Pueblo

Pueblo (del latín populus) es el conjunto de personas que integran una nación, aunque también puede entenderse como parte de un país, el de una región o el de una localidad, e incluso asimilarse al mismo concepto de país o de localidad (especialmente para una población rural).

No obstante, la definición de pueblo es muy compleja, polémica y no exenta de ambigüedad; y lo es desde los orígenes de los sistemas jurídicos y del pensamiento político occidental:

"Algunos hombres dicen que pueblo se llama a la gente menuda, así como menestrales y labradores, mas esto no es así, y antiguamente en Babilonia y en Troya, que fueron lugares muy señalados y ordenaron todas las cosas con razón y pusieron nombre a cada una según convenía, pueblo llamaron al ayuntamiento de todos los hombres comunalmente: de los mayores y de los menores y de los medianos, pues todos estos son menester y no se pueden excusar, porque se han de ayudar unos a otros para poder bien vivir y ser guardados y mantenidos."

Siete Partidas, Partida Segunda, Título 10, Ley 1. Alfonso X el Sabio, Corona de Castilla, 1265.

Tal definición se basa, como ese propio texto indica, en conceptos políticos de la antigüedad clásica; como el recogido por Marco Tulio Cicerón, quien definió pueblo como "la asociación basada en el consentimiento del derecho y en la comunidad de intereses" ( año 54 a. C.).[ cita requerida]. Sin embargo incluso en aquellas fechas -desde el tiempo de la República romana- se reconocía el doble uso del término, tal como es reflejado en la frase Senatvs Popvlvsqve Romanvs ( SPQR, el Senado y el Pueblo Romano) para designar a la totalidad de la población constituyente del Estado, en referencia a los patricios (que formaban el Senado) y a los plebeyos.

La continuidad de esa influencia tanto del derecho romano como del medieval permanece en las concepciones socio-legales actuales, en las que generalmente se entiende pueblo como el "concepto humano del Estado en el que cada uno de los integrantes tiene la titularidad no solo de derechos y obligaciones civiles, sino que además, de derechos y obligaciones políticos". [ cita requerida]

También puede entenderse como una identificación étnica ( racial o cultural), sobre todo en expresiones como pueblos primitivos o pueblos indígenas de la actualidad, o pueblos antiguos en épocas históricas pasadas.

En cambio, el concepto de pueblo en las naciones-estado modernas y sobre todo en las naciones de ciudadanos contemporáneas (muy plurales y heterogéneas en su composición demográfica, social, antropológica, y cultural, y que incluso ponen en valor esas diferencias) corresponde a un término propio del derecho constitucional:

We, the people of the United States...
Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos...

Nos los representantes de los pueblos de Colombia...

Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina...

La Nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas...

Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República...

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que reforma la de 5 de febrero de 1857. Artículos 2 y 40. 1917.[1]

Proteger a todos los españoles y pueblos de España...

La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Constitución española de 1978, Preámbulo y Artículo 1º, párrafo 2. Véase Pueblo español según la Constitución.

Sin embargo la confusión que el mismo libro de Siete Partidas reconoce continúa hasta el presente. Una definición lexicográfica habitual de pueblo como "todo grupo de personas que constituyen una comunidad u otro grupo en virtud de una cultura, religión o elemento similar comunes",[2] cubre no solo el conjunto de ciudadanos en su totalidad, sino cualquier subsección.

En concreto, el concepto de lo popular vinculado a los estratos sociales bajos o pueblo llano podría ser visto como un grupo (el constituido por "la gente menuda, así como menestrales y labradores" que indicaban las Partidas, o la gente común y humilde que indica el DRAE); pero un grupo especial que, cuando no es ignorado o despreciado por vulgar y rústico, es idealizado y valorado al considerarlo portador de unos teóricos y perennes valores populares; elementos identificadores del conjunto social (del pueblo en sentido amplio) de una forma más genuina o menos viciada que los de las clases dirigentes, élites o clases altas (que en ocasiones son las primeras en imitar los rasgos más tradicionales de lo popular - casticismo y costumbrismo-, a veces como simple moda, a veces con el propósito de frenar el cambio social). Tales serían costumbres ( costumbres populares), cultura ( cultura popular) u otros elementos distintivos, incluyendo los religiosos ( religiosidad popular, o la condición del cristiano viejo) y los artísticos ( folclore, música popular y arte popular); incluso los lingüísticos ( jerga, vulgarismo -vistos peyorativamente-), que (vistos apreciativamente) son el propio origen de las lenguas modernas como lengua vulgar o popular (caso de las lenguas romances frente al latín).

