Pueblo Lo Barnechea

Lo Barnechea
Entidad subnacional
Iglesia Santa Rosa en 1900.jpg
Ubicación de Lo Barnechea
Coordenadas33°21′28″S 70°30′24″O / 33°21′28″S 70°30′24″O / -70.5066
 • PaísBandera de Chile Chile
 • RegiónMetropolitana
 • ComunaLo Barnechea
Eventos históricos 
 • Fundación1862
GentilicioBarnecheíno (a)
Huso horarioUTC -4
 • en veranoUTC -3
Patrono(a)Santa Rosa de Lo Barnechea

El Pueblo de Lo Barnechea fue un pueblo chileno que fue creado en la precordillera como parte de una hacienda agrícola fundada en el siglo XIX que prosperó gracias a las faenas de extracción de cobre desarrolladas en la mina La Disputada de Las Condes, ubicada a 14 km de Santiago de Chile. Actualmente se le considera un barrio de la comuna de Lo Barnechea producto de la conurbación del pueblo con la expansión urbana del sector nororiente de Santiago.

Historia

La historia de este poblado está asociado firmemente al desarrollo del poblado de la ciudad de Santiago, cuyo centro se encuentra a 23 kilómetros de distancia al oeste y con la que se conurbó en las década de los 1980s. La generación de una entidad administrativa como los fue la Dehesa del Rey y posteriormente de las labores de extracción minera, han marcado el devenir de este poblado. Mientras se producía la ´migración campesina a Santiago en los inicios del siglo XX, empezaron a llegar algunos de sus habitantes mientras otro se empleaban en las chacras del oeste de Santiago, aún no urbanizadas. Mientras la urbanización de la capital avanzaba al este, muchos de los antiguos inquilinos de estos predios agrícolas, migraron a Lo Barnechea también. Como fenómeno urbanístico, se empezó a producir una estratificación de los ocupantes del pueblo, los que se empezaron a llamar entre ellos mismos "antiguos" (ocupantes del plano cerca al Cerro 18) y nuevos, que empezaron a ocupar el cajón del río.

Apenas llegado Pedro de valdivia se produjo la primera usurpación en este valle.

Expulsan a los Huaicoches

Esta zona formaba parte del Butalmapu, llamándose "territorio junto a la nieve". Al crear Santiago, Pedro de Valdivia efectuó el primer acto expropiador[cita requerida] al Longko Huara Huara junto a sus caciques Guampilla, Roquingua, Vichato, Polobanda y Biticuna, realizado en 1541 para la fundación de Santiago. La fundación de Santiago fue el primer acto de usurpación ilegal de tierras mapuches, el que fue acompañado por el despojo de los Lof Mapu de los indios Huaicoches (en quechua: wayqu‘quebrada, véase Corrimiento de tierra)? y (en mapudungún: Che‘Gente’)? o sea gente del lugar de huaicos o inundaciones masivas), que tenían sus posesiones en las tierras ubicadas en las riberas del Río Mapocho, las que se comenzaron a denominar La Dehesa del Rey.[2]

Los Huaicoches a diferencia de otros no poseen calle alguna en la comuna que los recuerde.

Los españoles se quedan con la tierra

En 1583 el Cabildo de Santiago cedió a Francisco Páez de la Serna una porción de tierra que comprendía desde la actual Parroquia Santa Rosa de Lo Barnechea hasta la Quebrada del Ají, comprendiendo 10 hectáreas planas. La casa del patrón se encontraba en el actual Colegio San Esteban. Pasó de mano en mano en los años siguientes. Entre sus dueños se encontraron:

  • Jerónima Justiniano
  • Diego Rutal
  • Mateo de Lepe
  • Descendientes de Lepe hasta
  • Pedro Antonio de Lepe
  • José Antonio Bonechea

El primer propietario de estas tierras fue Antón Días, un soldado español que había venido con Diego de Almagro y que había sido compañero de batallas de Pedro de Valdivia. En 1559 obtuvo respuesta a su solicitud de 16 cuadras, al gobernador Rodrigo de Quiroga. Ya después de dos décadas más de solicitudes, era dueño de 62 mil cuadras. Es decir, era un predio que limitaba con Argentina al oriente, con el río Mapocho al norte y con el río Colorado al sur.[3]

