Rafael Arévalo Martínez

Rafael Arévalo Martínez
Rafaelarevalomartinez30.jpg
Rafael Arévalo Martínez aproximadamente en 1930[a]
Información personal
Nacimiento 25 de julio de 1884 Ver y modificar los datos en Wikidata
Ciudad de Guatemala, Guatemala Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 12 de junio de 1975 Ver y modificar los datos en Wikidata (90 años)
Ciudad de Guatemala, Guatemala Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Guatemalteco
Familia
Cónyuge Evangelina Andrade[1]
Hijos Emilia, Rafael, Alberto, Eva, Alfonso, Manuel y Teresa Arévalo Andrade[1]
Información profesional
Ocupación diplomático, escritor, periodista
Años activo Siglo xx
Lengua de producción literaria Castellano
Género Periodismo
Novela
Poesía
Movimientos Realismo Mágico
Obras notables
  • Una vida, (1914)
  • El hombre que parecía un caballo, (1920)
  • Viaje a Ipanda, (1939)
  • Manuel Aldano, (teatro; 1914)
  • ¡Ecce Pericles! (1945)
  • Nietzsche el Conquistador: la doctrina que engendró la segunda guerra mundial (1943)
Distinciones Orden del Quetzal ( Guatemala)
Gran Cruz de la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío ( Nicaragua).
[ editar datos en Wikidata]

Rafael Arévalo Martínez ( Ciudad de Guatemala, 1884 - ibídem, 1975), fue poeta, escritor, ensayista y dramaturgo guatemalteco, considerado uno de los antecesores del realismo mágico.[3]

Biografía

«Rafael Arévalo Martínez fue filiforme y trémulo, con talento lunar y rostro de paludico monaguillo medieval. Al hablar, en su cuello de avestruz la picuda manzana forcejeaba como ratón atrapado. Aspecto de gotera paulatina, tallarín filosófico, triste, muy triste, como mudo cascabel paralítico de roedora. Sonrisa pálida de fauno con ojos de color de pesadumbre y tedio. Pergamino locuaz, cuyos labios decían menos que su mirada, lírico espárrago miope, muy miope, en celo, en celo siempre, de urticante voz amarilla que lanzaba saetas de vidrio, sensible e imaginativamente discurria con su ultimo aliento de zancuda, en inminencia de dispararse en el aire. ¿Cuántas onzas pesaba?»
—Tomado de: Cardoza y Aragón, Luis. «El Río, novelas de caballería». Página de la Literatura Guatemalteca. Consultado el 8 de octubre de 2014. .
Arévalo Martínez en la década de 1920.
Arévalo Martínez, su esposa Evangelina Andrade y los invitados a su matrimonio el 6 de julio de 1911. Entre los invitados estaban: Federico Hernández de León, José Santos Chocano, Adrián Recinos, Virgilio Rodríguez Beteta y Josefina Tible Machado -prima del escritor Enrique Gómez Carrillo.

El escritor nació en la ciudad de Guatemala en 1884. Era un niño tímido, enfermizo y endeble, pero con talento. Estudió en los colegios «Nia Chon» y «San José de los Infantes», pero no logró terminar ni siquiera el bachillerato debido a problemas de salud.

Formó parte de un grupo de artistas, literatos y poetas ( Carlos Mérida, Rafael Rodríguez Padilla, Rafael Yela Günther, Carlos Valenti, Carlos Wyld Ospina y los hermanos De la Riva), que laboraron en gran cohesión junto a Jaime Sabartés, catalán que llegó a Guatemala en 1906 desde Barcelona, donde compartiera una estrecha amistad con Pablo Picasso; a estos artistas se les conocía como la «generación del 10». Arévalo Martínez y los miembros de la generación del 10 desempeñaron un papel crucial en la literatura del siglo xx de Centro América ya que guiaron la literatura de Guatemala fuera del Modernismo y la enfocaron hacia las nuevas tendencias contemporáneas. Más tarde Arévalo Martínez trazó su propia senda, pero son muchos los escritores guatemaltecos que le agradecen sus consejos como maestro de gramática.

Arévalo Martínez cultivó la narrativa y la poesía. Sus primeros pasos públicos en la literatura los dio en 1905: en ese año apareció publicado en un diario su primer poema y en 1908 presentó Mujer y niños al concurso de cuentos de la revista Electra, que obtuvo el primer premio. En 1911, junto a Jaime Sabartés decidieron alquilar con sus esposas una casa con el objeto de ahorro de ambas familias. Con Francisco Fernández Hall en 1913 fundó y dirigió la revista Juan Chapín, órgano principal de la «generación de 1910», llamada también «generación del Cometa» -por el paso del Cometa Halley ese año.[5]

Fue presidente del Ateneo Guatemalteco, director de la Biblioteca Nacional de Guatemala durante dieciocho años, hasta que en 1945 fue nombrado delegado de su país en la Unión Panamericana -llamada Organización de Estados Americanos luego de la Segunda Guerra Mundial- y de la Biblioteca Mexicana en Guatemala. Llegó a ser miembro de número de la Academia Guatemalteca de la Lengua.[5]

Se considera como su obra cumbre a «El hombre que parecía un caballo y otros cuentos», que versaba sobre un personaje aparentemente homosexual y que varios críticos consideraron que estaba basado en el poeta colombiano Porfirio Barba Jacob, quien residía en Guatemala y era amigo de Arévalo Martínez en esa época.[2]

Other Languages