Queso

Pieza de queso.
Distintos quesos a la venta.

El queso es un alimento sólido elaborado a partir de la leche cuajada de vaca, cabra, oveja, búfalo, camello u otros mamíferos rumiantes. La leche es inducida a cuajarse usando una combinación de cuajo (o algún sustituto) y acidificación. Las bacterias se encargan de acidificar la leche, jugando también un papel importante en la definición de la textura y el sabor de la mayoría de los quesos. Algunos también contienen mohos, tanto en la superficie exterior como en el interior.

Para los antiguos griegos «el queso era un regalo de los dioses».[1] Hay centenares de variedades de queso. Sus diferentes estilos y sabores son el resultado del uso de distintas especies de bacterias y mohos, diferentes niveles de nata en la leche, variaciones en el tiempo de curación, diferentes tratamientos en su proceso y diferentes razas de vacas, cabras o el mamífero cuya leche se use. Otros factores incluyen la dieta del ganado y la adición de agentes saborizantes tales como hierbas, especias o ahumado. Que la leche esté o no pasteurizada también puede afectar al sabor.

Para algunos quesos se cuaja la leche añadiéndole ácidos tales como vinagre o jugo de limón. Sin embargo, la mayoría se acidifican en grado menor gracias a las bacterias que se le añaden, que transforman los azúcares de la leche en ácido láctico, a lo que sigue la adición de cuajo para completar el proceso de cuajado. El cuajo es una enzima tradicionalmente obtenida del estómago del ganado lactante, pero actualmente también se producen sustitutos microbiológicos en laboratorio. También se han extraído «cuajos vegetales» de varias especies de la familia de cardos Cynara.

La palabra queso procede del latín caseus (palabra derivada de la frase latina carere suerum, que significa carece de suero), luego, entre los legionarios se hizo famoso el término formaticum (que significa moldeado), y la frase caseus formatus, llegó a significar queso moldeado. Así tenemos que al queso, en francés se le diga fromage, en italiano formaggio o en catalán formatge.

Es probable que la palabra latina caseus (queso) y la frase latina carere suerum (carece de suero), tengan un origen lingüístico indoeuropeo, procedente de la palabra kwat, que significa para fermentar, se agria.

Historia

Variedad de quesos.

El queso es un alimento antiguo cuyos orígenes pueden ser anteriores a la historia escrita. Su fabricación se extendió por Europa y se había convertido en una empresa sofisticada ya en época romana. Cuando la influencia de Roma decayó, surgieron técnicas de elaboración locales diferentes. Esta diversidad alcanzó su cúspide a principios de la era industrial y ha declinado en cierta medida desde entonces debido a la mecanización y los factores económicos.

Desde las antiguas civilizaciones, el queso se ha almacenado para las épocas de escasez y se le considera un buen alimento para los viajes, siendo apreciado por su facilidad de transporte, buena conservación y alto contenido en grasa, proteínas, calcio y fósforo. El queso es más ligero, más compacto y se conserva durante más tiempo que la leche a partir de la que se obtiene. Los fabricantes de queso pueden establecerse cerca del centro de una región productora y beneficiarse así de leche más fresca, más barata y con menor coste de transporte. La buena conservación del producto permite a los fabricantes vender solo cuando los precios están altos o necesitan dinero. Algunos mercados incluso pagan más por quesos viejos, justo al contrario de lo que ocurre con la producción de leche.

Orígenes

Queso cottage. Posible aspecto de los primeros quesos.

Los orígenes de la elaboración del queso están en discusión y no se pueden datar con exactitud, aunque se estima que se encuentran entre el año 8000 a. C. (cuando se domestica la oveja) y el 3000 a. C.

Existe una leyenda que dice que fue descubierto por un mercader árabe que, mientras realizaba un largo viaje por el desierto, puso leche en un recipiente fabricado a partir del estómago de un cordero. Cuando fue a consumirla vio que estaba coagulada y fermentada (debido al cuajo del estómago del cordero y a la alta temperatura del desierto). Hay otros autores que señalan que el queso ya se conocía en la prehistoria, pero no se ha podido comprobar.

Leyendas aparte, probablemente surgió como una manera de conservar la leche, aplicándole sal y presión, antes de usar un fermento por primera vez, quizás al comprobar que los quesos hechos en estómagos de animales tenían una mejor y más sólida textura. Las pruebas arqueológicas más antiguas de la manufactura del queso se han encontrado en murales de tumbas del Antiguo Egipto, datadas sobre el 2300 a. C. Estos primeros quesos probablemente tendrían un fuerte sabor y estarían intensamente salados, con una textura similar a los quesos feta o requesón.