Siglo XVIII

José Antonio Bonechea[5]

Apenas se instaló en el caserón del predio en 1771, Bonechea comenzó con problemas con su vecino el Conde de Sierra Bella, propietario de lo que es actualmente La Dehesa tratando de falsificar sus derechos de propiedad demostrando un pergamino falsificado de 1585 que demostraba que sus 10 hectáreas eran realmente 100 ha, ya que se le había borrado un cero.[6]

  • Ascendió a Pedro de Valdivia de Capitán General a General a secas.
  • Hizo a Paez de la Serna íntimo amigo de Valdivia en circunstancias de que no llegaba a Chile cuando Valdivia murió.
  • La firma del escribano Toro Mazotte no era ni similar.

No contento con este juicio, hizo aparecer otro pergamino en el que Diego Rutal compraba la hacienda a doña Jerónima pero con límites más anchos. La letra era la misma del documento anterior y el escribano se saltó el detalle que doña Jerónima no sabía firmar de acuerdo a los documentos de la época.[6]​Este engaño también se descubrió. Cuando el juez Losada procedió a tapar una acequia de la Hacienda Las Condes, que Bonechea ocupaba ilegalmente, éste procedió a insultarlo en plena audiencia, insultando hasta el sacerdote Diego Silva Trincado que oficiaba de Abogado del Conde de Sierra Bella. Lo acusó de contumelioso sentenciándolo al pago de $50 de la época.[6]

Durante 80 convulsos años estuvo la Hacienda en su propiedad hasta que en 1862 la adquirió mediante subasta don Francisco de Paula Barrenechea.[5]​ Junto a Bonechea llegó el primer miembro de la familia Maira.

Siglo XVII

Tras dos ventas consecutivas por muertes de la Hacienda Las Condes, su dueño el presbítero Ambrosio de Zavala, también propietario de Vitacura, vende el terreno al polémico y adinerado judío-portugués Pedro de Torres, en 18 mil 800 pesos. En aquel entonces (1675) las tierras tenían plena producción: viñas, molinos, animales y esclavos negros eran parte del fundo San José de la Sierra.

Es entonces que el impopular y arribista dueño, anuncia el matrimonio de su hija, con el hijo del Presidente de la Real Audiencia de Charcas, Cristóbal Messia y Valenzuela, quien por dote del matrimonio recibiría las tierras. Torres le pide eso si, que vaya a España a comprarle el título de Marqués de la Sierra. Sin embargo, su yerno vuelve con el título de Conde, pero a nombre de Diego, su padre; quedando Torres sin nada y solo con la esperanza de que su hija sea Condesa y la hacienda, su condado criollo.[3]

Siglo XIX

Los orígenes del pueblo de Lo Barnechea datan del siglo XIX (1862). En este periodo adquiere su nombre producto de la deformación del apellido de Francisco de Paula Barrenechea (en euskera: Barrenetxea‘La casa de atrás’)?, propietario de una gran hacienda del sector, padre del diputado del Partido Radical Manuel J. Barrenechea Naranjo.[9]​ Francisco de Paula era nieto del Coronel Pedro Barrenechea Barriga, prominente oficial militar de una tradicional familia de Concepción y que se destacó en la Independencia y posteriormente como diputado de ideas liberales. Francisco de Paula Barrenechea permitió el asentamiento de inquilinos en sus terrenos.

Ya en 1862, Barrenechea parcela, por lo que se esboza la Avenida Barnechea. Entre 1860 y 1870 ya están asentadas familias como los Araya, Guerra, Céspedes, Maira, Silva, Álvarez, González, Soza y Fernández.[10]​ En est década nacen los primeros niños barnecheínos puros.

Calle Lo Barnechea (vista hacia el sur), al fondo se ve el Cerro de Ramón.

