RMS Majestic (1914)

RMS Majestic
RMS Majestic, F. G. O. Stuart(cropped).jpg
El RMS Majestic.
Banderas
Bandera de Imperio alemán Blue Ensign del Reino Unido
Nombres
SS Bismarck
RMS Majestic
HMS Caledonia
Historial
Astillero Blohm & Voss, Hamburgo ( Alemania)
Clase Clase Imperator
Tipo Transatlántico
Operador White Star Line
Cunard White Star Line
Marina Real Británica
Iniciado 1913
Botado 20 de junio de 1914
Viaje inaugural 12 de mayo de 1922
Baja 29 de septiembre de 1939
Destino Siniestrado en 1939 en Rosyth, Escocia
Desguazado en 1943
Características generales
Desplazamiento 56 551 t de registro bruto
Eslora 291,3 m
Manga 30,5 m
Propulsión • 28 calderas de vapor
• 4 hélices
Potencia 100 000 CV
Velocidad • Crucero: 23 nudos
• Máxima: 23,5 nudos
Capacidad 2145 pasajeros:
• 750 en primera clase
• 545 en segunda clase
• 850 en tercera clase
Tomado por los británicos en 1920, en compensación por el hundimiento del HMHS Britannic durante la Primera Guerra Mundial.
[ editar datos en Wikidata]

El RMS Majestic fue un transatlántico británico llamado originalmente SS Bismarck, encargado por la compañía naviera alemana Hamburg America Line ( HAPAG) y construido en los astilleros Blohm & Voss de Hamburgo. Fue el tercero de la clase Imperator, diseñada a comienzos de la década de 1910 bajo la dirección de Albert Ballin, y tuvo como buques hermanos al SS Imperator y al SS Vaterland.

Una vez botado en 1914, no alcanzó a ser completado totalmente debido a la entrada de Alemania en la Primera Guerra Mundial, permaneciendo inacabado durante varios años. Nunca navegó bajo la bandera alemana, excepto en sus pruebas de mar en 1922. Después de la guerra, fue terminado por sus constructores alemanes, y entregado a los aliados bajo el concepto de las reparaciones de guerra establecidas en el Tratado de Versalles; siendo entregado a Gran Bretaña como compensación por el hundimiento del buque hospital HMHS Britannic. Fue remodelado, completado y renombrado como RMS Majestic (en inglés: Royal Mail Ship Majestic) a partir de 1922, convirtiéndose en el buque de línea más grande del mundo,[2]

Su tamaño y lujo permitieron al Majestic ser un barco muy popular y sirvió de forma exitosa a lo largo de la década de 1920, pero el comienzo de la Gran Depresión hizo que fuera cada vez menos rentable, siendo destinado de forma esporádica a la realización de cruceros. Consiguió mantenerse en servicio durante los primeros años de la década de 1930, antes de ser destinado al desguace.

Sin embargo, en 1936 la nueva compañía Cunard White Star Line, surgida de la fusión de Cunard con la White Star, vendió el buque a la Marina Real Británica, siendo renombrado como HMS Caledonia y destinado a la función de buque de entrenamiento de cadetes hasta que un incendio lo destruyó parcialmente tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en septiembre de 1939, hundiéndose en las costas de Escocia. Sus restos fueron finalmente desmantelados en 1943.

Historia

Concepción y construcción

photographie du profil de l'Imperator.
El Imperator, primero de una serie de transatlánticos alemanes destinados a ser los más grandes y lujosos del mundo. Posteriormente, tras la Primera Guerra Mundial sirvió bajo pabellón británico como RMS Berengaria.

