Provincia de La Pampa

La Pampa
Provincia
Bandera de la Provincia de La Pampa.svg
Bandera
Arpampa.PNG
Escudo
La Pampa in Argentina (+Falkland hatched).svg
Ubicación de La Pampa
Coordenadas 36°37′00″S 64°17′00″O / -36.616666666667, 36°37′00″S 64°17′00″O / -64.283333333333
Capital Santa Rosa
 • Población 105 312 (2010)
Ciudad más poblada Santa Rosa
Idioma oficial español
Entidad Provincia
 • País Argentina
Gobernador
Congreso
Senado
Carlos Verna ( PJ)
5 escaños
3 escaños
Subdivisiones 22 departamentos
80 municipios o comunas
Superficie Puesto 8
 • Total 143 440 km²
Población (2015) Puesto 22
 • Total 343 056[1]  hab.
 • Densidad 2,39 hab/km²
Gentilicio pampeano/a
PIB (nominal)  
 • Total (2008) ARS$ 5107 millones
 • PIB per cápita ARS$ 16 116[2]
IDH (2015) 0,864 ( 2.º) – Muy Alto
Huso horario UTC−3
ISO 3166-2 AR-L
% de la superficie argentina 5,16 %
% de la población total argentina 0,79 %
Analfabetismo 2,6 % ( 2001)[3]
Sitio web oficial
Miembro de: Región Patagónica
[ editar datos en Wikidata]

La Pampa es una provincia argentina, situada en la Región Pampeana. Limita al oeste con la provincia de Mendoza, al sur con el río Colorado que la separa de la provincia de Río Negro, al este con la de Buenos Aires y al norte con San Luis y Córdoba. Los límites de las provincias de La Pampa, Río Negro, Mendoza y Neuquén, se encuentran en un punto, en la intersección del río Colorado con la traza errónea del meridiano por Oeste de Buenos Aires (68º 15' O).

Es una de las provincias más jóvenes de la república, ya que fue creada en 1951. Hasta ese año fue un territorio nacional ( Territorio Nacional de La Pampa), cuya provincialización fue dispuesta por la ley n.º 14037 sancionada por el Congreso de la Nación y promulgada por el presidente Juan Domingo Perón, y constituida por la convención provincial elegida democráticamente a tal efecto.

Se ubica en el centro del país, conteniendo las últimas características de la pampa húmeda (hacia el noreste), con signos distintivos de la Patagonia hacia el oeste y sur, y entre ellos una gran franja con orientación noroeste-sudeste denominada « caldenal», zona que alberga bosques de caldén, un árbol que cuenta en esta provincia con su centro de dispersión mundial.[4]

Historia

Antecedentes

Tehuelches septentrionales: influencia hispana, epidemias y araucanización

Pinturas rupestres en el Parque Nacional Lihué Calel.
Arte rupestre en el Valle de las Pinturas, en el Parque Nacional Lihué Calel, La Pampa.

El territorio de la actual provincia de La Pampa estaba habitado por pueblos originarios, conformados éstos por los tehuelches septentrionales que en la antigua terminología eran los aborígenes de las llanuras más conocidos como pampas, hets y querandíes, y los de la cordillera de los Andes, los puelches.[5]

A la llegada de los españoles en el siglo XVI, las distintas tribus tehuelches rioplatenses se encontraban en conflicto entre ellas pero comenzarían a aliarse en contra de los recién llegados.[6]

En el período de 1536 a 1541, durante la primera fundación de Buenos Aires por Pedro de Mendoza, fue introducido el ganado vacuno y caballar en las llanuras rioplatenses debido a que algunos de sus hombres se les escaparían cinco yeguas, dos caballos y buen número de bovinos.[7]

La aldea europea neofundada en un principio había sido abastecida de carne por los aborígenes pero terminaría asediada por miles de estos indígenas originarios, llegando hasta sitiarla por completo y teniendo que recurrir algunos de sus pobladores al canibalismo con cadáveres recientes para sobrevivir —actualmente sólo tres soldados famélicos están documentados con estas acciones desesperadas— ya que racionaban los alimentos por quedarles poco ganado en pie, sobre todo de cerdos, y aunque ciertos aborígenes les dieran alguna ayuda, terminaron por abandonar este primer intento de colonización que sería incendiado.[8]