Cada inquilino dio origen a una vasta familia. En su subdivisión de tierra se creó una calle con el nombre de cada una de las siete familias fundadoras. La calle El León rememora el viejo parador y Hostería de El León que recibía a los mineros tras sus largas jornadas de trabajo y que provocaba conflictos con las esposas que lo consideraban un lugar de perdición. En dicha calle vivían las hermanas Salfate, ya fallecidas, que sabían la historia del pueblo y sus habitantes: Blanca e Irene Griselda. Sus historias acerca de los míticos paseos a la Laguna del Viento en los contrafuertes cordilleranos y de la mitología local, avivaban las tardes de tertulia del pueblo. Sus descendientes todavía se ríen con dichos relatos.

Nace la segunda generación

Lindor Álvarez se casó con Nicolasa Dotte. De esa unión nacieron once hijos. Se casaron los hijos de los Maira. Posteriormente se unirían las dos familias a través del casamiento de dos Maira con don hijas de Don Lindor.[11]

En 1880 comenzó a construirse el camino a la Mina La Disputada de Las Condes. Tomara toda la década en completarse.[11]

En la década del 90 nacieron otra serie de conspicuos habitantes. Los hombres en edad de trabajar lo hacían en las Haciendas vecinas y en la Míneria.[11]

.... Barnechea tenía 418 habitantes con su población diseminada en Fincas y es una aldea al igual que Batuco (178 habitantes) , Quilicura (357 habitantes) , Apoquindo (354 habitantes) y "El Resbalón" (345 habitantes). La capital tenía entonces 256.403 habitantes....El principal asiento minero de Santiago era el rico mineral de Cobre, Plomo y Plata en una zona de alguna extensión distante a 40-50 km al este de Santiago.Presenta varias secciones: Cajón i cerro San Francisco, cajón de la Yerba Loca, Cajón de Arrayán. Siguen cajón de Los Piches, de Los Bronces, de Valenzuela, de Dolores , de Duarte" ....

Enrique Espinoza en su libro Geografía Descriptiva. 1897[10]

La Dehesa estaba en manos de la familia Dávila y Las Condes en las de Pastor Fernández Concha.[10]​Pastor Fernández era hijo de Pedro José Fernández Recio y de Rosa de Santiago Concha de la Cerda.

En 1895, el administrador de la Hacienda Las Condes, Rafael Herrera, escribió las Memorias sobre la Hacienda de Las Condes[13]

Bonechea.-—Fundo del departamento de Santiago, que se halla á 18 ó 20 kilómetros al Este de su capital. Queda sobre la ribera norte ó derecha del río Mapocho y contiguo al NE. del fundo de la Dehesa. Contiene junto á él un caserío de 480 habitantes. El nombre proviene de un apellido que unos lo dan como en el título, y otros dicen Barnechea y Barrenechea.

Hacienda Las Condes en el Siglo XIX

Al morir el cuarto Conde, el título pasó a línea femenina con María Josefa Messia y Aliaga, casada en Perú, con el Marqués de San Miguel de Hijar. La última Condesa sería Carmen de Santiago Concha y Vásquez, quien a mediados del siglo XIX le traspasa la propiedad a su esposo Pedro Fernández Concha, quien termina coronándose como propietario de todo el sector oriente de la capital, al ser también dueño de la chacra Lo Fontecilla y el fundo San Pascual. Fernández a su vez fue junto a su hermano Domingo y un grupo de inversionistas, el creador del Portal Fernández Concha, al costado sur de la plaza de Armas, llamado en ese entonces Portal Sierra Bella.[3]

Siglo XX

Partición de las tierras

El 18 de septiembre de 1910 aparece en El Mercurio un aviso de remate de la Hacienda de La Dehesa[14]​ Cada loteo de tierras agrícolas se acompañó de una migración de campesinos, los que se asentaron en el camino que corría en el ribera norte del Río Mapocho. Acualmente se llama Avenida Raúl Labbé. En la vereda norte se asentaron las familias más antiguas y una vez completa esta se empezó a llenar la vereda sur.[16]

José Fuenzalida Balbontín era un visionario y sabedor de la historia comprendió que los barrios altos crecían hacía donde salía el sol. Así que en 1942 propuso subdividir el sector en paños de terreno de 1.000-2.000 metros cuadrados.