A comienzos de la década de 1910, las compañías marítimas alemanas aspiraban a recuperar la dominación que habían mantenido a comienzos del siglo XX, que les había sido arrebatada por los transatlánticos de la Cunard Line y de la White Star Line, en particular por el RMS Lusitania y el Mauretania, así como por los buques de la clase Olympic.[4]

Para estos trasatlánticos, el tamaño y el confort son la prioridad. Ballin es consciente de que al zarpar desde Alemania, no pueden pretender competir con sus rivales británicos en velocidad. Pensaba compensar este problema proponiendo a los pasajeros un nivel de lujo superior, y para ello contactó con el arquitecto Charles Mewès, famoso por la decoración de prestigiosos hoteles.[6]

Botadura

Botadura del Bismarck el 20 de junio de 1914 (la roda está achaflanada en un sector para colocar el águila imperial como mascarón).

El 10 de junio de 1913, el primer buque de la serie, el Imperator, efectuó su travesía inaugural.[11]

La condesa Hanna von Bismarck, hija de Otto von Bismarck, fue la encargada de bautizar el barco durante su botadura el 20 de junio de 1914,[13]

Pocos días después de la ceremonia, el atentado de Sarajevo contra el archiduque Francisco Fernando de Austria desencadenó la Primera Guerra Mundial en Europa. El personal de los astilleros fue requisionado para contribuir al esfuerzo de guerra, y los trabajos cesaron en el barco. El inicio de las hostilidades paralizó la finalización del buque, el cual sin embargo ya estaba bastante avanzado pero no completamente equipado, y no se reemprendería hasta el final de la guerra. Una parte de los materiales previstos para su construcción fueron igualmente destinados a otros proyectos.

Reparaciones de guerra y cambio de destino

Durante la Primera Guerra Mundial, las compañías marítimas británicas vieron como sus barcos contribuían al esfuerzo de guerra, y perdieron varios de ellos. Debido a que la guerra fue desfavorable a Alemania, el Tratado de Versalles impuesto por los vencedores obligó a los germanos a ceder algunos de sus barcos para sustituir la flota perdida por los británicos en concepto de compensación de guerra. De este modo se selló el destino de los tres grandes transatlánticos ideados por Albert Ballin: el Vaterland fue requisado por los estadounidenses durante el conflicto y se mantuvo en su poder una vez finalizada la guerra, rebautizado como Leviathan. En cuanto al Imperator y el Bismarck, ambos fueron asignados a la Cunard Line y la White Star Line, dueños a partir de entonces de la mitad cada uno. El primero cambió de nombre a Berengaria; el segundo, aún en construcción, fue entregado a la White Star. Pocos años después, en aras de una mayor sencillez, cada empresa se convirtió en único propietario de la nave que explotaba comercialmente.[14]

La Cunard Line, principal rival de la White Star Line, había perdido el RMS Lusitania en 1915, hundido por un submarino alemán. Pero tras el final de la guerra, pudo restablecer rápidamente su supremacía en el transporte de pasajeros a través del océano Atlántico en menos de un año, con un servicio semanal de tres buques hacia Nueva York. El RMS Mauretania, RMS Aquitania y el SS Imperator (rebautizado como Berengaria), este último en compensación por la pérdida del Lusitania, ya navegaban de nuevo en el océano Atlántico como si la guerra no hubiera sucedido.

Cunard había perdido uno de sus buques insignia, pero la flota de la White Star Line había sufrido pérdidas mayores. El HMHS Britannic, buque gemelo del RMS Titanic se había hundido en 1916 por una mina en el canal de Kea, en aguas griegas, y el Oceanic también se perdió en 1914 tras encallar en la costa. La White Star Line heredó por tanto varios buques alemanes.[15]

Sin embargo, los buques alemanes asignados a la White Star, el SS Bismarck y el SS Columbus, aún no estaban completados. La construcción del Bismarck todavía debía continuar en los astilleros Blohm & Voss en Hamburgo, donde se había estancado durante cinco años. Los nuevos propietarios, sin embargo, enviaron expertos de Harland & Wolff en Belfast, los constructores habituales de la White Star Line, para supervisar el progreso de los trabajos. Un millar de trabajadores, luego duplicado, fueron movilizados. Los trabajos no obstante fueron realizados de mala gana, deliberadamente ralentizados e incluso saboteados.