Así fue que comenzó también la vida cimarrona de estos suinos que fueron liberados en estas tierras, además de los roedores invasores, al igual que los perros domésticos que rápidamente se transformaban en salvajes cazadores —o como los ganaderos hispanos los llamarían posteriormente: “lobos carniceros”— por lo cual, esta irrupción zoológica provocaría un gran impacto en la escasa fauna silvestre autóctona, siendo los guanacos y los venados los más afectados, que fueron desplazados hacia el oeste y el sur, sumado a que, si bien en un principio hiciera subir su número, los pumas pampeanos también serían recluidos a zonas occidentales por esas mismas jaurías caninas salvajes.[9]

Los conquistadores españoles fundaron al este de la cordillera de los Andes a la ciudad de Mendoza, el 2 de marzo de 1561, por Pedro del Castillo, si bien el 28 de marzo de 1562 fuese trasladada por Juan Jufré. Años más tarde, el 6 de julio de 1573, se erigiría la ciudad de «Córdoba de la Nueva Andalucía» por Jerónimo Luis de Cabrera, el 25 de agosto de 1594 la de San Luis por Luis Jufré de Loayza y Meneses, y por último, se volvería a fundar la ciudad de Buenos Aires el 11 de junio de 1580 por Juan de Garay. Estos acontecimiento empujarían a la población originaria de estas montañas cuyanas y de las sierras cordobesas hacia el sur, provocando una mayor concentración tehuelche con el consecuente incremento en la homogeneización relativa de las diferentes tribus por alianzas entre ellas. Posteriormente, el empuje de tribus mapuches agruparía aún más a los tehuelches en las fronteras hispanas provocando mayor contacto interracial, con los consecuentes malones a las estancias fronterizas y a las rutas hispanas, siendo los caciques más renombrados, Bagual y Capaquén.[10]

En el siglo XVII, esta interacción de los pobladores originarios con los de procedencia europea provocó fuertes epidemias, como por ejemplo la de viruela, que diezmó gran parte de las tribus aborígenes.[12]

Los colonizadores hispanos de la frontera meridional del entonces gran Virreinato del Perú, con el tiempo, sólo poblaron en la zona occidental de los Andes o chilena hasta el río Bío Bío, transformado en la nueva frontera continental por ese lado cordillerano (desde 1602) —debido a la rebelión mapuche de 1598 que les hiciera perder los territorios de la Araucanía y de Valdivia— aunque más al sur conservaran la isla de Chiloé y erigieran los fuertes de San Antonio Ribera de Carelmapu, de San Miguel de Calbuco (ambos en 1602), de San Francisco Javier ( 1604), fortificaran la pequeña isla Mancera ( 1645) y refundaran la ciudad de Valdivia ( 1684). En la vertiente oriental, si bien hubo intentos evangelizadores (1670-1717) en la zonas de los lagos Nahuel Huapí y Rucachoroi, dominaron específicamente en la zona cuyana hasta la reducción de Corocorto —organizada con aborígenes huarpes hacia 1628— y la ya mencionada villa de San Luis que seguiría en peligro de continuar sufriendo malones, y hacia la zona rioplatense, poblaron hasta el río Cuarto cordobés y el río Salado bonaerense, a excepción de las misiones jesuitas en territorio del cacique Cangapol como la de Nuestra Señora del Pilar que funcionaría desde el 13 de noviembre de 1746 hasta el 1 de septiembre de 1751, entre otras.

Toldería tehuelche y su ganado cimarrón (dibujo de 1832).

Aquel pueblo originario de las pampas que tuvo el beneficio del ganado cimarrón por los excelentes pastizales naturales, aguadas y un clima templado pampeano, comenzó a tener que compartir el territorio con nuevas etnias procedentes de lugares distantes, por lo cual, el pueblo tehuelche se iría mixogenizando hacia 1750 con los pehuenches mapuchizados oriundos del alto Ñuble del Ranquil, en la región andina occidental, originando a los ranqueles de las pampas cuyo cacique más renombrado fue Carripilún y que por la abundancia de cautivas blancas terminarían poseyendo un importante aporte genético europeo.[13]

