Punción lumbar

Punción lumbar en el adulto
Médico realizando el procedimiento de punción lumbar en un adulto en posición de decúbito lateral derecho. Se puede notar el uso de campo fenestrado (de color azul) para evitar la contaminación de los equipos con la piel circundante. Previamente se realizó la antisepsia con yodo-povidona y se administró anestesia local (lidocaína) para disminuir el dolor durante el procedimiento.

En medicina la punción lumbar o punción espinal, es un procedimiento que comúnmente se realiza para obtener muestras de líquido cefalorraquídeo (también llamado líquido espinal o cerebroespinal) con fines diagnósticos para un análisis bioquímico, microbiológico y citológico, pero que, en ciertas ocasiones, se realiza con fines terapéuticos para instilar fármacos antineoplásicos o para disminuir la presión dentro del sistema nervioso central. En menor grado, también ha sido utilizada para la administración de radionucléidos para la realización de cisternografía con fines diagnósticos oncológicos.

Consiste en la inserción de una aguja en el espacio subaracnoideo de la médula espinal (que es el que contiene el líquido cefalorraquídeo o líquido cerebroespinal) a nivel del espacio intervertebral entre la tercera y la cuarta vértebra de la columna lumbar del paciente adulto o entre la cuarta y quinta vértebra lumbar del niño (para evitar lesiones de los nervios de la cola de caballo cuya ubicación es más baja en los pacientes pediátricos).

Propósitos

El propósito más común para recoger una muestra de líquido cefalorraquídeo mediante una punción lumbar es confirmar o descartar la sospecha de meningitis, ya que no hay otra herramienta fiable con la que la meningitis pueda ser excluida y es a menudo una amenaza para la vida, pero una condición muy tratable.

Los niños pequeños comúnmente requieren punción lumbar como parte de la rutina para diagnosticar la fiebre sin motivo, ya que tienen un riesgo mucho mayor de meningitis que las personas de mayor edad y no siempre muestran signos de irritación meníngea.

En cualquier grupo de edad, una hemorragia subaracnoidea, hidrocefalia, hipertensión intracraneal, esclerosis múltiple y muchos otros diagnósticos pueden ser confirmados o descartados con esta prueba.

Other Languages