Prueba de paternidad

Una prueba de paternidad es un estudio genético que tiene como objeto determinar el vínculo genético ascendente en primer grado entre un individuo y su genitor masculino, o su genitor femenino en el caso de existir duda si el individuo fue cambiado en alguna situación extraña.

Grados de certeza

En 1921 Ottenberg decidió utilizar el grupo sanguíneo ABO para demostrar la paternidad. Pero este método daba un margen de error importante por lo que servía exclusivamente para la exclusión de la paternidad pero no para la confirmación.[1]

El ser humano, al tener reproducción sexual, hereda un alelo de la madre y otro del padre. La prueba de paternidad genética se basa en comparar el ADN nuclear de ambos. Para determinar estadísticamente la exactitud de la prueba, se calculó el índice de paternidad, el cual determinaba la probabilidad de que existiera otra persona con el mismo perfil genético.

Las investigaciones de ADN permitieron usar los marcadores genéticos en la secuencia de nucelótidos del ADN genómico. En 1985 se descubrieron los minisatélites formados por secuencias de nucleótidos que se repiten en número variable y gracias a los multiloci y la técnica de Southern blots en 1993 se llegó a estudios genéticos del ADN que permiten saber quien era el padre genético con una certeza de 0,99998 (del 99,998%).

Más tarde se descubrieron marcadores más específicos de secuencia del ADN que permitieron una certeza del 99,9999% de saber quien es el padre genético, siempre y cuando se tenga una muestra genética del posible padre y del supuesto hijo o hija.

Los marcadores que más se utilizan son las llamadas "huellas digitales" del ácido desoxirribonucleico, que son variaciones que se heredan en las longitudes del ADN repetitivo.

La prueba de análisis de ADN tiene alta confiabilidad pero carece de certeza. La probabilidad de certeza se relaciona con la probabilidad estadística de que dos personas tengan las mismas huellas de ADN, como sucede, por ejemplo, en los gemelos. La seguridad depende de cuantos marcadores se comparen y eso varía según el caso y lo que se quiere buscar o probar. También depende de que comunes sean esos mismos marcadores en la población estudiada. No existe una certeza del 100% por eso se considera una probabilidad del 99%.[2]

Cuando no se cuenta con muestras del presunto padre, se puede obtener un índice de paternidad utilizando muestras de los padres paternos. También es posible obtener muestras de prenatales mediante procedimiento de amniocentesis y Vellosidades coriónicas.

La prueba de paternidad se utiliza mucho en animales.[4]

Other Languages