreso, puesto que todavía no había concluido su periodo de diputado. Caldera respondió que su ideología era conocida, pero que sería plenamente respetuoso de las demás corrientes de pensamiento; y en cuanto al Congreso, que no habría ningún inconveniente en ir al Congreso y mantener la cátedra, pero que en todo caso estaba dispuesto a sacrificar su asistencia a las sesiones parlamentarias. El año de 1943, en que se discutió la reforma petrolera, no pudo asistir al Congreso, porque perdería su cátedra universitaria.[7]

En 1951 le es conferido el título de Catedrático Honorario de la Universidad Mayor de San Marcos, Lima, Perú; en 1958, Profesor Honorario de la Universidad de Los Andes y de la Universidad del Zulia y, a partir de allí, profesorados y doctorados honorarios de un número mayor de cuarenta instituciones universitarias en el mundo, entre ellos, la Universidad de Lovaina, en Bélgica (1979); Perugia (1973) y Sassari (1992), en Italia; Deusto (1980) y La Laguna (1976), en España; Hebrea de Jerusalén (1981), en Israel; Católica de Washington (1980), Católica de Puerto Rico (1991), Connecticut (1986), Notre Dame (1964), Nebraska (1981) y Florida (1979), en Estados Unidos; Universidad del Pueblo (1993), China; y La Sorbona (1998), en Francia. Entre las distinciones de las universidades latinoamericanas y venezolanas, destaca la de su Alma Mater, la Universidad Central de Venezuela, que lo galardonó por unanimidad como Profesor Honorario en 1976, lo que fue interpretado por muchos como una respuesta a los ataques que se le hicieron por haber allanado durante su primera presidencia (1969-1971) esta casa de estudios.[8]

En 1953 se incorpora a la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, ocupando el sillón de su padre adoptivo, Tomás Liscano, con un discurso que tituló: «Idea de una sociología venezolana», que contestó el académico Edgar Sanabria.[9]​ El 22 de septiembre de 1955, en la contestación al discurso de incorporación de Arturo Uslar Pietri a esta academia, expone su tesis «Dominar el petróleo»:

…la experiencia está diciendo que «sembrar el petróleo» es parte de un objetivo más amplio, obligado aunque ambicioso: es necesario dominar el petróleo. Tenemos que abandonar el concepto del petróleo como una realidad que escapa a nuestras manos, para ganar la idea del petróleo como un elemento subordinado a nuestra realidad nacional. Ello ha de llevarnos a un entendimiento cada vez más fecundo con la iniciativa privada, nacional y extranjera, y a la colaboración cada vez mayor de nuestro capital humano en la explotación de esa riqueza nacional.[10]

El 29 de noviembre de 1967, se incorpora a la Academia de la Lengua, ocupando el sillón que dejara José Manuel Núñez Ponte, con el discurso: «El lenguaje como vínculo social y la integración latinoamericana», que contestó el poeta Fernando Paz Castillo.[12]

Vida política

Miembros de la Unión Nacional Estudiantil durante una ofrenda floral al Libertador Simón Bolívar, 1936.
Palabras de Rafael Caldera en el acto de fundación del Comité de Organización Política Electoral Independiente, lo que luego se conocerá como el partido socialcristiano COPEI. Caracas, 13 de enero de 1946.

Forma parte de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), liderada por la Generación del 28 –bastante mayor en edad que éste– pero termina separándose, con un grupo de estudiantes, por la posición que la federación adopta frente a la libertad de educación y, particularmente, a la educación católica, al pedir la expulsión de los jesuitas y de las otras órdenes religiosas del país, y funda la Unión Nacional Estudiantil (UNE), [15]

También crea y dirige el semanario UNE.[17]

Ya egresado de la universidad, funda un movimiento electoral llamado Acción Nacional para participar en los comicios municipales, que luego se transforma en el Partido Acción Nacional (1941-45), siendo elegido Diputado al Congreso por el estado Yaracuy (1941-44). Allí, como el diputado más joven, se destaca por su participación en los debates sobre el Tratado de Límites con Colombia y la Reforma del Código Civil. En 1945 es designado Procurador General de la Nación por la Junta Revolucionaria de Gobierno que derrocara al presidente Isaías Medina Angarita y la cual encabeza Rómulo Betancourt.

El 13 de enero de 1946 funda el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI).[8]

Durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, le es suspendido su programa de televisión Aula de Conferencias TV, el cual era transmitido por la cadena Televisa.
Caldera en gira por el páramo merideño, durante la campaña presidencial de 1958.

