Prudencio de Sandoval

Capilla de Sandoval en la catedral de Pamplona.

Fray Prudencio de Sandoval ( Valladolid o Tordesillas, c. 1552[2]

Continuó la crónica iniciada por Florián de Ocampo y Ambrosio de Morales, recopilando gran cantidad de fuentes documentales, sin demasiada crítica. Utiliza muchos datos de Guevara y Mejía.[3] Su Vida y Hechos del Emperador Carlos V es considerada como fuente fundamental por los historiadores del periodo.

Gozó de prestigio internacional como historiador. Tras su muerte dejó un legado para la construcción de una capilla y su enterramiento en la catedral de Pamplona. Esta capilla, denominada por ello "capilla de Sandoval", es la única que no se encuentra dentro de la planta del templo catedralicio, sino que sale al exterior. Su construcción se demoró hasta 1651, año en el que se colocó el lienzo de San Benito Abad, a cuya advocación está suscrita la capilla.[4]

Other Languages