Pulsos binaurales

pulsos binaurales
Para experimentar la percepción de pulsos binaurales, es mejor escuchar este archivo con audífonos a un volumen moderado o bajo (el sonido debe ser fácilmente oido, pero no tan fuerte). Nótese que sonido aparece solo cuando es oído con ambos auriculares.
Pulsos binaurales a una altura base de 200 Hz, la frecuencia del pulso va de los 7 Hz a los 12,9 Hz.

Un pulso binaural es una ilusión auditiva percibida cuando dos ondas sinusoidales de tono puro, ambas con frecuencias menores a 1500 Hz, y con un diferencia menor a 40 Hz entre ellas, son presentadas a un oyente de manera dicótica, es decir, una a cada uno de los oidos.[2]

Historia

El término "binaural" significa, literalmente, "escuchar con dos oídos", y fue introducido en 1859 para referirse a la práctica de escuchar el mismo sonido a través de ambos oídos, o a dos sonidos discretos, uno en cada oído. No fue hasta 1916 que Carl Stumpf (1848-1936), filósofo y psicólogo alemán, distinguió entre la escucha dicótica, la cual se refiere al estímulo de cada oído con un sonido diferente, y la escucha diótica, la estimulación simultánea de ambos oídos con el mismo sonido.[4]

Tiempo después, aparentemente la escucha binaural se convertiría, sea dicótica o diótica, en el medio por el cual la dirección y geolocalización del sonido son determinadas.[6]

La consideración científica de la escucha binaural comenzó antes de que el fenómeno fuera tan conocido, principalmente con las ideas articuladas en 1792 por William Charles Wells (1757–1817), impresor y médico escocés-estadounidense del Hospital Saint Thomas, Londres. Wells buscó examinar y explicar teoricamente aspectos de la audición humana, incluyendo la forma en la cual la escucha con dos oídos en vez de uno podría afectar a la percepción del sonido, lo cual procedía de su investigación sobre la visión binocular.[8]

Subsecuentemente, entre 1796 y 1802, Giovanni Battista Venturi (1746 - 1822), médico, erudito, hombre de letras, diplomático e historiador de la ciencia, condujo y describió una serie de de experimentos con el fin de elucidar la naturaleza de la audición binaural.[14]

Sin embargo, ninguno de los contemporáneos a finales del siglo XVII y principios del XIX consideró su trabajo original digno de mención o atención, con la excepción de Ernst Florens Friedrich Chladni (1756–1827), un físico y músico alemán, el cual es apliamente citado como el padre de la acústica. Después de investigar el comportamiento de las cuerdas y láminas vibratorias y examinar la forma en como el sonido parecía ser percibido, Chladni reconoció el trabajo de Venturi's, estando de acuerdo con él de que la habilidad de determinar la localización y la dirección del sonido dependía de diferencias detectadas en un sonido entre ambos oídos, incluyendo la amplitud y frecuencia, subsecuentemente denotadas por el término "diferencias interaurales".[17]

Otras investigaciones históricas significativas en la audición binaural incluyen a aquellas de Charles Wheatstone (1802–1875), un científico inglés cuyas invenciones incluyen a la concertina y el estereoscopio, de Ernst Heinrich Weber (1795–1878), un físico alemán citado como uno de los fundadores de la psicología experimental y de August Seebeck (1805–1849), un científico de la Technische Hochschule hde Dresden, recordado por su trabajo en el sonido y la audición. Como Wells, estos investigadores intentaron comparar y contrastar lo que más tarde sería conocido como audición binaural, con los mismo principios generales de la integración binocular, especificamente los de la mezcla de color binocular. Ellos encontraron que la visión binocularno seguía las leyes de la combinación de colores desde diferentes bandas del espectro visible. En vez de ello, descubieron que cuando se presentaba un color diferente a cada ojo, ellos no se combinan, sino que a frecuentemente competían por la atención perceptual.[21]

Mientras tanto, Wheatstone conducía experimentos en los cuales presentaba un diapasón diferente a cada oído, declarando:

Es bien conocido que, cuando dos sonidos consonantes se escuchan al mismo tiempo, un tercer sonido resulta de las coincidencias de sus vibraciones, y que este tercer sonido, al cual se le conoce como el armónico de tumba, es siempre equivalente a la unidad, cuando los dos sonidos primitivos son representados por los números enteros más bajos. De acuerdo con esta premisa, selecione dos diapasones cuyos sonidos difieren por un intervalo constante, exceptuando la octava; coloque los costados de sus ramas, mientras están en vibración, cerca de un oído, de tal manera que éstos casi toquen el eje acústico; el armónico de tumba resultante será fuertemente audible entonces, combinado con los otros dos sonidos; coloque después un diapasón a cada oído, y la consonancia será escuchada mucho más rica en volumen, pero no serán percibidas las indicaciones audibles del tercer sonido.[22]

La referencia de Wheatstone a la fusión perceptual de los tonos armónicamente relaciones fue difectamente relacionada a los principios examinados por Wells. Sin embargo, las dos observaciones fueron ignoradas y permanecieron sin mención por los contemporáneos y subsecuentes investigadores alemanes de las décadas siguientes.

Los experimentos de Venturi fueron repetidos y confirmados por Lord Rayleigh (1842–1919), casi setenta y cinco años después.[30]

Otros investigadores de finales del siglo XVIII y principioes del XIX, los cuales fueron contemporáneos a Lord Rayleigh, también investigaron la significancia de la audición binarual. Estos incluyeron a Louis Trenchard More (1870-1944), un profesor de física, a Harry Shipley Fry (1878-1949), un profesor de química, ambos en la Universidad de Cincinnati, a H. A. Wilson y Charles Samuel Myers, ambos profesores de ciencia en el King's College de Londres y a Alfred M. Mayer (1836 - 1897), un físico estadounidense, cada uno de los cuales conducía investigaciones experimentales con la intención de descubir los medios por los cuales los humanos cercioraban de la locación, el origen y la direción del sonido, creyendo que esto era de alguna forma dependiente de la audición dicótica, lo cual se refiere al sonido a través de ambos oídos.[34]

La comprensión de como la diferencia en las señales de sonido entre ambos oídos contribuye al procesamiento auditivo, de tal forma que ésta posibilite la localización y la dirección del sonido, tuvo considerable progresión después de la invención del estetoteléfono diferencial, por Somerville Scott Alison en 1859, el cual acuñó el término 'binaural'. Alison basó su estetófono en el estetoscopio, un invento previo de René Théophile Hyacinthe Laennec (1781–1826).[35]

A diferencia del estetoscopio, el cual tenía solamente una pieza sencilla de fuente de sonid colocada sobre el pecho, el estetófono de Alison tenía dos separadas, permitiendo al usuario escuchar y comparar sonidos derivados de dos locaciones discretas. Esto le permitía al médico indentificar la fuente del sonido a través de la audición binaural. Subsecuentemente, Alison se refería a este invento como el "estetoscopio binaural", describiéndolo como:

…un instrumento que consiste de dos tubos, trompetas o estetoscopios, provistos con tazas recolectoras y pomos, uno para cada oído respectivamente. Los dos tubos son, por conveniencia, mecanicamente combinados, pero se puede decir que están acusticamente separados, dado que se toman precauciones para el sonido, una vez dentro de uno de los dos tubos, no se comunique con el otro.[37]

Other Languages
català: Pols binaural
italiano: Toni binaurali
Nederlands: Binaural beats
Simple English: Binaural beats
svenska: Binaural rytm
Tiếng Việt: Binaural beats