Vox populi, vox Dei. - La voz del pueblo es la voz de Dios.
Adagio latino medieval.[3]

La necesidad de confirmación por aclamación del pueblo de Roma a cada nuevo Papa elegido sigue haciéndose en la actualidad con la fórmula Habemus Papam, que debe pronunciarse ante la multitud congregada en la Plaza de San Pedro antes de que éste realice su primer acto oficial (discurso y bendición Urbi et Orbi).

Historia

Dos guerreros griegos en combate singular. Tras ellos hay carros de guerra. Fragmento de una crátera ática de figuras negras, Selinunte, siglo VI a. C. (contemporánea a las reformas de Clístenes). El equipamiento militar para el combate cuerpo a cuerpo (casco, lanza) es similar al que usarán los hoplitas, pero ellos luchan agrupados en falanges, y el escudo estará diseñado para proteger tanto al compañero de filas como al que lo lleva.

En la Antigua Grecia, el demos (en griego δῆμος,[5]

Buena parte de las reelecciones de los legisladores ( Licurgo, Solón, Clístenes) y los filósofos griegos ( Sócrates, Platón - República-, Aristóteles - Política, Constitución de los atenienses-, Jenofonte - Constitución de los lacedemonios, la República de los atenienses, que se le atribuía, aunque es obra de un Pseudo-Jenofonte-) [ cita requerida] fue sobre el significado y el papel que el demos y otros cuerpos sociales tenían o deberían tener en la polis o comunidad política.

SENATVS POPVLVSQVE ROMANVS, el Senado y el Pueblo Romano.

En la Antigua Roma, bajo las siglas SPQR, se identificaba a los dos cuerpos sociales y políticos constituyentes de la República Romana: el Senatus (traducible por senado) y el Populus (traducible por pueblo, léase [pópulus]; no debe confundirse con con Populus, nombre latino del género de árbol cuyo nombre vulgar es álamo o chopo). Aunque la definición de ambos es compleja y populus no es estricto sinónimo de plebs ( plebe), su plasmación en las instituciones iba pareja con los conceptos de patricios y plebeyos; los primeros el conjunto de gens aristocráticas que decían descender de antepasados heroicos e incluso divinos (que se enlazaban con los mitos de la guerra de Troya a través la Eneida); y los segundos teóricamente nacidos de la tierra. Los conflictos entre patricios y plebeyos, las reformas sociales y políticas (como las reformas de los Gracos), las guerras sociales y guerras civiles republicanas y posteriormente la imposición del principado de Augusto y el Alto Imperio romano; fueron transformando de forma radical esa oposición, que para la época del dominado ( Bajo Imperio romano) había sido sustituida por la oposición entre honestiores y humiliores.

La Edad Media europea occidental comenzó con el hecho decisivo de las invasiones bárbaras, que produjo la forzosa convivencia de multitud de pueblos de lenguas, etnia, religión y derechos marcadamente diferenciados. Política y socialmente, en amplios territorios (sobre todo en Hispania y Galia) se produjo la superposición de una minoría dirigente germánica sobre la mayoría de la población (hispanorromana o galorromana) en los reinos germánicos. Este hecho, sumado a las concepciones teóricas derivadas del cristianismo primitivo y la patrística (fundamentalmente el agustinismo político) fue formando la teoría triestamental que respondía a la sociedad estamental propia del feudalismo; en la que pueblo era casi siempre equivalente a pueblo llano, una de las expresiones con las que se designaba al tercer estado, compuesto en su mayoría por campesinos sometidos a la servidumbre del régimen señorial, junto a una exigua y marginal burguesía urbana poco diferenciada por riqueza, aunque en algunas ocasiones protagonizó revueltas que se consideran precedentes de las revoluciones burguesas (por ejemplo, en las ciudades italianas se hablaba de popolo grosso y popolo minuto -pueblo gordo y delgado-).[6]

Muerte de Wat Tyler, que puso fin a la revuelta popular inglesa de 1381. En la ilustración aparece también el rey Eduardo II de Inglaterra.