La zona alrededor de la Iglesia La Sagrada Familia (de Las Pataguas),[14]

Se quedó con el sector Los Trapenses que luego vendió a la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (Trapense) para que hicieran allí su Convento.[14]

Posteriormente subdividió los terrenos a la vera del camino central de La Dehesa generando la Avenida La Dehesa en paños de 5.000 metros cuadrados, lo que generó un orden urbanístico. La compra de estos paños de tierra darían posteriormente para la construcción del Mall Portal La Dehesa.[14]

Primeros servicios

En 1900[19]

En 1904 llega José Gutiérrez Vidal, primer oficial del Registro Civil, quien tenía a cargo toda la recién creada Comuna de Las Condes. Esto prueba la importancia que tuvo Lo Barnechea desde su creación.[19]

En 1901 y por decreto supremo, se creó la Comuna de Las Condes, la que basándose en el mayorazgo de Sierra Bella, usó el título nobiliario de sus últimas dueñas y también el escudo de armas, adquirido en España por Cristóbal Messia para su padre.[3]

Relación con la actividad minera y agrícola

Quinta El León a principios de 1900.

Durante el primer cuarto del Siglo XX, el Pueblo Lo Barnechea dependía fuertemente de las actividades mineras de la Mina La Disputada, ya que el mineral era trasladado en carretas con yuntas de bueyes desde la mina hasta Las Puertas en el sector de la Plaza San Enrique. Otro tránsito importante[16]​era de suministros en recuas de mulas.

El pueblo de Lo Barnechea fue parada obligada de las recuas de mulas que trasladaban cobre desde la Mina La Disputada a Santiago. Esto permitió que su actividad económica creciera y que sus mineros, junto con inquilinos, se asentaran gradualmente en la zona. Cada una de estas familias está representada en el pueblo por miembros que forman parte activa de la comunidad actualmente, generando endogamia, lo que ha producido un alza de determinadas patologías entre sus miembros como Hipertensión arterial y Dislipoproteinemia

La Disputada

A 3 mil 500 metros sobre el nivel del mar, al interior de la cordillera, por donde comienza a nacer el río Mapocho, se encuentra este mineral, patrimonio histórico de Lo Barnechea.

De ahí su nombre Disputada, que se remonta al año 1916, cuando se forma la empresa que unifica todas las explotaciones que hasta entonces se hacían en el sector. Estos yacimientos, estaban dentro de la Hacienda de Las Condes.

Fue en 1862, cuando tres inquilinos del fundo Lo Barnechea descubrieron el mineral al cual llamaron Los Bronces. Dos de ellos, Zenón Ortiz y Guillermo Soto, apoyados por socios capitalistas, iniciaron de inmediato su explotación.

Frente a la noticia de este descubrimiento y gracias a la posterior conformación, en 1869 de la riqueza de estos yacimientos por parte de conocido cateador de Caleu, Nazario Olguín, se produce un gran interés en la explotación del mineral del sector. Así, un año después, 9 minas eran las que estaban en funcionamiento. Sin embargo, este mineral comenzó su explotación más sistemática y ya hacia 1880 era uno de los depósitos de cobre más importante del país, lo que impulsó a los dueños de las minas en funcionamiento a realizar una carretera que permitiera y facilitara el transporte del mineral extraído de las profundidades de la montaña.

Para ello, un grupo de dueños de minas formaron una sociedad. La gran mayoría de ellos, no tenían nada que ver con la zona y menos con sus descubridores. Disputada era una empresa con un interesante potencial de desarrollo, pero que estaba virtualmente quebrada, con instalaciones obsoletas y muy altos costos de producción. La gestión presentaba continuas pérdidas y su producción sólo alcanzaba las 30 mil toneladas de cobre fino al año.

A partir de 1952, la empresa estuvo en mano de capitales franceses pasando el año 1962 a manos del Estado Chileno, quien la compra en 5 millones de dólares a través de la Empresa Nacional de Minería.

Un año después de su adquisición, una avalancha sepultó la planta concentradora de Los Bronces, dejándola fuera de producción durante casi un año. El costo de su reconstrucción fue de 68 millones de dólares y la empresa conservó durante todo ese tiempo, el total de su fuerza laboral. La avalancha fue producto de un incendio causado al interior de la mina dejando 13 personas muertas.