Hacia 1765, el cacique mapuche- huiliche Llanquitur con su tribu —junto a su hermano Paillatur— ya se habían asentado en estas llanuras, comenzando con nuevas depredaciones a las estancias hispanas,[14] como en la desembocadura del río Salado ya que se había establecido una «Estancia Real» en el rincón entre el río citado y el Samborombón, defendida y financiada por el nuevo comandante general Clemente López de Osornio —futuro abuelo materno de Juan Manuel de Rosas— nombrado primer alcalde de la Hermandad del «Pago de la Magdalena» que se había asociado con el comerciante Juan Noario Fernández (cuyo verdadero nombre era Jenuario) quien fuera propietario de la estancia «Rincón de Noario», además de organizar cinco compañías de Blandengues destinadas a cuidar la frontera meridional con los amerindios y de dirigir una expedición a las Salinas Grandes para recoger la tan preciada sal.

Los caciques Lebián y Pilmigerenantu lideraron la rebelión pehuenche de 1769 contra los colonizadores hispanos, principalmente de Chile, y en alianza con los ranqueles, efectuaron un gran malón sobre la ciudad de Mendoza que se repetiría en febrero de 1770. En este año, otro grupo de estos aborígenes cruzaba nuevamente la cordillera de los Andes y se establecería en la zona del río Malargüe, constituyendo a los pehuenches del Malalhue. Estos últimos, otra vez enemistados con los colonizadores, atacaron en diciembre del mismo año al «Fuerte de San Carlos», erigido ese año para avanzar y consolidar la frontera sur cuyana, que daría origen el 3 de octubre de 1772 a la villa homónima. Para dar mayor seguridad, más hacia el sur, se construyó el día 16 de marzo de 1774 el «Fuerte San Juan Nepomuceno» (sumado a que catorce años después y a 40 km al sur de la anterior villa, sería fundado el «Fuerte Aguanda», el día 11 de junio de 1789).[15]

Por otra parte, en año 1779, López de Osornio obtuvo su retiro militar y la concesión de unas tierras en el rincón sureño del Salado —incluyendo a la abandonada reducción de «Nuestra Señora de la Purísima Concepción de los Indios Pampas» (mayo de 1740 - febrero de 1753)— y que pasó a llamarse estancia «Rincón de López».

Extinción de pueblos originarios pampeanos

En el año 1782, unos dieciocho caciques tehuelches septentrionales habían enviado al cautivo Pedro Zamora a ofrecer la paz al virrey rioplatense Juan José de Vértiz y Salcedo quien terminó concediéndola, la cual se firmó mediante un tratado en Buenos Aires, siendo el cacique principal tehuelche Lorenzo Calpisqui con dominio entre las sierras de Tandil y de la Ventana, el que fue reconocido como el «cacique principal de todas las pampas», y por el cual se permitiría a los amerindios usufructuar los ganados cercanos a los fuertes a cambio de alertar sobre los movimientos de los ranqueles.[16]

Pero estos últimos, en coalición con los tehuelches araucanizados que no adhirieran al tratado, atacaron con un gran malón a la estancia «Rincón de López» en diciembre de 1783, en donde encontraron la muerte Clemente y su hijo Andrés López de Osornio, haciendo lo mismo con los pueblos de Luján y Navarro, por lo cual, el comisario superintendente de la Patagonia Juan de la Piedra, se propuso atacar a los indígenas con doscientos hombres pero luego moriría a manos de los aborígenes durante la expedición, el 26 de enero de 1785, al igual que el explorador gallego-español Basilio Villarino quien había intentado colonizar la isla Choele Choel a partir de la malograda fortaleza homónima (1782-1783). Posteriormente, en 1790, el cacique Calpisqui volvió a pedir la paz que sería aceptada por el virrey-marqués Nicolás del Campo.[17]

Por esos tiempos surgía una guerra entre los nuevos habitantes aborígenes de las pampas, en alianza con los ranqueles, contra los pehuenches del Malalhue por el control de los pasos cordilleranos que estaban en poder de estos últimos, hasta que en mayo de 1794 los caciques principales Canapayún —de los huiliches— y Carripilún —de los ranqueles— pedirían la paz.[18]

En 1796 se firmó otro tratado de paz entre el virrey Pedro Melo de Portugal con los ranqueles, al mismo tiempo que fallecía Calpisqui quien fuera el cacique mayor de los pampas viejos, sin que estos tehuelches septentrionales de las llanuras volvieran a tener un líder general.

