Publio Cornelio Escipión (cónsul 218 a. C.)

Publio Cornelio Escipión en ( latín, Publius Cornelius Scipio), muerto en 211 a. C., miembro de la gens Cornelia, fue un militar y estadista romano del siglo III a. C.. Fue hijo del consular Lucio Cornelio Escipión (cónsul 259 a. C.), y padre de Escipión el Africano.

Campaña en Italia

Fue elegido cónsul en 218 a. C., con Tiberio Sempronio Longo, en el primer año de la segunda guerra púnica. Habiendo recibido Hispania como su provincia, salió a la mar con su ejército desde Pisa a Massilia. A su llegada a este último lugar, se encontró con que Aníbal ya había cruzado los Pirineos, y había avanzando hacia el Ródano, pero como sus hombres habían sufrido mucho a causa del mareo, les permitió unos cuantos días de descanso, pensando que había tiempo suficiente para impedir que Aníbal cruzara el Ródano.

Pero la rapidez de los movimientos de Aníbal fue superior a la que el cónsul había anticipado. El ejército cartaginés cruzó el Ródano con seguridad, mientras que los romanos estaban aún en la desembocadura del río, y cuando Escipión marchó por la orilla izquierda del río, se encontró con que Aníbal ya había avanzado hacia el interior de la Galia; desesperanzado, por lo tanto, decidió navegar de regreso a Italia, y esperar su llegada en la Galia Cisalpina.

Pero como los romanos tenían ya un ejército de 25 000 hombres en la Galia Cisalpina, bajo el mando de dos pretores, Escipión decidió enviar a Hispania el ejército que había traído con él, bajo el mando de su hermano y legado, Cneo Escipión, y dejar con él solo a una pequeña parte de sus tropas. Esta sabia resolución de Escipión probablemente salvó a Roma, porque si los cartagineses hubieran mantenido su dominio indiscutible en Hispania, habrían podido concentrar todos sus esfuerzos en apoyar a Aníbal en Italia, y podrían haber enviado fuertes refuerzos después de la batalla de Cannas que habrían obligado a Roma a rendirse.

Después de que Escipión hubo desembarcado en Pisa, tomó el mando del ejército del pretor, e inmediatamente se apresuró en ir al encuentro de Aníbal, antes de que éste fuera capaz de recolectar refuerzos entre los galos cisalpinos. De esta forma, cruzó el Po a la altura de la colonia romana de Piacenza, y luego avanzó a lo largo de la margen izquierda del río en busca de Aníbal. Poco después de cruzar el Ticino, sobre el cual había construido un puente, su caballería y su infantería ligera, que él dirigía en persona, se encontró con la caballería de los cartagineses, también comandada por el propio Aníbal. El encuentro (denominado batalla del Ticino) se llevó a cabo y los romanos fueron derrotados. El propio cónsul recibió una grave herida, y sólo se salvó de la muerte por la valentía de su joven hijo, Publio, el futuro vencedor de Aníbal, aunque, según otros relatos, le debió su vida a un esclavo ligur.[1] P. Escipión se retiró a través del Ticino, destruyendo el puente detrás de él. Luego cruzó también el río, y finalmente se refugió en Piacenza.

Aníbal, que también había cruzado el Po, le ofreció batalla, que fue rechazada por Escipión, debido a la herida que le impidía tomar el mando de su ejército, y a que ya había decidido, además, esperar la llegada de su colega Sempronio Longo, quien había sido mandado llamar desde Sicilia para reunirse con él.

A la llegada de Sempronio, Escipión estaba acampado en las orillas del Trebia, después de haber abandonado su puesto de mando de Piacenza. Como Escipión continuaba discapacitado por su herida, el comando del ejército recayó en Sempronio. Este último, que estaba ansioso por obtener la gloria derrotando a Aníbal, resolvió dar combate, en oposición a los consejos de su colega. El resultado de la batalla del Trebia fue la completa derrota del ejército romano, que se vio obligado a refugiarse dentro de las murallas de Piacenza.

Other Languages