El año 1988 y con mejores perspectivas de precio del metal, La Disputada inició un ambicioso programa de inversiones, de más de mil 100 millones de dólares, que culmina el año 2000. Ello le permite aumentar sustancialmente su producción y disminuir en forma notoria los costos de operación. Una tercera etapa de inversión de más de 300 millones dólares comienza el 2001.

Después de 24 años en manos de Exxon y con una inversión total de dos mil 200 millones de dólares, finalmente Disputada había despegado y se había transformado en una operación moderna, eficiente y en condiciones de potenciar la explotación de sus recursos. Es decir, era una empresa rentable.

Las Posadas

Las carretas de las antiguas minas de la Cordillera de Santiago y sus tripulaciones paraban donde los encontraba la noche. Pero habían posadas para tal efecto. Había una en Maitenes en el sector de La Ermita, la siguiente estaba en la Plaza San Enrique. Seguía la Posada "El Tropezón" que estaba en la conjunción de la Avenida Apoquindo con Avenida Las Condes. La última estaba en Avda. Apoquindo con Avenida Tobalaba.

Terminada una a la salida de Santiago llamada "El Resbalón". Tan peculiares nombres se derivaban del argot minero. Debido a las frecuentes peleas en las noches regadas por alcohol, eran frecuente las magulladuras y los hematomas. Cuando se encontraban en el camino se preguntaban por ellos. A manera de burla decían crípticamente: "Sufrí un resbalón o un tropezón".[16]

Muerte de Benjamín Labbé

En 1910 muere Benjamín Labbé y la Hacienda de La Dehesa junto al Fundo Lo Barnechea pasa a manos de su hermano Florindo. Este muere en 1924 con lo que se produce una seguidilla de subdivisiones[20]

Calles laterales

La calle principal todavía era de tierra con pircas y zarzamoras. De a poco, al subdividirse los terrenos se abre la necesidad de calles laterales. Una de las primeras fue la Calle Los Patos que miraba al poniente. La calle El León era el límite. Más allá estaba el Fundo La Dehesa. Se asume las costumbre de nombrar la calle con el nombre de la familia por donde pasa.[22]​ La calle El León tiene sus orígenes en una antigua Quinta de Recreo (El nombre de la Quinta de Recreo El León, se debe a un que en su acceso principal, colgaba una jaula metálica con un León amenazante -embalsamado- en su interior, que quedaba al centro frente a la barra) , de las tantas que hubo en determinada época en Barnechea y Vitacura. Esa Quinta era de bastante Recreo ya que allí hubo señoritas con actividades bastante movidas. Y quién era asiduo al lugar era El León de Tarapacá, como era conocido Don Arturo Alessandri Palma.

Se inaugura el andarivel

En 1924 se inaugura un andarivel[16]

Llegan los profesionales

Dr. Jaime Vidal en 1931.

Llega la primera oleada de profesionales con el Profesor (de Historia y Filosofía) Jorge Neut Latour y familia, quien instala su casa en la intersección de la calle 4 vientos con Lo Barnechea, casa que utilizo posteriormente la familia Meyer ( Restaurant München) y ahora la Municipalidad de Lo Barnechea. Esta casa fue el sitio de frecuentes reuniones políticas, con asistentes de la talla de Salvador Allende, Marmaduque Grove, Oscar Schnake (casado con Graciela Contreras Barrenechea, primera alcaldesa de Santiago y nieta de Don Francisco de Paula Barrenechea) y Manuel Mandujano.[23]​ Poco duró ya que fue deportado por Arturo Alessandri a través de Carlos Ibáñez del Campo en 1927.[nota 1]

Llega el Dr. Jaime Vidal Oltra, profesor de medicina legal,[nota 2]​ y las familias Dell'Orto y Del Porte.

Club Deportivo de Lo Barnechea

Fue fundado el 23 de diciembre de 1929 cuando el Club de Tiro Santa Rosa decidió crear un equipo de fútbol, llamándolo Club de Tiro y Deportes de Santa Rosa Barnechea, y en 1943 se cambió el nombre a Deportivo Barnechea, debido a un problema con el párroco de la Parroquia Santa Rosa, Alfredo Arteaga Barros. La razón social con que cuenta la institución hasta ahora, data del 14 de enero de 1993. Es club fundador de diversas Asociaciones de Fútbol Amateur de la zona. Su primer Director fue Ernesto Pizarro y su preceptora la Directora de Colegio Juana Rosa Silva. LOs ejercicios debían ser dominicales y en los días de fiesta de 8 a 1130 Am y de 1400 a 1730.