A principios del siglo XIX, los tehuelches septentrionales boreales habían desaparecido como facción étnica pero los australes que habían resistido a su extinción pasarían a ser transculturados por los mapuches boroanos, oriundos de la ribera meridional del río Imperial, en la Boroa de la Araucanía, que gradualmente iban ocupando su territorio.[19]

Las alianzas ranquel-carrerina y mapuche-pincheirista

"El malón" (por Mauricio Rugendas).

En la vertiente occidental de la cordillera de los Andes, una vez derrocado el presidente de la Junta de Gobierno de Chile por los realistas, en el denominado Desastre de Rancagua del 2 de octubre de 1814, José Miguel Carrera y su familia se exiliaron en las vecinas provincias rioplatenses. Posteriormente, cuando los patriotas recobraran el poder, sus hermanos menores, Juan José y Luis, por instigación de su hermana mayor Javiera Carrera,[21]

El general chileno José Miguel Carrera se enteró de la terrible noticia estando en Montevideo, capital de la Provincia Oriental usurpada por los luso-brasileños, y a finales de 1819 terminaría inmiscuyéndose en las guerras civiles argentinas en alianza con el general argentino Carlos María de Alvear y las fuerzas federales de los caudillos del Litoral, siendo éstas las del santafecino Estanislao López y las del entrerriano Francisco Ramírez, pero finalmente al ser derrotados en el combate de San Nicolás de los Arroyos en julio de 1820, Carrera y sus quinientos hombres habían decidido internarse en las pampas, uniéndose a los caciques ranqueles en el saqueo de algunos pueblos de la provincia bonaerense, para reunir medios que utilizaría para regresar a Chile, en donde pretendía derrocar a O'Higgins, y como fuera ganando adeptos entre los aborígenes de la región quienes lo terminaron por nombrar "Pichi-Rey" —que significa pequeño rey— cambió de planes, marchando sobre el centro de detención de Las Bruscas —actual ciudad bonaerense de Dolores— donde liberaría a sus compatriotas detenidos en el combate antes citado, aceptando éstos alistarse en sus filas.[22]

De esta forma, Carrera ya sin formar parte, incentivó el ataque a la localidad bonaerense de Salto perpetrado por el cacique mapuche- huiliche Yanquetruz. Este último era oriundo de la región de los ríos y lagos del occidente cordillerano, y descendiente de Llanquitur, que había llegado con su familia y cientos de guerreros a tierras pampeanas en 1818 y que hacía poco tiempo había sucedido a Carripilún —luego de su muerte cuando se dirigía a la villa La Carlota,[25]

En febrero de 1821 Carrera abandonó la toldería ranquel, para dirigirse a Chile pero sería derrotado en Punta del Médano por las fuerzas del coronel mendocino José Albino Gutiérrez, el 30 de agosto de 1821, y al ser traicionado por algunos de sus hombres fue llevado ante este último que lo apresó, siendo enjuiciado, condenado a muerte por sus crímenes y fusilado en Mendoza el 4 de septiembre del mismo año, por orden de Tomás Godoy Cruz quien fuera el entonces gobernador de la provincia de Mendoza.[28]

La vuelta del Malón (óleo de Ángel Della Valle, año 1892).

Por otro lado, los aborígenes borogas terminaron por ser aliados de los hermanos Pincheira desde el año 1822, quienes a su vez, fueran unos cuatreros realistas chilenos, oriundos del pueblo de Parral. Esto traería como consecuencia una mayor oleada de boroanos a la región pampeana.[30]

Aquellos cuatreros realistas tenían reductos en las zonas cordilleranas nor-patagónicas y en las llanuras del Comahue, siendo los más importantes, los ubicados en la parte oriental andina, como los establecimientos de las lagunas de Epulafquen y los del valle de Varvarco, en donde llegaron a tener aldeas habitadas por miles de habitantes entre chilenos realistas y delincuentes fugados, aborígenes aliados, niños raptados y cautivas fronterizas que se usaban sexualmente o a cambio de una recompensa, como en el famoso caso de la chilena Trinidad Salcedo que exigieron una carga de vino, dos cargas de harina y 200 pesos de plata.[34]

En el área de la actual provincia de La Pampa, también poseían los pincheiristas tres refugios: uno en Chical Co (a 60 km oeste-sudoeste de la actual localidad Algarrobo del Águila), otro llamado Limay Mahuida —ubicado en el futuro departamento homónimo— y el tercero, desde 1827, en la llamada «Isla de los Pincheira» o «Chadileo» que estaba en el tramo del río homónimo —seco en el siglo XX por transformarse en una cuenca endorreica y dentro del actual departamento Curacó— que conectaba la laguna Urre Lauquen, de la cual dicho refugio estaba en sus proximidades, con el curso medio del río Colorado.[35]

Mapuches del siglo XIX.