El Majestic, a comienzos de los años veinte, una vez finalizada su construcción.

Los nuevos propietarios solicitaron modificar la propulsión original del buque (alimentado mediante calderas de carbón) para consumir gasoil, más económico. Los rumores de sabotaje por parte de los trabajadores alemanes surgieron cuando se produjo un incendio el 4 de octubre de 1920, sin consecuencias graves, y los materiales no siempre llegaban tan rápidamente como se esperaba, pero las obras continuaron.[17]

Los trabajos en el barco finalizaron el 28 de marzo de 1922, y fue entregado bajo el nombre de Bismarck. Cuando el capitán Bertram Fox Hayes y los oficiales de la White Star Line acudieron a Hamburgo para asistir a sus pruebas de mar, se sorprendieron al descubrir el casco del buque pintado con los colores de la HAPAG. Los camarotes más lujosos del navío por su parte habían sido decorados para permitir a la familia imperial alemana realizar un "crucero de la victoria", algo bastante incongruente a la vista de los acontecimientos recientes.[18] Por último, el comandante Hayes descubrió que su camarote se encontraba deliberadamente en malas condiciones de salubridad. Estos pequeños sucesos reflejaban el clima de tensión que acompañó la entrega del buque, y algunos afirmaban que el barco nunca abandonaría Alemania. En estas circunstancias, los británicos redoblaron su atención para satisfacer el orgullo de los fabricantes alemanes, autorizando a que el buque pudiera salir de su país en sus colores originales, y bajo el mando de Hans Ruser, comodoro de la HAPAG.

Las pruebas de mar se llevaron a cabo el 1 de abril y fueron satisfactorias para la empresa. El navío volvió a Alemania temporalmente para completar sus instalaciones. El 9 de abril, los británicos tomaron posesión completa del buque, que pronto se pintó con los colores de la White Star Line. La compañía se convirtió así oficialmente en dueña del mayor transatlántico del mundo, que puso rumbo a Southampton para comenzar su viaje inaugural.[19]

RMS Majestic

Las lujosas instalaciones del Majestic (en la fotografía se puede ver su gran salón), le aseguraron una gran popularidad en la década de 1920.

La White Star Line lo reacondicionó con los colores y el lujo característico renombrándolo como RMS Majestic, realizando su viaje inaugural el 12 de mayo de 1922 en la ruta Southampton- Cherburgo- Nueva York.[20]

La travesía inaugural del Majestic transcurrió sin incidentes: los pasajeros no obstante no fueron muy numerosos, 655 en total, y la velocidad del barco fue inferior a la esperada. Los periodistas se agolpaban por miles para presenciar su llegada a Nueva York. El viaje de vuelta fue más concurrido, ascendiendo el total de pasajeros a 1814.[21]

El RMS Majestic se unió así al veterano RMS Olympic, todavía uno de los barcos más estilosos en la ruta del Atlántico Norte, y el también recién estrenado RMS Homeric (otro navío alemán recuperado tras el conflicto) para completar un triple servicio semanal, en competición directa con los barcos de la Cunard Mauretania, Aquitania y Berengaria (el antiguo Imperator, y buque gemelo del Majestic).

De los barcos asignados a la ruta del Atlántico Norte, el Homeric es el más problemático de los tres, al ser más pequeño y lento, lo que redundaba en la regularidad del servicio, aunque los tres barcos gozaban de una buena popularidad.[22]

El Majestic, buque insignia de la White Star Line durante los años veinte, en una postal de 1922.
El Majestic en otra postal, en la década de 1920.

