Puerta de Toledo

Fachada sur (exterior) de la Puerta de Toledo.
Fachada norte (interior) de la Puerta de Toledo.

La puerta de Toledo era una de las puertas de acceso a la ciudad de Madrid.[2]

Fue la última puerta monumental erigida en el antiguo recinto de Madrid. Se construyó en el periodo que va desde los años 1813 y 1827, y fue restaurada por el Ayuntamiento de Madrid en 1995. Por su ubicación en la ciudad daba acceso desde el centro de la ciudad mediante la calle de Toledo a los caminos del sur de Madrid (Camino Real de Andalucía), tras cruzar el cauce del río Manzanares mediante el puente de Toledo y los Carabancheles.

Historia

Vista de la puerta en el tomo X del Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar de Pascual Madoz, publicado en 1850, dibujo de Urrabieta y grabado de Burgos.

El Madrid medieval era una ciudad amurallada con accesos controlados a la misma. Estos accesos se denominaban Puertas. A medida que la ciudad fue creciendo en tamaño la muralla quedaba inmersa en la población y las nuevas puertas se iban trsladando. Las diversas puertas de Toledo se fueron colocando a lo largo del eje marcado por la calle de Toledo.

Las primitivas puertas de Toledo

Ya en la primitiva cerca de la ciudad construida en el siglo XV existió una puerta de acceso denominada de Toledo (ubicada en las cercanías del Hospital de la Latina), de donde partía el camino que iba a la vecina ciudad Toledo. Esta primera Puerta de Toledo se encontraba situada en la confluencia de la calle de Toledo y la de Santa Ana. Esta puerta está rodeada de una muralla que se prolongaba hasta Embajadores, cruzaba Lavapiés y corría, vía Magdalena, hasta la plaza de Antón Martín (lugar donde se encontraba la Puerta de Antón Martín). En 1625, al construirse la cerca de Felipe IV, se levantó una segunda puerta, situada algo más cerca del centro de la ciudad que la actual, en la calle de Toledo. Se encontraba situada cerca del Casa-Matadero y por ella circulaban numerosas reses dedicadas al sacrificio y destinadas finalmente al abasto de carne (ubicados en un cerro denominado Rastro).[3] En los aledaños de la Puerta se instalaron industrias de curtido de pieles y marroquinería. El material de esta Puerta era de ladrillo, como aparece representada en el plano de Texeira.

El periodo napoleónico

Fotografía de J. Laurent de la Puerta de Toledo en 1865. Se observa a sus costados la cerca que aún circundaba Madrid en aquella época.

Los primeros proyectos de construcción de la puerta actual se remontan a la época de ocupación napoleónica, durante el periodo de José Bonaparte, cuando se ordenó su diseño para adecentar la entrada a Madrid por el antiguo camino real de Andalucía. Este primer proyecto no llegaría a ejecutarse puesto que, tras la expulsión de José Bonaparte, las autoridades municipales encargaron un nuevo diseño al arquitecto Antonio López Aguado, que proyectó la puerta como un arco triunfal dedicado al restaurado Fernando VII. Tras el derribo de la vieja Puerta de toledo, la nueva puerta fue trasladada a su emplazamiento actual en el año 1813, año en el que comenzó la construcción de la actual puerta de Toledo que se terminó en 1827. Debajo de ella se enterró, en forma de cápsula del tiempo, un cofre con diversas monedas de la época, guías de Madrid, calendarios y constituciones del gobierno de José I.[6]

Ensanche de Madrid

Ya en el siglo XIX, se prohibió el acceso de animales al recinto de la ciudad que no fuese por la Puerta de Toledo.[8] Tras los estudios presentados en 1868 sobre el Ensanche de Madrid por Carlos María de Castro, la Puerta de Toledo quedaba ya inserta en la ciudad desapareciendo definitivamente su carácter de Puerta de acceso a la ciudad. Parte de las instalaciones de la antigua Casa-Matadero, al ser trasladadas al Matadero de Legazpi se convierte en Mercado Central del Pescado. Se instala en 1848 la Fábrica de Gas (conocida popularmente como el Gasómetro) en sus cercanías.

Actualidad

En la actualidad la Puerta de Toledo es considerada un monumento de la ciudad. Las restauraciones realizadas por el Ayuntamiento de Madrid en 1995 permiten que recobre parte del aspecto original. No obstante, la pérdida de protagonismo que ha ido sufriendo la calle de Toledo a lo largo del siglo XX, y la disminución de tráfico rodado a lo largo del eje Ronda de Toledo - Bailén, han ido dejando la puerta como monumento visitable.[9] La ubicación del Mercado Puerta de Toledo y de la cercanía del actual Rastro de Madrid le convierten en un signo distintivo de la ciudad de Madrid.

Other Languages
Esperanto: Pordo de Toledo
euskara: Toledoko atea
français: Puerta de Toledo
עברית: שער טולדו
italiano: Porta di Toledo
português: Puerta de Toledo