Desde entonces, los mapuches boroanos comenzaron a dominar las rutas de circulación de ganados y bienes de las llanuras pampeanas, y a partir del cual realizarían sus correrías al territorio de los tehuelches septentrionales australes (que dominaban por el sur hasta el río Chubut), alcanzando el norte de la Patagonia nominalmente rioplatense —el norte de los actuales territorios neuquinos y rionegrinos— que ellos mismos llamaban el Comahue, y los malones a las provincias argentinas de Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires que desde 1820 se había anexado la Comandancia de Patagones a su jurisdicción, también asediada por los mismos aborígenes.[36]

Los grandes caciques residían en los enclaves estratégicos de Leuvucó, Salinas Grandes, Caleufú, entre otros lugares, disputando esas tierras a los ranqueles, a los originarios querandíes prácticamente extintos y a los pampas viejos, hasta araucanizarlos por completo ya que en sus invasiones asesinaban a los hombres y secuestraban a sus mujeres.[37]

Tratado de paz boroga-rosista

Sin embargo, en septiembre de 1830 una delegación boroana viajó a Buenos Aires y firmó la paz con el gobernador federal Juan Manuel de Rosas y luego enfrentaría al grupo expincheirista del cacique pehuenche Martín Toriano quien cayera muerto, en el que también participaran los recién llegados del Ngulu Mapu de la Araucanía, siendo éstos Calfucurá con su hermano Antonio y su sobrino Manuel Namuncurá, entre otros.

El 14 de diciembre se aliaron con el mapuche- huiliche Yanquetruz quien fuera cacique ranquel, firmando un acuerdo en Chillué —actual Valle Argentino y en donde se fundaría a la ciudad General Acha en 1882— en el cual participaron boroanos y ranqueles, adhiriendo todos a la alianza con Rosas e iniciando operaciones contra los Pincheira en el sur de San Luis y de Mendoza, pero el cual fue quebrantado el 19 de agosto de 1831 al sitiar Río Cuarto, villa de la provincia ya federal de Córdoba por los caciques boroanos Canuillán, Mellín, Rondeau y Cañiuquir, junto a Yanquetruz, además de que en octubre del mismo año acogieran a un grupo de unitarios encabezados por Manuel Baigorria.[38]

De esta forma, las distintas etnias aborígenes de las pampas iban involucrándose directa e indirectamente en la política argentina, tomando partido cada una por diferentes facciones que pugnaban por el poder de las Provincias Unidas del Río de la Plata y que las llevaron a una nueva guerra civil a finales de 1828, entre la Liga Federal y la Liga del Interior, y a otra, entre la ya originada Confederación Argentina y los unitarios, desde 1832 (hasta 1838).[40]

Mapa de la Campaña de Rosas al Desierto, con los trayectos de las distintas columnas.

Primera campaña al desierto pampeano

Estos acontecimientos, sumados al objetivo de ampliar las fronteras provinciales hacia la cordillera andina por el oeste y al río Negro por el sur, durante el gobierno bonaerense de Juan Ramón Balcarce, a principios de 1833 se organizó la primera campaña al desierto comandada por el entonces brigadier general Juan Manuel de Rosas pero como el Ministerio de Guerra comunicara que no podría solventarse la campaña, Rosas y Juan Nepomuceno Terrero ofrecieron suministrar ganado vacuno y caballar para el abastecimiento, y los Anchorena, el entonces coronel Tomás Guido, el doctor Miguel Mariano de Villegas y el rico hacendado Victorio García de Zúñiga terminaron por donar el dinero en efectivo para que pudieran iniciarla, por lo cual partirían en marzo del mismo año.[42]

