Provincia de Santa Elena

Santa Elena
Provincia
Santa Elena flag.png
Bandera
Escudosantaleena.png
Escudo
Otros nombres: La Península
Himno: Himno de la Provincia de Santa Elena
Santa Elena in Ecuador (+Galapagos).svg
Ubicación de la Provincia de Santa Elena en Ecuador.
Coordenadas 2°13′36″S 80°51′30″O / 2°13′36″S 80°51′30″O / -80.8583
Capital Santa Elena
 • Población 39.681
Ciudad más poblada La Libertad
Idioma oficial Español
Entidad Provincia
 • País Ecuador
Prefecto Patricio Cisneros
Subdivisiones
Eventos históricos  
 • Fundación 7 de noviembre de 2007 (10 años)
Superficie Puesto 21.º
 • Total 3763 km²
Altitud  
 • Media 62 m s. n. m.
 • Máxima 800 m s. n. m.
 • Mínima 0 m s. n. m.
Clima de 17 a 40° C
Población (2010) Puesto 14.º
 • Total 308 693 hab.[1]
 • Densidad 83,65 hab/km²
Gentilicio santaelenense
IDH ( 2013) 0.842 (7.º) – Muy alto
Huso horario ECT (UTC-5)
Código postal EC24XX
Prefijo telefónico 4 (+593-4)
ISO 3166-2 EC-SE
Fiestas mayores 7 de noviembre (Provincialización)
Sitio web oficial
Miembro de: CONGOPE
[ editar datos en Wikidata]

La Provincia de Santa Elena es una de las 24 provincias que conforman la República del Ecuador, situada en el occidente del país, en la zona geográfica conocida como región litoral o costa. Su capital administrativa es la ciudad de Santa Elena, mientras la urbe más grande y poblada es La Libertad. Ocupa un territorio de unos 3.763 km², siendo la cuarta provincia del país más pequeña por extensión, detrás de Bolívar, Tungurahua y Carchi. Limita al norte con Manabí, al oeste con Guayas, y al oeste y sur con el océano Pacífico a lo largo de una franja marítima de unos 150 kilómetros..

En el territorio santaelenense habitan 308.693 personas, según el último censo nacional (2010), siendo la décimo cuarta provincia más poblada del país y la menos poblada de la región litoral. La Provincia de Santa Elena está constituida por 3 cantones, con sus respectivas parroquias urbanas y rurales. Según el último ordenamiento territorial, la provincia de Santa Elena pertenecerá a una región comprendida también por las provincias de Guayas, Bolívar y Los Ríos, aunque no esté oficialmente conformada, denominada Litoral.

Las actividades principales de la provincia son el comercio, la industria, la pesca y el turismo. La península tiene algunos puertos pesqueros: Santa Rosa, San Pedro y Chanduy los más importantes centros de la zona. En cuanto al turismo, recibe en sus balnearios aproximadamente 80 mil turistas por temporada

Los primeros asentamientos registrados datan de 10 mil años de antigüedad cerca del sector de Sumpa. Tuvo distintos períodos migratorios provenientes de la serranía como los punaes y huencavilcas. La colonización española se dio el 18 de agosto de 1531, cuando Francisco Pizarro desembarcó en el balneario de Ballenita y lo llamó "Santa Elena"; las conquistas y exploraciones del lugar terminaron a fines del siglo XVI. Después de la guerra independentista y la anexión de Ecuador a la Gran Colombia, se crea la Provincia de Guayas el 25 de junio de 1824, en la que dentro de sus límites se encuentra el actual territorio santaelenense. El 7 de noviembre de 2007 se crea la vigésima cuarta y más reciente provincia del país, la Provincia de Santa Elena.

Historia

La provincia estuvo poblada desde la prehistoria por la Cultura Las Vegas, esta fue la primera cultura que se asentó en los actuales territorios del Ecuador en el holoceno y pleistoceno tardío en la costa entre 8000 AC y 4600 AC. Existen 31 asentamientos de esta cultura en la [Península de Santa Elena].[2]​ El pueblo de Las Vegas se dedicó a la caza y recolección, y además desarrolló técnicas primitivas de agricultura.

Aparentemente utilizaron huesos para producir redes y textiles junto a varias herramientas y envases hechos de conchas. Adicionalmente, se especula que usaron madera, corteza de árbol, bambú, y caña como herramientas de su agricultura.[3]

Más tarde llegaría la Cultura Valdivia que se desarrolló entre el 3500 y el 1800 a. C. en la costa occidental del Ecuador. Esta cultura se acentó en la península de Santa Elena y también en el estuario del Guayas, en Los Ríos, Manabí y El Oro. El desarrollo de la cultura valdiviana dio paso en la misma región a la cultura Machalilla y muchos de sus elementos culturales, como la cerámica, se difundirían rápidamente hacia las áreas vecinas. La gente de esta cultura fueron ceramistas que fabricaron figurillas femeninas, las más antiguas de piedra y luego de barro, a veces sencillas y otras más elaboradas, eran objetos relacionados con la fertilidad y la salud.

