Puerta de Europa

Puerta de Europa
Puerta de Europa.002 - Madrid.JPG
Información general
Uso(s) Oficinas
Estilo arquitectura postmoderna
Dirección paseo de la Castellana (189 y 216)
Localización Madrid
Coordenadas 40°27′59″N 3°41′16″O / 40°27′59″N 3°41′16″O / -3.6877777777778
Inicio 1989
Finalización 1996
Propietario Realia (torre este) y Bankia (torre oeste)
Altura
Altura arquitectónica 113,8 m
Plantas 26
Ascensores 8
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Philip Johnson y John Burgee
Promotor Kuwait Investments Office
Constructor Fomento de Construcciones y Contratas
Ingeniero estructural Leslie E. Robertson Associates, RLLP, Nueva York
Contratista Fomento de Construcciones y Contratas
Referencias
[1]
[ editar datos en Wikidata]

Puerta de Europa son dos rascacielos inclinados de oficinas con una altura de 114 metros y 26 plantas ubicados en la plaza de Castilla de Madrid ( España). También son conocidas popularmente como Torres KIO debido a que fueron promovidas en gran medida por la empresa kuwaití KIO, acrónimo de Kuwait Investment Office. Son las segundas torres gemelas más altas de España, tras las Torres de Santa Cruz en Santa Cruz de Tenerife. Están inclinadas la una hacia la otra 14,3 grados con respecto a la vertical y fueron los primeros rascacielos inclinados del mundo.[2]​ Las torres fueron construidas entre 1989 y 1996 y diseñadas por los arquitectos estadounidenses Philip Johnson y John Burgee. La ingeniería del proyecto corrió a cargo de Leslie E. Robertson Associates y la construcción por Fomento de Construcciones y Contratas.

Vistas desde el sur, la torre de la izquierda pertenece a Bankia (anteriormente Caja Madrid) mientras que la torre de la derecha pertenece a la inmobiliaria Realia. Entre las torres discurre el paseo de la Castellana y se encuentra el intercambiador de transportes de Plaza de Castilla.

Diseño y arquitectura

Esquema de estructura en fachadas y funcionamiento del postesado.
Fachada inclinada con elementos triangulares perimetrales.

Las torres tienen forma de paralelepípedo y una inclinación de 14,3 grados que genera un vuelo de treinta metros y un solapamiento de base a cubierta de tan solo cinco metros, suficiente para la disposición de los últimos ascensores y para la vertical remarcada de la fachada.[3]

Para hacer frente a este reto arquitectónico se diseñó una estructura conformada por un núcleo de hormigón armado vertical capaz de soportar 35 000 toneladas y que alberga los ascensores, las escaleras y los sistemas de ventilación. Por otro lado, se emplean elementos triangulares perimetrales que dan rigidez a la estructura y eviten deformaciones; de ahí las cruces en las fachadas laterales y la vertical remarcada que divide las fachadas principales.[4]

Como el peso final tiende a volcar el edificio hacia el paseo de la Castellana, unos cables unen la parte alta del edificio con un contrapeso subterráneo por el lado opuesto. El contrapeso es un dado de hormigón de 60 x 10 x 10 metros y de 14 400 toneladas.[5]

Es por ello que todas las plantas son distintas porque va cambiando la posición del núcleo vertical respecto al rectángulo de base. El primer grupo de cuatro ascensores llega hasta la planta 13 (si bien la ocupación por salas de máquinas llega hasta la planta dieciséis); los otros cuatro, desde la planta baja dan servicio a la planta 13 hasta a la 24. Los ascensores de la batería alta, en el recorrido directo hasta esa planta, disponen solamente de salidas de emergencia a los vestíbulos de servicio.[6]

Cada una de las plantas tiene una superficie de 1170 m² construidos, lo cual supone más de 63 000 m² de oficinas en total sobre rasante. La superficie total construida de ambas torres es de 125 000 m².[8]

Vista desde la Torre PwC.

Para la limpieza de los cristales se emplea una góndola diseñada especialmente para las torres y que costó 150 millones de pesetas.[10]

Por encima de este nivel de cubierta está el helipuerto que corona cada una de las torres. Estos helipuertos, de 20 x 20 m, están previstos para aparatos de hasta 4000 kg de peso y, catalogados como de uso privado, pueden ser usados para la evacuación de personas en casos de emergencia o seguridad.[10]

La fachada de las torres es un diseño que mezcla el vidrio, el aluminio y el acero inoxidable que conforma las grandes bandas brillantes. La propuesta original contemplaba el uso de vidrio y granito rosa de Porriño —material que enamoró a John Burgee en su visita a España—, pero se desechó por razones constructivas de exceso de peso.[10]