Radiactividad

Diagrama de Segrè. El color indica el periodo de semidesintegración de los isótopos radiactivos conocidos, también llamado semivida. Observe que un ligero exceso de neutrones favorece la estabilidad en átomos pesados.
Diagrama de Segrè indicando el tipo de decaimiento más probable.

La radiactividad o radioactividad[1]​ es un fenómeno físico por el cual los núcleos de algunos elementos químicos, llamados radiactivos, emiten radiaciones que tienen la propiedad de impresionar placas radiográficas, ionizar gases, producir fluorescencia, atravesar cuerpos opacos a la luz ordinaria, entre otros. Debido a esa capacidad, se les suele denominar radiaciones ionizantes (en contraste con las no ionizantes). Las radiaciones emitidas pueden ser electromagnéticas, en forma de rayos X o rayos gamma, o bien corpusculares, como pueden ser núcleos de helio, electrones o positrones, protones u otras. En resumen, es un fenómeno que ocurre en los núcleos de ciertos elementos inestables, que son capaces de transformarse o decaer, espontáneamente, en núcleos atómicos de otros elementos más estables, en palabras más simples, un átomo inestable emite radiactividad para volverse estable.

La radiactividad ioniza el medio que atraviesa. Una excepción la constituye el neutrón, que posee carga neutra (igual carga positiva como negativa), pero ioniza la materia en forma indirecta. En las desintegraciones radiactivas se tienen varios tipos de radiación: alfa, beta, gamma y neutrones libres.

La radiactividad es una propiedad de los isótopos que son "inestables", es decir, que se mantienen en un estado excitado en sus capas electrónicas o nucleares, con lo que, para alcanzar su estado fundamental, deben perder energía. Lo hacen en emisiones electromagnéticas o en emisiones de partículas con una determinada energía cinética. Esto se produce variando la energía de sus electrones (emitiendo rayos X) o de sus nucleones (rayo gamma) o variando el isótopo (al emitir desde el núcleo electrones, positrones, neutrones, protones o partículas más pesadas), y en varios pasos sucesivos, con lo que un isótopo pesado puede terminar convirtiéndose en uno mucho más ligero, como el uranio que, con el transcurrir de los siglos, acaba convirtiéndose en plomo.

La radiactividad se aprovecha para la obtención de energía nuclear, se usa en medicina ( radioterapia y radiodiagnóstico) y en aplicaciones industriales (medidas de espesores y densidades, entre otras).

La radiactividad puede ser:

  • Natural: manifestada por los isótopos que se encuentran en la naturaleza.
  • Artificial o inducida: manifestada por los radioisótopos producidos en transformaciones artificiales.

Radiactividad natural

En 1896, Henri Becquerel descubrió que ciertas sales de uranio emiten radiaciones espontáneamente, al observar que, cuando colocaba placas fotográficas envueltas en papel negro cerca de estos minerales, los rayos-X velaban la placa a pesar de su envoltorio opaco, descartando que se tratara de una propiedad de los materiales fosforescentes.

El estudio del nuevo fenómeno y su desarrollo posterior se debe casi exclusivamente al matrimonio de Marie y Pierre Curie, quienes encontraron otras sustancias radiactivas: el torio, el polonio y el radio. La intensidad de la radiación emitida era proporcional a la cantidad de uranio presente, por lo que los Curie dedujeron que la radiactividad era una propiedad atómica. El fenómeno de la radiactividad se origina exclusivamente en el núcleo de los átomos radiactivos. Se cree que se origina debido a la interacción neutrón-protón. Al estudiar la radiación emitida por el radio, se comprobó que era compleja, pues al aplicarle un campo magnético parte de ella se desviaba de su trayectoria y otra parte no.

Pronto se vio que todas estas reacciones provienen del núcleo atómico que describió Ernest Rutherford en 1911, quien también demostró que las radiaciones emitidas por las sales de uranio pueden ionizar el aire y producir la descarga de cuerpos cargados eléctricamente.

Con el uso del neutrón, partícula teorizada en 1920 por Ernest Rutherford, se consiguió describir la radiación beta.

En 1932, James Chadwick descubrió la existencia del neutrón que Rutherford había predicho en 1920, e inmediatamente después Enrico Fermi descubrió que ciertas radiaciones emitidas en fenómenos no muy comunes de desintegración son en realidad neutrones.

Other Languages
Afrikaans: Radioaktiwiteit
Alemannisch: Radioaktivität
aragonés: Radioactividat
asturianu: Radiactividá
azərbaycanca: Radioaktivlik
Boarisch: Radioaktivität
беларуская (тарашкевіца)‎: Радыяактыўнасьць
български: Радиоактивност
bosanski: Radioaktivnost
čeština: Radioaktivita
Ελληνικά: Ραδιενέργεια
Esperanto: Radiaktiveco
estremeñu: Radioatividá
français: Radioactivité
Nordfriisk: Radioaktiwiteet
hrvatski: Radioaktivnost
Kreyòl ayisyen: Radyo-aktivite
interlingua: Radioactivitate
Bahasa Indonesia: Peluruhan radioaktif
íslenska: Geislavirkni
italiano: Radioattività
日本語: 放射性崩壊
한국어: 방사성 붕괴
Limburgs: Radioactiviteit
lietuvių: Radioaktyvumas
latviešu: Radioaktivitāte
македонски: Радиоактивност
മലയാളം: ആണവവികിരണം
Bahasa Melayu: Reputan radioaktif
Plattdüütsch: Radioaktivität
Nederlands: Radioactiviteit
norsk nynorsk: Radioaktivitet
پنجابی: تابکاری
português: Radioatividade
Runa Simi: Illanchaykuy
rumantsch: Radioactivitad
română: Radioactivitate
srpskohrvatski / српскохрватски: Radioaktivnost
slovenščina: Radioaktivnost
српски / srpski: Радиоактивност
Kiswahili: Unururifu
Türkçe: Radyoaktivite
українська: Радіоактивність
oʻzbekcha/ўзбекча: Radioaktivlik
Tiếng Việt: Phóng xạ
中文: 放射性
Bân-lâm-gú: Hòng-siā-sèng
粵語: 核衰變