Tal situación cambió decisivamente con la crisis del siglo XIV, que abrió el paso a la dinámica social y política propia del Antiguo Régimen y la Edad Moderna. Frente a la monarquía feudal sin apenas poder por sí misma, que no era más que la cúspide de la pirámide del vasallaje; la concentración de poder en manos del rey y la cada vez más clara separación entre rey y reino definirá a las monarquías autoritarias, que en algunos casos no consiguieron superar un pactismo limitador y en otros llegaron a definirse como monarquías absolutas, teóricamente libres de toda atadura legal que obligara a respetar peculiaridades territoriales o estamentales, por lo que el rey considera bajo él a todos como súbditos.[7] El despotismo ilustrado del siglo XVIII marcará ese paternalismo del rey hacia el pueblo en un lema tan lapidario como fue:

Todo para el pueblo, pero sin el pueblo.
[8]
El pueblo de Madrid, entre cuyos tipos populares estaban los manolos y majas que retrataría Goya en el costumbrismo de sus diversiones y en la tragedia de su protagonismo histórico durante el levantamiento del Dos de Mayo de 1808, ya se había sublevado en 1766; pero en esa ocasión no contra el invasor francés, sino contra las medidas ilustradas del Marqués de Esquilache, en una coyuntura de crisis de subsistencias ( motín de Esquilache). En este grabado, los alguaciles detienen a los que no cumplían la Ordenanza de capas y sombreros (que pretendía impedir la costumbre popular de ir embozado) y los sastres recortan las capas y cosen las alas anchas para conseguir el sombrero de tres picos.

Un monarca ilustrado como Carlos III de España, refiriéndose a las resistencias populares al programa modernizador de sus ministros ( motín de Esquilache, 1766), dirá explícitamente: los pueblos son como los niños, que lloran cuando se les lava la cara.[9]

La Edad Contemporánea, edad histórica en que la historiografía ha querido ver un protagonismo más evidente del pueblo que en otras,[11] la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789) y las primeras Constituciones escritas de naciones-estado.

Other Languages
አማርኛ: ህዝብ
العربية: شعب
مصرى: شعب
azərbaycanca: Xalq
башҡортса: Халыҡ
беларуская: Народ
беларуская (тарашкевіца)‎: Народ
brezhoneg: Gwerin
bosanski: Narod
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Ìng-mìng
corsu: Populu
Чӑвашла: Халăх
dansk: Folkeslag
Deutsch: Volk
English: People
Esperanto: Popolo
eesti: Rahvas
euskara: Herri
فارسی: مردم
français: Peuple
furlan: Popul
Frysk: Folk
galego: Pobo
עברית: עם
hrvatski: Narod
Հայերեն: Ժողովուրդ
interlingua: Populo
Bahasa Indonesia: Rakyat
Ido: Populo
íslenska: Fólk
italiano: Popolo
日本語: 人民
Taqbaylit: Agdud
қазақша: Халық
한국어: 인민
къарачай-малкъар: Халкъ
Кыргызча: Эл
Latina: Populus
lingála: Ekólo
latviešu: Tauta
Malagasy: Vahoaka
олык марий: Калык
монгол: Ард түмэн
эрзянь: Раське
Nederlands: Volk
norsk nynorsk: Folkegruppe
norsk bokmål: Folkeslag
occitan: Pòble
ਪੰਜਾਬੀ: ਲੋਕ
polski: Lud
پنجابی: لوک
português: Povo
Runa Simi: Runa llaqta
română: Popor
русский: Народ
русиньскый: Народ
srpskohrvatski / српскохрватски: Narod
slovenščina: Narod
Soomaaliga: Dad
српски / srpski: Народ
svenska: Folk
தமிழ்: மக்கள்
тоҷикӣ: Халқ
Tagalog: Mga tao
Türkçe: Halk
татарча/tatarça: Халык
українська: Народ
oʻzbekcha/ўзбекча: Xalq
vèneto: Pòpoło
Tiếng Việt: Nhân dân
吴语: 人民
მარგალური: კათა
ייִדיש: פאלק
中文: 人民
Bân-lâm-gú: Jîn-bîn
粵語: 民眾