El descubrimiento de esta cerámica tan antigua fue en un baño público de la costa ecuatoriana, hace algunas décadas, trajo consigo fama para el Ecuador, desde el punto de vista arqueológico; pues Valdivia aparece como una verdadera cultura del Periodo formativo y una de las más antiguas de América. No hay duda de que los valdivianos siguieron las tradiciones arcaicas de la caza, la pesca y la recolección de moluscos, pero no se encuentran hasta ahora pruebas claras de que la Valdivia fuese una cultura intensamente agrícola.

Lo más sobresaliente, es que tenían la costumbre y habilidad para trabajar la arcilla que obtenían del suelo para realizar hermosas piezas de cerámica, entre las que se destacan los figurines femeninos llamados hoy "venus", que muestran un culto especial a la mujer y la fertilidad. Las denominaciones culturales puestas por los arqueólogos, no son el caso de la cultura arqueológica llamada Huancavilca, su nombre obedece al grupo étnico que mencionaron los cronistas al arribo a nuestras costas.

La cerámica valdiviana es la más antigua de América. Restos de cerámica valdiviana en el Museo de La Plata (Argentina).

A la llegada de los españoles a la costa ecuatoriana, es cuando tenemos las primeras referencias escritas y el primer documento que dejaron se denomina “Relación de Sámano”, la cual presenta como fecha referencia el año de 1525, donde se ubica en la costa peninsular a la nación de los Guancavilcas.

Este grupo fue mencionado por varios cronistas a partir del siglo XVI y XVII. El viajero italiano Girolamo Benzoni (1547 – 1550), es quien indica de manera categórica a los habitantes de esta zona, y menciona que “Pasados los límites de Puerto Viejo se entra al país de los Guancavilcas, provincia inferior del Reino del Perú y el primer pueblo que se encuentra en la costa se llama Colonchi y está situado cerca de la punta de Santa Elena.”(1985: 112).

Cieza de León al referirse a los aposentos de Tomebamba, manifiesta que “Está a la parte del poniente dellos la provincia de los Guancabilcas, que son términos de la ciudad de Guayaquile y Puerto Viejo, y al oriente el río grande del Marañón, con sus montañas y algunas poblaciones.” (1985: 206). y al tratar sobre la presencia y conquista de los Incas, nuevamente menciona a esta provincia y relata: “Y cuenta el vulgo sobre esto que Guaynacapa en persona vino a los conquistar, y porque en cierto caso no quisieron cumplir su voluntad, que mandó por ley que ellos y sus descendientes y sucesores se sacasen tres dientes de la boca de los de la parte de encima y otros tres de los más bajos, ya que en la provincia de los Guancavilcas se usó mucho tiempo esta costumbre.”

El mismo Cieza menciona muchas veces a este grupo étnico y al tratar sobre la ciudad de Guayaquil indica que “Más adelante, hacia el poniente, está la ciudad de Guayaquil, y luego que se entra en sus términos los indios son guancavilcas” (1985: 234). Sabemos hoy en día que la evidencia más fuerte sobre este grupo étnico esta a partir de Chongón hacia el oeste. La ciudad de Guayaquil, presenta una evidencia cultural arqueológica Milagro, correspondiente al grupo étnico Chono.

Diego de Trujillo, quien acompañó a Francisco Pizarro (1530 – 1571), y escribió “Relación del descubrimiento del reino del Perú”, hace referencia a la provincia de los Guancavilcas y relata que una vez que salieron de la punta de Santa Elena, “fuimos a una provincia que se dice Odón, en los Guancavilcas, tierra abundosa de comida y allí estuvimos quince días, para reformar la gente y los enfermos.” (1988: 196)

Miguel Cabello de Balboa, para el año 1586, al indicar la propuesta del Topa Inga y al cruzar la provincia de los Chimbos y en su ruta a la zona costera, menciona “…, y rompiendo inaccesibles asperezas llegó a la provincia de los Guancavillcas,” (1945:307)

Fray Reginaldo de Lizárraga (1605), cuando trata sobre su paso por la zona de la punta, indicó que “Siguiendo la costa adelante, que toda ella desde punta de Manglares hasta el estrecho de Magallanes, que sin dubda hay más de mil leguas, corre Norte Sur (no creo son veinte leguas), está la punta llamada de Santa Helena; tiene pocos o ningunos indios el día de hoy; cuando la vi y saltamos en ella eran muy pocos los que allí vivían.” (1946: 23) Y sobre lo visto en la ciudad de Guayaquil mencionó a los Guancavilcas e indicó “Viven en esta ciudad y su distrito dos naciones de indios, unos llamados guamcavillcas, gente bien dispuesta y blanca, limpios en sus vestidos y de buen parecer; los otros se llaman chonos, morenos, no tan políticos como los guamcavillcas; los unos y los otros es gente guerrera; sus armas, arco y flecha.” (Ibid: 30)(Texto de Javier Véliz Alvarado).

