Pseudologos

En la mitología griega los Pseudologos (en griego Ψευδολογος) eran las personificaciones de las mentiras y las falsedades.

Se contaban entre los perversos hijos que tuvo Eris (la discordia) por sí misma, aunque algunos autores los creían hijos de Éter y la Tierra.

La versión que recoge Esopo afirmaba que la mentira representada por los pseudologos fue creada por Dolos, la personificación de los engaños y las ardides, cuando trabajaba de ayudante de Hefesto. El dios, distraído por unas voces que le llamaban fuera, se ausentó de la fragua justo cuando estaba fabricando a la Verdad, y dejó sólo a Dolos. Este aprovechó la ocasión y construyó una estatua idéntica a la de su maestro. Cuando Hefesto volvió se sorprendió gratamente de las artes de su aprendiz, y metió ambas estatuas en el horno. Pero a Dolos no le había dado tiempo para acabar su obra, y no había terminado de rematarle los pies. Por eso, cuando ambas estatuas salieron del horno, Alêtheia (la Verdad) caminaba con pasos firmes mientras que la Mentira lo hacía a su sombra, pero con pasos inseguros y tambaleantes.

Por su naturaleza, los pseudologos serían opuestos a Alétheia, la personificación de la verdad. En la mitología romana los Mendacium serían sus equivalentes.

  • enlaces externos

Enlaces externos

Other Languages
português: Pseudologos
svenska: Pseudologerna