Psicoquinesis

La psicoquinesis, psicokinesis o psicoquinesia (en ocasiones abreviada PK; del gr. ψυχή, psykhḗ, «alma, espíritu» y κίνησις, kínēsis, «movimiento») es la hipotética capacidad de la mente para influir en la materia y energía, sin causa mecánica observable y desafiando el espacio y el tiempo. Un ejemplo popular de psicoquinesia es el movimiento de objetos que no están en nuestro campo de visión con la mente. Éste, como otros fenómenos paranormales, es estudiado por la parapsicología.

Existe un unánime consenso científico respecto a su no existencia real. La comunidad científica considera que la psicoquinesia no existe, aunque los parapsicólogos sí defienden su existencia.

Terminología

Comienzos

El término "telequinesia" fue acuñado en 1890 por el investigador ruso Alexander N. Aksakof. Mientras que "Psicoquinesia" fue utilizado en 1914 por el estadounidense Henry Holt en su libro On the Cosmic Relations y adoptado por su amigo, el parapsicólogo estadonudense J.B. Rhine en 1934 en relación con experimentos que intentaban determinar si una persona podía influir mentalmente en el resultado de una tirada de dado. Ambos términos han sido llamados por multitud de otros nombres. Por ejemplo, "influencia remota" e "influencia mental a distancia" entre otros.

Originalmente la telequinesia se refería al movimiento de objetos causados por fantasmas o personas fallecidas, espíritus, demonios u otras fuerzas sobrenaturales. Posteriormente, se especuló que las personas podían ser la causa de este fenómeno sin tener nada que ver con concepciones espiritualistas. Entonces de allí se prefirió el término psicoquinesia entre la comunidad parapsicológica.

Other Languages