Comienza la migración campesina

A partir de 1930 y en relación a la depresión económica de 1929, empieza un fuerte proceso de subdivisión de las haciendas vecinas, desarraigando a los campesinos que vivían en ellas, algunos por generaciones.[25]

En 1932 se organiza el Centro de Ski de Farellones.[26]

Todo esto conlleva el desplazamiento de inquilinos cuya única profesión es la tierra y la mayor parte termina viviendo en el Pueblo de Lo Barnechea.

En el pueblo de Lo Barnechea no todos tienen su origen allí. Más de la mitad de la población. eran pobladores de Vitacura que vivían en quintas, cités y conventillos. Fueron replegados en la década de los 50 más hacia arriba, ya sea comprándoles sus viviendas, o por el antiguo y ruin recurso del incendio.

Locomoción colectiva

A partir de 1930 comienzan a llegar los primeros vehículos motorizados que se dedican a transportar pasajeros. Parten de la base tradicional de la locomoción de la zona es decir en la Posada que quedaba en las riberas del Canal San Carlos con Avenida Apoquindo. Ya en 1934 se establece un servicio regular.[27]

Eran dos autos Chrysler Turismo cuyo dueño era chofer además y era conocido como el Chemilico.[27]

En 1950 existían dos micros color crema, que pasaba una en la mañana y otra en la tarde. No había más. Cuando bajaban los carretones, de dos y hasta cuatro caballos que además tenían freno lo hacían por Vitacura. La primera parada era en Vitacura, casi frente al cruce entre esta calle con Costanera. Allí había un bebedero para animales y un emporio donde además se surtían de alimentos para llevar al pueblo.

En 1960, los hermanos Cabezas, hijos de un herrero de caballos que comenzaron con un camión en 1948, se trasladan a Lo Barnechea y ya a esas alturas eran dueños de una flota de micros del lugar. Dejan su modesta vivienda ubicada frente a Nuestra Señora del Rosario con Vitacura, donde hay ahora una callejuela. En los años 70, numerosas familias muy modestas de Vitacura, ya viven en Lo Barnechea.

Se lotea la Dehesa

José Fuenzalida vende su parte a Bernardo Larraín quien comienza a lotear parcelas de agrado en La Dehesa.[20]​ Cada loteo se acompaña con una migración forzada de campesinos quienes deben acomodarse entre la Avenida Raul Labbé y el Río Mapocho. La gente se subdivide entre los antiguos que están al norte de la avenida y los nuevos que están al sur de dicha avenida y el río. Pronto esta zona se saturará de campesinos forzados a migrar y la ribera sur se comenzará a poblar.

Aparecen las poblaciones

Con este crecimiento explosivo demográfico, se empezaron a organizar paños de terrenos y así aparecieron las primeras poblaciones dentro delpueblo: La primera fue la Cuatro Vientos, seguida por Las Rosas, El Tranque y la Rosa Ester.[20]

Corpanil

Entrada de CORPANIL en Lo Barnechea .

En la década de 1960 surge una excelente iniciativa para proteger niños con Trastorno encefálicos en la zona. La enfermera alemana Gisela Ohm quien regresa de su país devastado con la guerra, inaugura junto al Dr Wilhelm Kroll una institución destinada al cuidado y preservación de estos niños. El Director actual de este centro es el Dr. Mario López. Está situado en la calle Los Patos.[29]

Creación de la Comuna

Padre Alfredo Arteaga Barros junto a primer curso de la Escuela Parroquial en 1959.

La comuna de Lo Barnechea fue creada el 9 de marzo de 1946, como parte de una subdivisión administrativa de la comuna de Las Condes junto con Vitacura.

