Provincia mexicana

La provincia mexicana es una frase de influencia remanente al Virreinato de la Nueva España que se ha utilizado para referirse a parte del territorio del país de México, particularmente al área geográfica no perteneciente a las ciudades, y más específicamente, al territorio nacional, por lo general terrestre, otro que el de la capital la Ciudad de México. Por consiguiente se ha dicho que una persona es provinciana, o de provincia, si no es defeña.

La frase

La frase "la provincia" puede implicar áreas rurales, campesinas y poco pobladas, y no necesariamente hace referencia a una división gubernamental o administración política, sino que denota una generalidad, a menos que se especifique el estado o poblado.

El término es empleado más en el Distrito Federal de México, puesto que la división política del país no especifica delimitaciones territoriales en sí provinciales como en el caso de otros países donde se ha de aclarar a qué provincia se pertenece. Desde unos años anteriores al 2007, el empleo del término provincia (o provincia de México) se ha vuelto menos favorecido, y se ha ido reemplazando por el uso de frases como "el interior de la República" o "Estados del interior", aun cuando sean percibidos como incorrectos.

Aunque el mencionar provincia o provincia mexicana comúnmente lleva connotaciones positivas, como lo son: el aire puro, la tranquilidad y sencillez, entre otras, así como el paisaje en contraposición a la urbes, es de notarse que en los estados de México es considerado de muy mal gusto referirse a la región, la población o al área en general como parte de la "provincia", pues trae una connotación peyorativa al relacionarse con "provinciano", atrasado, poco civilizado.

Other Languages