Puerto de Sevilla

Puerto de Sevilla
Port de Séville 310308-2.JPG
Parte de los atraques en el canal de Alfonso XIII.
Flag maritime sevilla.svg
Contraseña de la provincia marítima del puerto
Datos
País España
Situación Sevilla, río Guadalquivir
Tipo Fluvial
Operado por Autoridad Portuaria de Sevilla
Coordenadas 37°21′18″N 5°59′41″O / 37°21′18″N 5°59′41″O / -5.99472
Superficie 8,6 km² aproximadamente
Notas
Página web Sitio oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Puerto de Sevilla está situado al sur de la ciudad de Sevilla, en el estuario del río Guadalquivir y a 75 kilómetros de su desembocadura en el océano Atlántico. Actualmente es el único puerto comercial de interior de España.[2]

Historia

Monumento a la Milla Cero de la Tierra, dedicado a la primera circunnavegación del planeta, llevada a cabo por Juan Sebastián Elcano. El monumento es de 2010.
Antigua Grúa Fairbairn, ubicada en el Puerto de Sevilla.
Zona cercana a la antigua esclusa; en el centro, los Astilleros de Sevilla.
Vista general del Puerto de Sevilla desde el puente de Los Remedios, con el puente del V Centenario.
Plano del Puerto de Sevilla.
Panorámica del muelle de las Delicias.

Existen numerosos textos griegos y latinos que resaltan la importancia del puerto de la antigua ciudad de Híspalis, la actual Sevilla.[3]

El puerto aunaba el comercio de algunas de las grandes rutas de su tiempo: la mediterránea, la atlántico-europea y la atlántico-africana. En el siglo XIII, el rey Alfonso X señaló que a la ciudad venían diariamente barcos de Tánger, Ceuta, Túnez, Alejandría, Génova, Portugal, Inglaterra, Pisa, Lombardía y otros lugares. Además de las ventajas de su localización estaba el hecho de que era un puerto interior, lo que lo protegía de la piratería.

El desarrollo de las rutas atlánticas y mediterráneas y el comercio del oro, unido a la histórica alianza comercial de la ciudad con la potencia financiera de Génova, dieron origen a una etapa de progreso ininterrumpido que quedó cristalizada con el reinado de Pedro I. Realmente, el gran progreso comercial del siglo XV no afectó exclusivamente a Sevilla, sino que también influyó positivamente en el desarrollo de la actividad portuaria en toda la costa atlántica andaluza, desde Huelva hasta Cádiz. Es por ello por lo que fructificó en la zona la empresa colombina.

En 1503 los Reyes Católicos establecieron en Sevilla la Casa de la Contratación de Indias, que centralizaba en su puerto todo el tráfico marítimo castellano y aragonés con el Nuevo Mundo. No obstante, este monopolio quedó establecido de manera más inflexible para objetos preciosos como las perlas, el oro y la plata, mientras que otros productos, como la tela o los productos agrícolas, eran cargados también en otros puertos andaluces. De la rica área agrícola que rodea la ciudad se exportaron aceite de oliva y vino hacia América. También partieron de Sevilla casi todas las expediciones españolas de descubrimiento y de conquista de la primera mitad del siglo XVI.[4]

En esta época el puerto se encontraba situado en el Arenal, que era una explanada que se extendía entre las murallas y la orilla izquierda del Guadalquivir, entre la Puerta de Triana y la Torre del Oro. Hubo también unos pequeños astilleros donde se construían barcos de un máximo de 200 t.[4]

El declive del puerto empezó en el siglo XVII entre otros factores por las dificultades de navegación cada vez mayores por el canal del Guadalquivir debido al aumento de tonelaje de los barcos, las mejoras defensivas de la ciudad de Cádiz, la peste de 1649, la fijación de la cabecera de las flotas en Cádiz en 1680,[8]

Aunque el río fue importante para la instalación de algunas fábricas en la ciudad en el siglo XIX, apenas hubo instalaciones industriales cerca del puerto hasta la década de 1930. Una de las primeras empresas que se instaló en el puerto fue la compañía petrolera estatal CAMPSA, en 1929.[9]

Other Languages
Esperanto: Haveno de Sevilo
français: Port de Séville