Actualmente la comuna se divide en diferentes sectores que han tomado fuerza a lo largo del tiempo, incluso plasmados en el plano regulador comunal. Lo Barnechea se divide en:

Pueblo Lo Barnechea: casco del antiguo pueblo ordenado sobre la base de las callejuelas de las familias clásicas.., Cerro 18 Norte, Cerro 18 Sur, Los Pitufos: por la serie de TV Los Pitufos enanos con casas muy pequeñas. Población Nebraska, La Ponderosa: por el Rancho de la serie de TV Bonanza, sus calles recuerdan a miembros de ella: San Lucas, Las Rosas, La Dehesa: la antigua tierra de los Huaycoches, usurpada por los españoles y denominada La Dehesa del Rey. Los Trapenses: recuerda al Convento de la Orden Trapense, que existió allí hasta los 90s. Muchas de sus calles llevan los nombres de sacerdotes de la Orden como Ted Ward, El Arrayán, La Ermita, Población Juan Pablo II: recuerda la visita a Chile del Papa Juan Pablo II en 1987.

Inundaciones de 1982

Población Juan Pablo II desde el Cerro 18. Esta zona se inundó completamente durante las inundaciones de 1982.

Hito importante fue la Inundación de 1982, que colocó a prueba la infraestructura del pueblo al dejarlo aislado porque el río Mapocho se llevó alguno de los puentes que lo comunican con Santiago. El año 1982 el río Mapocho subió mucho de nivel tras las lluvias, inundando las poblaciones ribereñas de Lo Barnechea, generando gran cantidad de albergados y desplazamientos de población (La mayoría de estos fueron reubicados forzosamente en la comuna de La Granja - actualmente La Pintana). Las mismas áreas que se inundaron fueron rápidamente pobladas con edificios nuevos. Los habitantes prehispánicos que habitaban el sector eran los Huaicoches, (en Mapudungún: Gente que vive en sector de Huaicos)?, (en quechua: wayko‘inundaciones periódicas rápidas y devastadoras’)?.

El año 1982 existió un megafenómeno del niño. Cada vez que existe este megafenómeno se asocia a huaicos en la zona cordillerana de Lo Barnechea. No se sabe cómo se comportará el próximo Niño Muy Fuerte y menos aún el próximo Mega Niño. Los episodios periódicos del síndrome oscilatorio climático de El Niño, que poseen de 9 a 12 milenios de antigüedad, debidos al calentamiento de las aguas superficiales del Pacífico, interfieren severamente en el clima generado por esta corriente, provocando disminuciones en la riqueza de los caladeros y fuertes inundaciones en las costas, así como aluviones (o huaicos) en los Andes.

Las mismas áreas que se inundaron fueron rápidamente pobladas con edificios nuevos en el lugar de inundaciones rápidas del río

Conurbación al Gran Santiago

Tras la modificación del Plan regulador que impedía la edificación en zonas rurales y siguiendo la tendencia de la clase alta socioeconómica, el sector agrícola de La Dehesa fue rápidamente construido, generando problemas desde el punto de vista de tránsito, al haber vías que no se ajustaban al número de automóviles que los usuarios tenían y del agua potable que está en relación al flujo del exangüe Río Mapocho.

Además se produjeron graves problemas socio económicos, al presionar las poblaciones marginales, fundamentalmente de las riberas del río, a construcciones de poco espacio, que los propietarios llamaba jocosamente "Los Pitufos" por su poca área aprovechable. Esto con el tiempo conllevó a un aumento de la tasa de criminalidad, alcoholismo y drogadicción en esta zona específica.

Relación urbanística con La Dehesa

El asentamiento de personas en La Dehesa, generó un acorralamiento del Pueblo de Lo Barnechea hacia los contrafuertes cordilleranos.

Caso Alice Meyer

El viernes 13 de diciembre de 1985 el pueblo fue conmocionado por un caso policial que estremeció al país: el asesinato de la joven deportista e hija del dueño del restorán München, Alice Meyer Abel, de 25 años quien apareció con el rostro fracturado a golpes y señas de violación en un canal del Parque El Sol, en La Dehesa. El caso se cerró en 1991 y el único reo de la causa, Mario Santander Infante, fue absuelto en todas las instancias judiciales.[34]

Población Cerro 18

Cerro Manquehue visto desde el Cerro 18 en Lo Barnechea.

La población Cerro 18 está dividida geográficamente en dos cerros los cuales son denominados como Cerro 18 Norte y Cerro 18.

Other Languages