Es electo representante por el Distrito Federal a la Asamblea Nacional Constituyente (1946-47), que preside el poeta Andrés Eloy Blanco y, como principal dirigente de la oposición, solicita en su primera intervención la trasmisión radial de los debates, lo que constituye un hecho novedoso que se transforma en un acontecimiento en el país: «Para que el pueblo venezolano, cuya es esta Asamblea que está obrando en su representación, se encuentre penetrado hondamente de lo que aquí venimos a tratar, al señor Presidente de la Asamblea Constituyente, que ha sido conmigo, desde este mismo hemiciclo, diputado de oposición, le pido que ordene administrativamente que se radio-difundan las sesiones de esta Asamblea Constituyente para que el pueblo las escuche»[20]

A los treinta y un años, es candidato presidencial por primera vez en las elecciones en las que se anunciaba como imbatible al famoso novelista Rómulo Gallegos, quien había sido su examinador en el bachillerato. Ganará Gallegos (871.752 votos), y Caldera obtendrá el segundo lugar (262.204 votos), pero a mucha distancia del primero. Derrocado el escritor por un golpe militar, a Venezuela la presidirá una Junta Militar, de la cual el coronel Carlos Delgado Chalbaud será la cabeza hasta su asesinato en 1950. Luego asumirá un civil, Germán Suárez Flamerich, bajo la tutela de los coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez. Caldera realiza una acción de resistencia cívica al régimen que se va endureciendo progresivamente. Es electo representante a la Constituyente de 1952, convocada por el oficialismo, a la cual no asiste en señal de protesta por la expulsión de los miembros de Unión Republicana Democrática y del Partido Comunista de Venezuela.

El 15 de septiembre de ese año, en la clausura de la VI Convención Nacional de COPEI, explica: «le ponemos al Gobierno un dilema para él angustioso, pero que siempre dará que ganar a Venezuela: o le abre cauce de verdad a la expresión de la voluntad popular y rectifica…o nos persigue, nos encarcela, nos atropella y, entonces, la conciencia general se levantará más enérgica, más unánime, para repudiar al Gobierno».[23]

Rafael Caldera y el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, en el Despacho Oval de la Casa Blanca (1962).
Mitin durante la campaña presidencial de 1968.

Sale en enero de 1958 al exilio por pocos días, a la ciudad de Nueva York, donde es recibido por Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba, quienes serán, junto a Caldera, los líderes de la nueva democracia ante la caída el régimen de Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, y habrán de suscribir, junto a sus partidos, el Pacto de Puntofijo, llamado así por los periodistas, al tomar el nombre de la casa de Caldera, donde se firmó. Caldera es uno de los principales propiciadores y garantes del pacto.

Al no haberse logrado el consenso para un candidato unitario, su partido lo presenta por segunda vez como candidato presidencial en las elecciones de 1958, que gana Rómulo Betancourt (1.284.092 votos), seguido por Wolfgang Larrazábal (903.479 votos), y ocupando él un tercer lugar (396.293 votos).[25]

Como Secretario General de COPEI (1948-1969) participa en la coalición llamada popularmente como la «guanábana»[26]​ Durante estos años Caldera es electo Presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) (1964-1968), y luego Presidente de la Unión Mundial Demócrata Cristiana (1967-1968). Como ideólogo demócrata-cristiano, Caldera formula la tesis de la «Justicia Social Internacional», según la cual:

…la idea de justicia social ha de trasladarse al campo de las relaciones entre los pueblos; y que el sistema de los viejos tratados de comercio entre un país y otro, que suponen una igualdad aritmética («yo le garantizo a usted mercado para sus productos primarios, pero, en la medida equivalente, usted me garantiza mercado para mis productos manufactureros»), tiene que ser abandonado para establecer reglas diferenciales que impongan como obligación –no como acción meramente voluntaria o filantrópica– a los países más ricos, más poderosos o más desarrollados, mayores compromisos a favor de los pueblos más débiles, más pobres o más atrasados.[27]

En el periodo presidencial de Leoni, su partido abandona la coalición gubernamental con una línea denominada «autonomía de acción» y como principal dirigente de la oposición es candidato presidencial por cuarta vez, logrando ser electo Presidente de la República (1.083.712 votos) por una pequeña diferencia sobre su principal contendor, Gonzalo Barrios (1.050.806 votos) de AD, al haberse producido la mayor división sufrida por este partido con la candidatura de Luis Beltrán Prieto Figueroa por un nuevo partido, el Movimiento Electoral del Pueblo (719.461 votos).[29]

Other Languages
Aymar aru: Rafael Caldera
беларуская: Рафаэль Кальдэра
français: Rafael Caldera
Bahasa Indonesia: Rafael Caldera
italiano: Rafael Caldera
latviešu: Rafaels Kaldera
Bahasa Melayu: Rafael Caldera
Nederlands: Rafael Caldera
português: Rafael Caldera
Runa Simi: Rafael Caldera
română: Rafael Caldera
srpskohrvatski / српскохрватски: Rafael Caldera
Simple English: Rafael Caldera
Türkçe: Rafael Caldera
українська: Рафаель Кальдера
Tiếng Việt: Rafael Caldera
Yorùbá: Rafael Caldera