Quid pro quo

Quid pro quo ( latín) es una locución latina que significa literalmente «quid en lugar de quo», es decir, la sustitución de una cosa por otra, «algo por algo» o «algo sustituido por otra cosa»;[1] en latín medieval, también quiproquo. Es una expresión que originalmente se refería a la confusión producida al usar el pronombre interrogativo/indefinido singular de género neutro quid (en caso nominativo) en lugar de usar quo (en caso ablativo). El sentido original de la locución es, pues, el acto de cometer un error gramatical. Con posterioridad se extendió su uso para indicar un error conceptual, o la confusión entre personas de gran parecido. En el Teatro, y desde la época romana, se convierte en un recurso dramático para crear situaciones de humor y conflicto que se producen por la confusión entre un personaje y otro, o entre un objeto y otro. Es la base, por ejemplo, del argumento de Menaechmi, de Plauto, en la que dos hermanos separados desde la niñez coinciden en Epidamno (en la Antigua Grecia; hoy Dürres, Albania) sin que ellos sepan de su mutua existencia, creándose toda clase de malentendidos. Esta obra es una posible adaptación de Los Iguales, de Posidipo, y a su vez dio lugar a otra adaptación en el siglo XVI, La comedia de las equivocaciones, de William Shakespeare.

El error de pensar que Quid pro quo» es Do ut des

En ocasiones nos encontramos con un mal uso en castellano de quid pro quo en lugar de do ut des, como en tantas ocasiones, por influencia del inglés. Esto sucede porque en inglés la expresión quid pro quo comenzó a aplicarse por error para referirse a la reciprocidad en un trato explícito o implícito, en un intercambio de favores, o en cualquier tipo de relación social o interpersonal, especialmente en las negociaciones en las que debe haber beneficios o cesiones equivalentes por cada parte; del modo en que se usan las expresiones castellanas «toma y dame» o «toma y daca» y las expresiones inglesas «What for what», «Give and take» y «This for that», en lugar de utilizar la locución latina apropiada para este caso, do ut des (doy para que me des).[2] Es decir, los anglosajones han cometido un «Quid pro quo» con la expresión «Quid pro quo».

Other Languages
català: Quid pro quo
čeština: Quid pro quo
Deutsch: Quid pro quo
English: Quid pro quo
euskara: Quid pro quo
français: Quid pro quo
galego: Quid pro quo
italiano: Quid pro quo
Bahasa Melayu: Quid pro quo
Nederlands: Quid pro quo
norsk bokmål: Quid pro quo
português: Quid pro quo
русский: Quid pro quo
Simple English: Quid pro quo
slovenčina: Quid pro quo
svenska: Quid pro quo
Tagalog: Quid pro quo