Radiofármaco

Elementos radionúclidos más empleados

Un radiofármaco es un compuesto radiactivo utilizado para el diagnóstico y tratamiento de algunas enfermedades. Se estima que el 95% de los radiofármacos en medicina nuclear son aprovechados en imagenología de diagnóstico, mientras que el resto se usan en terapéutica.[1]

Usos

En diagnóstico lo que se aprovecha de los radiofármacos es su propiedad emisora de radiación lo que permite ser detectados a distancia. Por otro lado, cuando la intención es terapéutica, se aprovecha su efecto destructor sobre el tejido del órgano blanco.[1]

Los radiofármacos son aprovechados por sus acciones en la fisiología, bioquímica o patología del cuerpo sin causar ningún efecto fisiológico. Cuando un radiofármaco se utiliza con fines diagnósticos o terapéuticos se le llama radiotrazador; por tanto, se define como radiofármaco a cualquier producto que, cuando esté preparado para su uso con una finalidad diagnóstica o terapéutica, contenga uno o más radionúclidos.[2]

A los radiotrazadores (radiotracers, en inglés) se les llama así porque cuando son administrados en dosis subfarmacológicas lo que hacen es 'rastrear' (trace, en inglés) un proceso fisiológico o patológico particular en el cuerpo.[3]

En la terminología se emplea un juego de palabras entre "trace", que significa tanto rastrear, así como "residuo", "vestigio" o "trazas", siendo éste último término el empleado en español. Esto es por que las dosis de radiofármacos se administran en cantidades de trazas que rondan los 10-11 moles.[1]

Other Languages