Punto de inflamabilidad

El punto de inflamabilidad o punto de destello es el conjunto de condiciones de presión, temperatura, mezcla de gases en que una sustancia combustible|inflamable, normalmente un líquido, produce suficientes vapores que al mezclarse con el aire, se inflamarían al aplicar una fuente de calor (llamada fuente de ignición) a una temperatura suficientemente elevada. Una vez retirada la fuente de ignición pueden ocurrir dos cosas: que se mantenga la combustión iniciada, o que se apague el fuego por sí solo. Generalmente ocurre lo segundo, dado que la generación de vapores no suele ser suficiente como para mantener la reacción. La iflamabilidad suele estar en diferentes combustibles.

No debe confundirse el punto de inflamabilidad con el punto de ignición o de inflamación, ni con el punto de autoignicion o autoinflamación. En el punto de ignición la tasa de producción de vapores es lo suficientemente alta como para que se mantenga la llama por sí misma al retirar la fuente de calor externa. En el punto de autoignición o autoinflamación, la sustancia empieza a arder de forma espontánea, sin necesidad de una fuente de calor externa. Ni el punto de inflamación ni el punto de ignición dependen de la temperatura de la fuente de ignición, que es usualmente mucho mayor.

Si se consideran unas condiciones normales de presión (presión atmosférica normal de 101,3 kPa), esas condiciones se reducen a una temperatura mínima y una proporción determinada de vapor de combustible en el aire ambiente, que puede darse en una pequeña parte del mismo. Son importantes tanto la temperatura como la proporción de la mezcla. De hecho la temperatura puede ser relativamente baja, la mayoría de las veces inferior a las normales en el ambiente, pero a esa temperatura los combustibles líquidos empiezan a desprender vapores que, al mezclarse con el oxígeno del aire u otro comburente, pueden dar las condiciones, para que cualquier chispa que alcance la temperatura de ignición necesaria, inicie el fuego. Entre estas condiciones es fundamental la proporción de los gases con el aire y, tanto si la proporción de gases es escasa, como si es excesiva, no se producirá la ignición.

Para medir el punto de inflamabilidad se usa el aparato de Pensky-Martens.

Líquidos

El punto de inflamación es una característica descriptiva que se utiliza para determinar el riesgo de incendio de líquidos, y permite distinguir líquidos inflamables de líquidos combustibles. Los líquidos que tienen un punto de inflamación inferior a 37,8 o 60,5 ° C (100,0 o 140,9 ° F), dependiendo de la norma que se utilice, se llaman inflamables, mientras que los líquidos que tienen un punto de inflamación por encima de esa temperatura se llaman combustibles.

Other Languages
Afrikaans: Flitspunt
العربية: نقطة الوميض
български: Пламна точка
Deutsch: Flammpunkt
English: Flash point
français: Point d'éclair
Bahasa Indonesia: Titik nyala
日本語: 引火点
한국어: 인화점
македонски: Точка на палење
Bahasa Melayu: Takat kilat
Plattdüütsch: Flammpunkt
Nederlands: Vlampunt
norsk nynorsk: Flammepunkt
português: Ponto de fulgor
srpskohrvatski / српскохрватски: Tačka paljenja
Simple English: Flash point
slovenčina: Teplota vzplanutia
slovenščina: Plamenišče
српски / srpski: Tačka paljenja
svenska: Flampunkt
中文: 闪点