Las ovejas fueron domesticadas hace 12 000 años y en antiguo Egipto se cuidaban vacas y se les ordeñaban para tener la leche por lo que es lógico pensar que también harían quesos. La leche se conservaba en recipientes de piel, cerámica porosa o madera, pero como era difícil mantenerlos limpios, la leche fermentaba con rapidez. El siguiente paso fue el de extraer el suero de la cuajada para elaborar algún tipo de queso fresco, sin cuajo, de sabor fuerte y ácido.[ cita requerida]

Desde Oriente Medio, las habilidades en la manufactura del queso se introdujeron en Europa, donde climas más fríos hacían necesario menos cantidades de sal para la conserva. Con la reducción de sales y ácidos, el queso se convirtió en un ambiente propicio para bacterias y mohos, encargados de darle su sabor característico.

Época clásica

La mitología de la Antigua Grecia atribuía a Aristeo el descubrimiento del queso. En la Odisea de Homero ( siglo VIII a. C.) se describe a un Cíclope haciendo y almacenando quesos de oveja y cabra.

En los tiempos de la Antigua Roma era un alimento que se consumía a diario, y su proceso de fabricación no distaba demasiado a como se hace actualmente fuera del ámbito industrial. En el Re Rustica de Columela (cerca del 65 d. C.) se detalla la fabricación de quesos con procesos que comprenden la coagulación con fermentos, presurización del cuajo, salado y curado. La Naturalis Historia de Plinio el Viejo ( 77 d. C.) dedica un capítulo (XI, 97) a describir la diversidad de quesos consumidos por los romanos del Imperio. Sostenía que los mejores eran los galos procedentes de Nimes, aunque no se podían conservar demasiado tiempo y debían consumirse frescos. Los quesos de los Alpes y Apeninos tenían una variedad tan considerable como hoy en día. De los extranjeros, Plinio prefería los de Bitinia, en la actual Turquía.

El legado de Roma en Europa

Queso parmesano, elaborado tradicionalmente desde la Edad Media.

Roma extendió sus técnicas en la manufactura del queso por gran parte de Europa, introduciéndolas en regiones sin conocimiento de ellas hasta el momento. Con el declive de Roma y el colapso en el comercio de grandes distancias, la diversidad del queso en Europa aumentó sensiblemente, con distintas regiones desarrollando sus propias tradiciones distintivas. Francia e Italia son los países con una mayor gama de tipos de queso distintivos actualmente, con unos 400 tipos aproximadamente cada uno. Muestra de ello es el proverbio francés que sostiene que hay un queso francés diferente para cada día del año, como también la cita del presidente francés Charles de Gaulle “¿Cómo es posible gobernar un país en el que hay 246 clases de queso?”.[2]

A pesar de todo, los avances en la artesanía del queso en Europa progresaron lentamente en los siglos posteriores a la caída de Roma. Muchos de los que conocemos actualmente aparecieron como tales en la Baja Edad Media o después. Se conserva un documento del año 959 aparecido cerca de la ciudad de León, consistente en una relación de los quesos dispensados por el monasterio de Rozuela ( La noticia de kesos), y que supone una de las primeras manifestaciones escritas conocida de una lengua romance derivada del latín, que no puede considerarse ni lengua castellana ni lengua leonesa, sino que sería anterior a ambas.[4]

Tiempos modernos

Queso procesado en un supermercado actual.

A pesar de estar ligado a la cultura moderna europea y mediterránea, el queso era prácticamente desconocido en las culturas orientales, no había sido inventado en la América precolombina, y tenía un uso bastante limitado en África subsahariana, siendo popular y estando desarrollado solo en Europa, Oriente Medio y en las áreas fuertemente influenciadas por su cultura. Pero con la extensión, primero del colonialismo europeo, y después de la cultura occidental, poco a poco el queso se ha dado a conocer y se ha hecho popular en todo el mundo.

Queso producido en el estado de Querétaro, México.

La primera fábrica para la producción industrial del queso se abrió en Suiza en 1815, pero fue en los Estados Unidos donde la producción a gran escala empezó a tener realmente éxito. Se considera responsable de ello frecuentemente a Jesse Williams, propietario de una granja lechera de Rome, Nueva York, y que en 1851 empezó a fabricar queso en una cadena de montaje con la leche de las granjas cercanas. Durante décadas, fueron comunes este tipo de asociaciones entre granjas.

Los años 1860 mostraron las posibilidades de la producción de queso, y sobre el cambio de siglo la ciencia comenzó a producir microbios puros. Antes de esto, las bacterias se obtenían del medio ambiente o reciclando otras ya usadas. El uso de microbios puros significó una producción mucho más estandarizada. Se empezaron a producir lo que se denomina queso procesado.

