Régimen polisinodial

Monarquía Hispánica durante la unión dinástica con Portugal.

Se denomina régimen polisinodial a la organización política propia del sistema autoritario vigente en la Monarquía Hispánica de los Austrias y desplazado a partir de la promulgación de los Decretos de Nueva Planta a principios del siglo xviii, que organizó la administración central en un conjunto de órganos colegiados que recibieron el nombre de Consejos, ya existentes o creados ex novo.[1]

Organización

Su origen se remonta a la Edad Media en los órganos consultivos de las coronas de Castilla, Aragón y Navarra. El mecanismo de funcionamiento básico era la elevación de una consulta al monarca, quien resolvía según su parecer.

Los Consejos fueron de tres tipos:

  1. Por un lado los que mantenían un ámbito competencial en todo el territorio del monarca, con indiferencia del reino: el Consejo de Estado, máximo órgano de asesoramiento presidido por el que lo fuera del Consejo Real de Castilla, el Inquisidor general y dos miembros del Consejo de Guerra, que era el segundo órgano consultivo, y el Consejo de la Inquisición.
  2. Los Consejos con funciones de gobierno en determinados territorios: Consejo Real de Castilla —y dentro de este, por razón de la materia, se encontraban el Consejo de las Órdenes Militares, el Consejo de Cruzada y el Consejo de Hacienda—, Consejo de Aragón, Consejo Real de Navarra, Consejos de Cámara de Castilla e Indias, Consejo de Indias, Consejo de Italia, Consejo de Flandes y Consejo de Portugal. Por orden de jerarquía, los de Castilla y Aragón eran, por ese orden, los preeminentes.
  3. Junto a los Consejos se encontraban las Juntas, de carácter menos importante y, en general, creadas para asuntos específicos y de duración determinada.
Other Languages