Proyecto Gran Simio

Logo del PGS

El Proyecto Gran Simio (PGS), fundado en 1993, reclama una extensión del igualitarismo moral para que abarque a todos los grandes simios. Esto incluye a las especies de los chimpancés, los gorilas, los bonobos y los orangutanes.

El PGS es una organización internacional de primatólogos, psicólogos, filósofos y otros expertos que promueven una Declaración de los Derechos de los Grandes Simios de las Naciones Unidas, que otorgaría ciertos derechos morales y legales a los grandes simios, incluyendo el derecho a la vida, la protección de la libertad individual y la prohibición de la tortura. La organización también monitoriza la actividad individual de los grandes simios en Estados Unidos y España a través de un programa de censo. Una vez establecidos los derechos, el PGS exigiría la liberación de los grandes simios de su cautividad; actualmente hay 3.100 en Estados Unidos, incluyendo 1.280 en investigación biomédica.

El libro del mismo título publicado en 1993, editado por los filósofos Paola Cavalieri y Peter Singer, incluye contribuciones de 34 autores reconocidos (como Jane Goodall y Richard Dawkins) que enviaron artículos manifestando su apoyo al proyecto. Los autores argumentan que los seres humanos son animales inteligentes con una vida social, emocional y cognitiva variada. Si los grandes simios también muestran estos atributos, se merecen la misma consideración que los humanos aplican a los miembros de su propia especie, de acuerdo con los autores. Richard Dawkins, en su correspondiente artículo dentro del libro, critica las actitudes morales de la sociedad contemporánea por basarse en una «imperativa discontinua y especista».[1] El Proyecto Gran Simio se erige, de esa forma, como uno de los mayores intentos de reforma antiespecista aplicada a la política de varios países de los últimos tiempos.

Un feto humano, sin más sentimientos humanos que una ameba, goza de una reverencia y una protección legal que excede en gran medida a la que se le concede a un chimpancé adulto. Sin embargo, el chimpancé siente y piensa y, según evidencia experimental reciente, puede ser aun capaz de aprender una forma de lenguaje humano. El feto pertenece a nuestra propia especie y se le otorgan instantáneamente privilegios y derechos especiales debido a este factor.

Richard Dawkins[2]

El libro resalta los descubrimientos que apoyan la capacidad de los grandes simios de poseer racionalidad y autoconsciencia, y la capacidad de tener consciencia de ellos mismos como entidades distintas con un pasado y un futuro. Las conversaciones documentadas (vía lengua de signos) con simios son la base de estos descubrimientos. Otros temas abordados por el libro incluyen la división situada entre los humanos y los grandes simios, las especies como personas, el progreso en la adquisición de derechos para los retrasados mentales severos (antes una minoría ignorada) y la situación de los simios en el mundo actual.

España

En mayo de 2006, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la Confederación de Los Verdes hicieron una Proposición No de Ley en el Parlamento Español para que se les reconozca el derecho a la vida, a la libertad y a no ser torturados a todos los grandes simios. La propuesta se discutiría en el parlamento a finales de mayo. Tras Nueva Zelanda, España sería el segundo país en conceder derechos especiales a los simios.

Sin embargo, dicha propuesta (si bien el proyecto afirmó el 25 de junio de 2008 desde su página que el congreso español había anunciado su apoyo)[4]

"Sospechamos que, en ese momento, el Gobierno no fue lo suficientemente valiente para enfrentarse a las críticas que la iniciativa recibió, y no queremos que la situación se repita"

El proyecto en España lo preside la filósofa Paula Casal. Su Director Ejecutivo es Pedro Pozas Terrados y el Secretario General Francisco Cuéllar Junio.

Other Languages