Rafael Arnaiz Barón

San Rafael Arnaiz O. C. S. O.
Rafael Arnaiz Barón.jpg
Confesor
Nombre Rafael Arturo Alvaro José de la Inmaculada Concepción y San Luis Gonzaga Arnaiz Barón
Apodo Hermano Rafael
Nacimiento 9 de abril de 1911
Burgos, Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg  España
Fallecimiento 26 de abril de 1938
Monasterio de San Isidro de Dueñas, Palencia, Flag of Spain (1938 - 1945).svg  España
Venerado en Iglesia católica
Beatificación 27 de septiembre de 1992 por Juan Pablo II
Canonización 11 de octubre de 2009 por Benedicto XVI
Principal Santuario Monasterio de San Isidro de Dueñas
Órdenes Orden de la Trapa
Festividad 27 de abril
Atributos Hábito trapense
[ editar datos en Wikidata]

Rafael Arnaiz Barón, comúnmente conocido como el Hermano Rafael (n. Burgos; 9 de abril de 1911 - f. Monasterio de San Isidoro, San Isidro de Dueñas, Palencia; 26 de abril de 1938), fue un monje trapense, considerado uno de los grandes místicos del siglo XX,[2]

Infancia y adolescencia

Bautizado en la iglesia de Santa Águeda (Burgos) a los doce días de nacer, fue el primer hijo de los cuatro que tuvieron Rafael Arnaiz, ingeniero de Montes, y Mercedes Barón, cronista de sociedad y crítica musical en algunos periódicos y revistas. Rafael hizo su primera comunión en la iglesia de la Visitación del Monasterio de las Salesas, en Burgos, el 25 de octubre de 1919. Un año después entró en el colegio que los jesuitas tenían en dicha ciudad, en el que fue miembro de la Congregación de María Inmaculada y recibió premios por su aplicación en el estudio y buena conducta. Sin embargo, pasó casi todo su primer año allí enfermo, primero de unas fiebres coli-bacilares y, tras sanar de éstas, de una pleuresía que había tenido latente. Cuando se restableció completamente, su padre le llevó al Pilar de Zaragoza para dar gracias a la Virgen por su curación, y en octubre de 1921 reanudó los estudios.

Por traslado laboral del padre, la familia se instaló en 1923 en Oviedo, y Rafael ingresó como externo en el colegio San Ignacio de Loyola, también jesuita. En 1926 solicita recibir clases de dibujo y pintura, impartidas por el pintor Eugenio Tamayo, y con los cuadros creados colabora en las obras de caridad de su madre. Su casa acogía fiestas y reuniones de sociedad, con amigos y alumnos de las clases de piano de su madre, y Rafael mostraba siempre ante todos un buen carácter, elegante y cuidadoso pero no petulante.[1]

Other Languages