Rabel

Rabel
Rebec fiddle.jpg
Características
Clasificación Instrumento de cuerda frotada
Instrumentos relacionados
Músicos Pedro Madrid, Paco Sobaler, Antonio Gómez Morante (Lin el Airoso), Esteban Bolado, Alfredo González Largo
[ editar datos en Wikidata]

El rabel es un instrumento musical pequeño compuesto por tres cuerdas solas que se tocan con arco, de uso popular en la Edad Media en la península ibérica, traído por los árabes y extendido especialmente por la cordillera Cantábrica (sobre todo en Cantabria, Palencia, Asturias y León, así como en Portugal, y en un ámbito más disperso en Ávila, Cáceres, Zamora, Burgos, La Rioja y Toledo), donde ha persistido como instrumento tradicional.

En América Latina, se encuentra en Panamá y en el sur de Chile, específicamente en la Isla Grande de Chiloé.[1]

Etimología

La Real Academia Española explica su procedencia del árabe hispánico rabáb, y este del árabe clásico رباب rabāb (rebeb, rabab, rubeba, rabe, etc). El uso del vocablo rabel está documentado en la península ibérica desde la segunda mitad del siglo XV, para aquellos instrumentos de cuerda que se frotaban, llegando a utilizarse para denominar a violas y violines, incluso en Suramérica, y consiguientemente, el detrimento de otros nombres en beneficio de este genérico.

También se le llama rebec, rebab, rebeca, rabeba, rubeba. En algunos territorios de la península ibérica se le conoce así mismo como arrabel, aunque este nombre designa también a un instrumento totalmente diferente, de los clasificados como idiófonos. Es el caso de la carrañaca, ginebra o huesera, en Castilla, o la bandurria d’ossos, en Cataluña. En estos casos, su denominación afirma la raíz etimológica grecolatina de rabel, ya que, arrabilar, es mover algo, como las manos, simulando el movimiento de un rabo. En lengua asturiana, rabil, se aplica a aquellos objetos que, como las manivelas, accionan algún movimiento mecánico. La colocación precedente de la vocal /a/ es un recurso gramatical muy utilizado en varios puntos de la geografía peninsular, sin conexión alguna con la fórmula de articulación árabe.

Otros instrumentos utilizados en ese tiempo, que aunque son también de cuerda frotada, tienen características distintas, son: vihuela (escrito también viuela, vigüela e incluso vivuela —esta última forma documentada en el Poema de Alfonso Onceno: «el laúd iban tañiendo / estromento falaguero, / la vivuela entremetiendo / el rabé con el salterio»—), viela o viola de arco, también llamada fidle o fídula, giga, lira bizantina, etc.

En Cantabria, Asturias, Montañas de León y Montaña Palentina también es un instrumento muy arraigado, dónde diferencian la manera de tocarlo: si es sentado y sobre las piernas lo denominan bandurria o rabel purriego, si es apoyado en el pecho rabel o rabel campurriano. La designación rabel convive indistintamente con el término bandurria en ciertas comarcas de la Montaña Oriental de León y Fuentes Carrionas, si bien en estos lugares se ha perdido la técnica de sentado, aunque hubo testimonios de ello hasta los años 20 del siglo XX.

En Panamá, el Rabel es conocido como rabo de michu, cuya traducción al español sería rabo de gato, hasta el momento la teoría más aceptada sobre el origen de aquel nombre, es que las cuerdas del Rabel al ser frotadas emiten sonidos similares a los maullidos de los gatos al copular.[3]

Other Languages
brezhoneg: Rebed
català: Rabec
čeština: Rebec
Deutsch: Rebec
English: Rebec
euskara: Rabel
Frysk: Rebec
galego: Rabel
magyar: Rebek
italiano: Ribeca
日本語: レベック
Basa Jawa: Rebab
Mirandés: Rabeca
Nederlands: Rebec
norsk bokmål: Rebec
polski: Rebec
português: Rabeca
русский: Ребек
Simple English: Rebec
slovenščina: Rebek
svenska: Rebec