Prudencia Ayala

Prudencia Ayala
Prudencia Ayala Chief.jpg
Información personal
Nacimiento28 de abril de 1885 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sonzacate, El Salvador Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento11 de julio de 1936 Ver y modificar los datos en Wikidata (51 años)
San Salvador, El Salvador Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadSalvadoreña Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónEscritora, periodista y suffragette Ver y modificar los datos en Wikidata
GéneroProsa Ver y modificar los datos en Wikidata
FirmaPrudencia Ayala signature.svg
[editar datos en Wikidata]

Prudencia Ayala (Sonzacate, 28 de abril de 1885-San Salvador, 11 de julio de 1936) fue una escritora y activista social salvadoreña, que luchó por el reconocimiento de los derechos de la mujer en El Salvador, fue un referéndum en la historia Hispanoamericana por convertirse en la primera mujer aspirante a la presidencia en su país.

Su postura y determinación, le permitieron dar inicio al reconocimiento de la mujer en una sociedad en la que solo el hombre gozaba de privilegios en cuanto a honores, roles y funciones claves dentro del ámbito político y económico, promoviendo la capacidad de la mujer y su importancia dentro de la sociedad.

Familia

Provenía de una familia de origen indígena, sus padres fueron Aurelia Ayala y Vicente Chief. Cuando contaba con diez años de edad, se trasladó a la ciudad de Santa Ana, donde comenzó sus estudios primarios en el colegio de la profesora María Luisa de Cristofine,[2]​ por lo que desarrolló una formación autodidacta.

Aprendió el oficio de costurera y lo ejerció paralelo a sus futuras actividades. Aseguraba que tenía la capacidad de predecir el futuro mediante revelaciones de «voces misteriosas»,[1]

Sus predicciones fueron publicadas en los periódicos de Santa Ana, donde la empiezan a llamar «la Sibila santaneca». En 1914 pronosticó la caída del káiser de Alemania y la entrada de los Estados Unidos en la guerra.[1]​ De ahí en adelante, su nombre tomaría realce por sus planteamientos feministas y lo esotérico de su figura.