La producción industrial de queso adelantó a la tradicional en la Segunda Guerra Mundial, y las fábricas se convirtieron en la fuente de la mayoría de quesos en América y Europa desde entonces.

Other Languages
Afrikaans: Kaas
Alemannisch: Käse
aragonés: Queso
Ænglisc: Cīese
العربية: جبن
ܐܪܡܝܐ: ܓܒܬܐ
مصرى: جبنه
asturianu: Quesu
Aymar aru: Kisu
azərbaycanca: Pendir
تۆرکجه: پنیر
башҡортса: Сыр
Boarisch: Kaas
žemaitėška: Sūris
беларуская: Сыр
беларуская (тарашкевіца)‎: Сыр
български: Сирене
বাংলা: চিজ
བོད་ཡིག: ཆུར་བ།
brezhoneg: Keuz (boued)
bosanski: Sir
буряад: Бисалаг
català: Formatge
нохчийн: Нехча
کوردیی ناوەندی: پەنیر
čeština: Sýr
Чӑвашла: Чăкăт
Cymraeg: Caws
dansk: Ost
Deutsch: Käse
Ελληνικά: Τυρί
emiliàn e rumagnòl: Furmàj
English: Cheese
Esperanto: Fromaĝo
eesti: Juust
euskara: Gazta
فارسی: پنیر
suomi: Juusto
Võro: Juust
français: Fromage
furlan: Formadi
Frysk: Tsiis
Gaeilge: Cáis
贛語: 奶酪
Gàidhlig: Càise
galego: Queixo
Avañe'ẽ: Kesu
ગુજરાતી: ચીઝ
Gaelg: Caashey
עברית: גבינה
hrvatski: Sir
Kreyòl ayisyen: Fromaj
magyar: Sajt
Հայերեն: Պանիր
interlingua: Caseo
Bahasa Indonesia: Keju
Ilokano: Keso
Ido: Fromajo
íslenska: Ostur
italiano: Formaggio
日本語: チーズ
Patois: Chiiz
la .lojban.: cirla
Basa Jawa: Kèju
ქართული: ყველი
қазақша: Ірімшік
ភាសាខ្មែរ: ប្រូម៉ាស
ಕನ್ನಡ: ಗಿಣ್ಣು
한국어: 치즈
Kurdî: Penîr
Кыргызча: Сыр
Latina: Caseus
Ladino: Kézo
Lëtzebuergesch: Kéis
Limburgs: Kieës
lumbaart: Furmai
lietuvių: Sūris
latviešu: Siers
मैथिली: छुर्पी
Basa Banyumasan: Keju
Baso Minangkabau: Keju
മലയാളം: പാൽക്കട്ടി
монгол: Бяслаг
मराठी: चीझ
кырык мары: Тара
Bahasa Melayu: Keju
Mirandés: Queiso
Nāhuatl: Tlatetzauhtli
Napulitano: Caso
Plattdüütsch: Kees
Nedersaksies: Keze
Nederlands: Kaas
norsk nynorsk: Ost
norsk bokmål: Ost
Nouormand: Fronmage
Diné bizaad: Géeso
occitan: Formatge
Livvinkarjala: Juusto
ଓଡ଼ିଆ: ଛେନା
Ирон: Цыхт
ਪੰਜਾਬੀ: ਪਨੀਰ
polski: Ser
پنجابی: پنیر
português: Queijo
Runa Simi: Kisu
română: Brânză
armãneashti: Cașu
русский: Сыр
русиньскый: Сыр
संस्कृतम्: दधिकम्
sardu: Casu
sicilianu: Furmaggiu
Scots: Cheese
srpskohrvatski / српскохрватски: Sir
සිංහල: කේජු
Simple English: Cheese
slovenčina: Syr
slovenščina: Sir
shqip: Djathi
српски / srpski: Сир
Seeltersk: Sies
Basa Sunda: Kéju
svenska: Ost
Kiswahili: Jibini
తెలుగు: జున్ను
тоҷикӣ: Панир
Türkmençe: Peýnir
Tagalog: Keso
Türkçe: Peynir
татарча/tatarça: Сырлар
тыва дыл: Быштак
українська: Сир
اردو: پنیر
oʻzbekcha/ўзбекча: Pishloq
vèneto: Formai
vepsän kel’: Sagud
Tiếng Việt: Pho mát
Winaray: Keso
ייִדיש: קעז
中文: 乾酪
Bân-lâm-gú: Chhì-juh
粵語: 芝士
isiZulu: Ushizi