Desde el punto de vista de la velocidad, el Majestic y su barco hermano, el SS Leviathan puesto en servicio por la naviera United States Lines, no estaban destinados a capturar la « Banda Azul», mantenida desde 1909 por el RMS Mauretania. Sin embargo, la amenaza que representaban fue suficiente para que Cunard retirara este navío del servicio para remodelar a fondo su sala de máquinas y preservar así su superioridad.[25]

El Majestic fue el navío que transportó más pasajeros en 1923,[28]

Su prometedora carrera no obstante no estuvo exenta de incidentes, entre los que destacan una colisión con el Berengaria a finales de 1922, sin consecuencias graves.[31]

La situación financiera de la White Star empeoró a comienzos de la década de 1930, como consecuencia de la crisis tras el crack de 1929 y la Gran Depresión. A pesar del éxito del Majestic y el Olympic, la compañía tuvo que adaptarse a las nuevas circunstancias.[32] Ambos barcos comenzaron a alternar su servicio regular en la ruta del Atlántico con cortos cruceros, realizando cortas estancias de tres o cuatro días en Canadá zarpando desde Nueva York. En esta época, la Prohibición seguía en vigor en Estados Unidos, por lo que el buque también efectuaba travesías sin destino alguno, con el fin de permitir a sus pasajeros norteamericanos beber alcohol fuera de sus aguas territoriales.

El Majestic, en un dique flotante durante su mantenimiento.

A comienzos de la década de 1930, el Majestic comenzó a sufrir pequeños incendios de forma cada vez más frecuente, debido a una instalación eléctrica de mala calidad, que cada vez era más obsoleta. De hecho, estos incidentes eran igualmente frecuentes a bordo del Berengaria, con efectos a menudo devastadores, aunque los problemas fueron más limitados en el Majestic. Otro defecto que amenazaba la carrera del buque eran sus problemas estructurales, que seguían manifestándose en forma de pequeñas fisuras y de grietas en la zona ya afectada por la rotura de la superestructura en 1924.[33] La situación de la compañía seguía empeorando, aunque el Majestic volvió a figurar en primera plana en 1932, cuando transportó a la delegación británica de Reino Unido a los Juegos Olímpicos de 1932 en Los Ángeles.

La situación de las compañías navieras británicas siguió empeorando, y el gobierno presionó para lograr la fusión de la White Star y su rival Cunard, que formaron la Cunard White Star Line para hacer frente a los problemas económicos, fusión que tuvo lugar en 1934. A pesar de estos problemas, el Majestic figuraba entre los navíos a ser conservados tras la fusión,[35]

La llegada del RMS Queen Mary y los elevados costos de operación del Majestic conllevaron su retirada del servicio tras una carrera de catorce años.

Por entonces se planteó de nuevo la cuestión de la conservación del Majestic. La Cunard White Star disponía de un gran número de barcos excedentarios, y un nuevo buque insignia debía entrar en servicio en 1936, el RMS Queen Mary. Se hicieron fuertes esfuerzos para tratar de limitar los gastos de explotación del Majestic. Por ejemplo, se cerró su restaurante à la carte y se vendió el equipamiento sobrante de sus cocinas. Esto no fue sin embargo suficiente y se decidió deshacerse de uno de los dos gigantes construidos originalmente para la HAPAG.[38]

HMS Caledonia

Con el fin de atravesar el puente de Forth, las chimeneas y los mástiles del Majestic fueron recortados en Southampton.

El 15 de mayo de 1936, la Cunard White Star vendió el Majestic por 115 000 libras esterlinas a la firma Thomas Ward & Co. para su desguace. Sus chimeneas y mástiles tuvieron que ser recortados para pemitirle pasar por debajo del puente de Forth, en preparación para su último viaje.[42]

Comenzada la Segunda Guerra Mundial, los cadetes del HMS Caledonia fueron redestinados y el buque pasó a la reserva a la espera de una decisión por parte del Almirantazgo, que planeaba convertirlo en buque para el transporte de tropas. Permaneció así hasta el 29 de septiembre de 1939, día en que se incendió debido a uno de los recurrentes fallos eléctricos en un muelle de Rosyth hundiéndose en aguas someras y dándose definitivamente por perdido.[44]