Régimen fluvial

El régimen fluvial es el comportamiento del caudal de agua en promedio que lleva un río en cada mes a lo largo del año. Depende del régimen pluviométrico, pero también de la temperatura de la cuenca (que determina la mayor o menor evaporación), del relieve (en especial, de las pendientes), la geología, la vegetación y la acción humana. El régimen fluvial también debe incluir los valores extremos en la meteorología de la cuenca, en especial, la frecuencia de crecidas y estiaje y el módulo con sus desviaciones, con el objetivo de realizar las obras de infraestructura adecuadas.

Caudal

El caudal de un río es la cantidad o volumen de agua que pasa por una sección determinada en un tiempo dado, generalmente un segundo. El caudal, pues, está en función de la sección (metros cuadrados) a atravesar por la velocidad a la que atraviese la sección en metros/segundo. Se expresa en litros o metros cúbicos por segundo (l/s o m3/s). El problema es determinar la velocidad, ya que es variable para cada punto del cauce, y aunque se pueden usar métodos de aproximación lo normal es considerar los datos ofrecidos por las estaciones de aforo como las instaladas por las confederaciones hidrográficas en España, que ofrecen periódicamente sus datos, o las que hay en otros países, tanto por instituciones públicas como privadas.

Se llama estiaje al menor caudal de un río, situación que suele repetirse, por lo general, todos los años en la misma época, especialmente en los países de las zonas templadas cuyas precipitaciones están determinadas por el ritmo de las estaciones. Este término procede de estío que significa verano ya que el idioma español se desarrolló en un país de clima mediterráneo, donde la época de aguas bajas en los ríos corresponde con el verano. De España, el concepto de verano térmico pasó a lo que podríamos llamar verano pluviométrico, ya que en la zona intertropical de América estamos hablando de climas isotermos, donde las distintas estaciones del año se distinguen por la mayor o menor cantidad de lluvias y no por su temperatura.

Y se llama crecida o creciente a la época o momento de mayor caudal. Las grandes crecidas de caudal de los ríos tienen que ver con la meteorología en mucho mayor grado que con la climatología. Las grandes crecidas de los ríos, aunadas a otros fenómenos, pueden dar paso a inundaciones, modificaciones del cauce (como exageración de los meandros o cambio de curso) y modificación del relieve por erosión o sedimentación en la cuenca.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Гідралягічны рэжым