Proceso de provincialización

La provincialización había sido una aspiración por parte de la mayoría de peninsulares que durante décadas habían gestionado este pedido por diferentes medios institucionales, y que normalmente no habían sido tomados en cuenta o bloqueados por los partidos de mayoría en el congreso que durante años había sido dominado por el conservador Partido Social Cristiano, quienes tienen el poder de la provincia del Guayas de la que Santa Elena se quería separar. Pero lo cierto es que si se revisa la historia, el partido Social Cristiano nunca tuvo la mayoría en los congresos que han existido desde el retorno a la democracia en el Ecuador, más bien son los partidos quienes votaron a favor de la desmembración de la provincia del Guayas los que históricamente han creado una mayoría de izquierda en los congresos nacionales.

Entre las razones para la provincialización estaba la de la identidad cultural peninsular (cultura de pescadores de ascendencia valdivia, que en zonas rurales tienen cultura comunera), pero esta razón es desestimada por su carencia de fundamento, y no se la entiende, ya que los pobladores de la cultura Valdivia tenían un intenso intercambio comercial con sus protectores, el pueblo Huancavilca, quienes nunca permitieron que el imperio Inca subyugue dichas poblaciones. Su actual modo de vida económico no difiere del de los habitantes de la provincia a la que pertenecían (turismo de playa, productos artesanales, hostelería, pesca, entretenimiento y una ligera producción petrolera, esta última de exclusiva responsabilidad de los gobiernos centrales que han tenido por costumbre menospreciar a la provincia del Guayas), se esgrime la desatención continua por parte del gobierno provincial asentado en Guayaquil, esto no se compadece con la realidad ya que al pertenecer a la provincia del Guayas, en la que Guayaquil era su capital, han tenido una completa y constante representación por parte de los legisladores provinciales quienes han ocupado esos cargos por mandato expreso de los pobladores de la provincia, todos los actuales santoelenenses incluidos. De que otra manera se puede explicar que ese sector de la provincia del Guayas fuese catalogado como uno de los más importantes destinos turísticos sudamericanos, o porque antes de la separación las principales cabeceras cantonales estaban dotadas de infraestructura sanitaria como alcantarillado y agua potable. Más bien es la continua desatención de los gobiernos centrales, en lo que a la adjudicación de los recursos económicos necesarios para el progreso de dichos cantones se refiere, la directa responsable del atraso existente. Estas poblaciones contaban con sus correspondientes alcaldes, originarios del sector. Así que la falta de representación se desestima definitivamente.

El último tramo del proceso de provincialización fue aprobado tras múltiples manifestaciones y presiones por parte de los peninsulares quienes durante dos décadas habían aspirado a ser provincia. El feriado del 12 de octubre de 2007 armaron un bloqueo impidiendo el paso de cualquier vehículo a la península por la carretera Guayaquil-Santa Elena o vía a la costa a la altura de la comuna Villingota.[4]​ Este hecho alarmó sobre todo a los guayaquileños que intentaban alcanzar como destino final como Salinas u otros balnearios de la Ruta del Sol para pasar los días de vacaciones del martes 9 de octubre (Independencia de Guayaquil, 1820) aplazado para el viernes 12 que coincidía con el día de la hispanidad.

La huelga incluyó actos de vandalismo como la quema de la bandera albiceleste de la provincia del Guayas y haciendo gestos obscenos con la misma, hecho que indignó y enfureció aún más a multitud significable de Guayaquil, promoviendo una campaña anti-península que proponía no ir más a sus balnearios y en cambio acudir a Cantón Playas que sigue perteneciendo a Guayas; esta campaña no tuvo gran acogida entre los guayaquileños, dado que en esta ciudad residen personas tanto de la península de Santa Elena como de otras ciudades del país que veían en esta actitud intereses políticos de una minoría (las autoridades seccionales guayaquileñas) que se sentía perjudicada en sus intereses.[5]

La provincialización generó controversia y especulaciones sobre su eficacia para el progreso económico-político de la provincia, ya que se desvincula de Guayaquil, ciudad con mayor movimiento económico del país, y esto generaría pérdidas económicas según sus detractores.

Con 57 votos a favor (la mayoría de partidos de centro-izquierda e izquierda), 30 abstenciones y tres en contra de 100 en total que provenientes de los diputados que conforman el Congreso Nacional se aprobó el 17 de octubre de 2007 el primer artículo del proyecto de provincialización de la península de Santa Elena. Los 57 votos provinieron de ID, PK, PSE, MPD, DN, ARE y UDC, mientras que los bloques del PRE, PSP, RED, PRIAN y PSC se fraccionaron en el momento de consignar su voto, pues algunos de estos legisladores optaron por la abstención y otros en contra.[5]​ Para algunos diputados fue la oportunidad para darse “baños de popularidad”.

El 7 de noviembre de 2007 se publicó, en el Registro Oficial #206, a Santa Elena como provincia.[6]​ Esto ocurre luego de que Santo Domingo de los Tsáchilas haya sido inscrita como la provincia 23 en el Registro Oficial #205, del día anterior 6 de noviembre.

"Créase la provincia de Santa Elena como Unidad Territorial, Política y Administrativa, integrada por el territorio de los cantones Santa Elena, Salinas y La Libertad, cuyos límites serán los mismos que en su conjunto tienen estos cantones con sus respectivas cabeceras cantonales, parroquias, barrios, comunas, recintos y pueblos"[7]

Other Languages