Pseudomonas syringae

Symbol question.svg
 
Pseudomonas syringae
Pseudomonas syringae cultures.jpg
Taxonomía
Dominio:Bacteria
Filo:Proteobacteria
Clase:Gamma Proteobacteria
Orden:Pseudomonadales
Familia:Pseudomonadaceae
Género:Pseudomonas
Especie:P. syringae
Van Hall, 1904
Patovar

P. s. pv. aceris
P. s. pv. aptata
P. s. pv. atrofaciens
P. s. pv. dysoxylis
P. s. pv. japonica
P. s. pv. lapsa
P. s. pv. panici
P. s. pv. papulans
P. s. pv. pisi
P. s. pv. syringae

Pseudomonas syringae es un bacteria en forma de bacilo, gram-negativa, con flagelos polares. Es miembro del género microbiológico de Pseudomonas, y basado en el análisis del rRNA 16S, P. syringae ha sido colocado en el grupo P. syringae.[1]​ Es un patógeno vegetal que puede infectar un amplio rango de especies de plantas, existiendo más de 50 diferentes patovares. Muchos de estos patovares fueron en su momento consideradas especies individuales dentro del Gro. Pseudomonas, pero las técnicas de biología molecular tales como hibridación de ADN han mostrado que todos son parte de la sp. P. syringae.

Fue bautizada por el árbol lilac Syringa vulgaris, de donde fue aislado primeramente.[2]

Los test en P. syringae dan negativo para actividades arginina dihidrolasa y oxidasa, y forma el polímero levan en nutriente agar sucrosa. Se la conoce por secretar la toxina vegetal lipodepsinonapéptido siringomicina,[4]

Propiedades de nucleación de hielo

P. syringae, más que cualquier mineral u otro organismo, es responsable de daño por helada en plantas en la superficie,[7]​ El congelamiento causa rotura de epitelios y pone a los nutrientes indisponibles para los tejidos bacteriales. Razas artificiales de P. syringae conocidas como bacterias menos hielo han sido creadas, por ingeniería genética para reducir daño por congelamiento. P. syringae tiene genes ina (acrónimo (en inglés) para ice nucleation-active) que hacen proteínas ina que se translocan a la pared celular de las bacterias fuera, en la superficie de la bacteria donde las proteínas Ina actúen como núcleos para la formación de hielo,[8]​ lo que hace que se utilicen en cañones de nieve como núcleo de cristalización del agua.