Radiografía de tórax

Radiografía de tórax: imagen A: normal. imagen B: neumonía por fiebre Q.

La radiografía de tórax, comúnmente llamada placa de tórax, es el examen de diagnóstico por rayos X más comúnmente realizado. Una radiografía de tórax genera imágenes del corazón, los pulmones, las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna y el tórax. Un rayos X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas.

La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del cuerpo. La dosis típica de radiación en adultos de una radiografía de tórax es de alrededor de 0,02 mSv para una vista posteroanterior y de unos 0,04 mSv para una vista lateral.[1]

Los rayos X son la forma más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.

Problemas identificados

La radiografía de tórax es usada para diagnosticar muchas condiciones que involucran la pared torácica, incluyendo sus huesos, además del contenido de la cavidad torácica como por ejemplo los pulmones, el corazón, y los grandes vasos. La neumonía y la insuficiencia cardíaca son muy comúnmente diagnosticadas mediante radiografía de tórax. Las radiografías de tórax son usadas para tamizaje en busca de enfermedades ocupacionales en industrias tales como la minería, donde los trabajadores se hallan expuestos al polvo.

Para algunas condiciones del tórax, la radiografía es buena para tamizaje (screening de los anglosajones) pero pobre para diagnóstico. Cuando una dolencia se sospecha sobre la base de una placa de tórax, más estudios de imágenes pueden obtenerse para diagnosticar definitivamente la dolencia o para confirmar el diagnóstico sugerido por la radiografía torácica inicial.

A continuación se listan en orden alfabético las principales regiones donde una placa de tórax puede identificar problemas:

  • Ángulos costofrénicos, incluyendo derrames pleurales.
  • Bordes, por ej, ápices (vértices) en busca de fibrosis, neumotórax, engrosamiento pleural o placas.
  • Campos ( parénquima pulmonar), siendo evidencia de inundación alveolar.
  • Diafragma, por ej, aire libre, indicativo de perforación de una víscera abdominal.
  • Fallas, por ej. enfermedad del espacio aéreo alveolar con vascularidad prominente (con o sin derrames pleurales).
  • Huesos por ej. costillas rotas y lesiones osteolíticas.
  • Silueta cardíaca, detectando agrandamiento cardíaco.
  • Sombras mamarias.
  • Tejidos extratorácicos.
  • Vías aéreas, incluyendo agrandamiento o adenopatía hiliares.