La columna del oeste del general José Félix Aldao que había salido del « Fuerte de San Carlos» —construido en 1772— dirigiéndose hacia el sur, viró al oriente en Cochicó —cerca del actual Puelén— para dirigirse hacia Limay Mahuida tomando 250 prisioneros, rescatando 70 cautivas, apoderándose de 700 cabezas de ganado vacuno y caballar, además de 10.000 ovejas. Al retornar a la provincia de Mendoza pasó por territorio de lo que sería, más de medio siglo después, el pueblo de Algarrobo del Águila, y bordeando por la orilla izquierda u oriental del río Atuel hizo escala en el « Fuerte San Rafael del Diamante».[43]

"Expedición en los desiertos del Sud contra los indios salvajes, en el año de 1833, ejecutada con el mayor acierto y sabiduría por su digno jefe el gran Rosas" (Museo Saavedra, Buenos Aires).

La columna del centro que estaba comandada por el general José Ruiz Huidobro, salía el 22 de febrero del citado año desde el « Fuerte San Lorenzo del Chañar» —erigido en 1779 y actualmente desaparecido— que se ubicaba sobre la orilla norte del río Quinto, en la provincia de San Luis, y luego se internó en el desierto el 6 de marzo, al cruzar dicho río por el paso del Torero, con unos mil soldados que acamparon sobre la ribera meridional del mismo, el 10 de marzo. Al dirigirse hacia el sur llegó a la laguna El Cuero el 16 del mismo mes, para luego batirse con un grupo de indígenas cerca de la laguna del Corral Garriu —o de las Leñitas— y continuando hacia el sur se topó con el cacique Yanquetruz, junto a otros llamados Painé, Pichún, Eglaus, Calquínquien y Carrague, con mil hombres que se dirigían hacia Córdoba para perpetrar un gran malón, produciéndose de esta forma la victoria de Ruiz Huidobro en batalla de las Acollaradas el día 16 de marzo, en la que los aborígenes tuvieron ciento veinte bajas y en donde figuraban los hijos de Yanquetruz quien ya se había fugado, siendo aquéllos, Rulcó y Paillá. Después de lo acontecido y sin perseguirlo, la columna militar se dirigió hacia las tolderías de Leubucó, pero al parar el día 25 del corriente en la laguna Trapal —actual provincia de La Pampa— que estaba cerca de la toldería, notó que había sido abandonada. Tras tomar conocimiento de que Francisco Reinafé quien se habría desbandado con sus hombres durante la batalla antes citada, era el que informaba a Yanquetruz de sus movimientos y siendo este cacique quien se había apoderado de sus abastecimientos dejados en reserva cerca de la laguna Soven, y sumado a que todavía no recibía los recursos que debían enviarle, suspendió las operaciones, por lo cual pidió al comandante general Facundo Quiroga el retorno para poder juzgarlo en Córdoba, aunque no lograría mucho, regresando por el camino de la laguna del Bagual, hasta llegar a la villa de Río Cuarto el 29 de abril.[44]

Desde la columna del este que había llegado al norte de la bahía Blanca a través de la ruta de la sal, se enviaron dos destacamentos que pasaron al actual territorio pampeano, para evitar que fueran amenazadas por retaguardia las principales que bordearían los ríos Colorado y Negro —en la pesquisa del cacique Chocorí de Choele Choel a quien consideraban un bandolero y en donde el «Fuerte Encarnación»[47]

La Confederación Argentina en 1834 y la consolidación de los territorios pampeanos luego de la campaña de Rosas al Desierto (con errores cartográficos y geopolíticos de época).

El 22 de agosto, el cacique Yanquimán atacó por sorpresa con un centenar de indígenas a una posta bonaerense al nordeste de la sierra de la Ventana, degollando al capitán Felipe Rodríguez y a los cuatro soldados que lo custodiaban, por lo cual, el teniente coronel Miranda que terminó siendo apoyado por el destacamento del coronel Martiniano Rodríguez, conformado por 4 compañías de infantería de línea y 4 cañones, que sumado al apoyo de los indígenas de Catriel y de Cachul, irían en su búsqueda hasta hacerlo caer prisionero, muriendo diez aborígenes y lográndose liberar a muchas cautivas, principalmente oriundas de San Luis, y pudieron entregarlo a las autoridades en el «Fortín Colorado».[49]

Protectorado temporal bonaerense sobre las pampas y el Comahue

Formación de infantería de línea en la Región pampeana (Pintura de Ángel Della Valle).

El 28 de enero de 1834 comenzaba el regreso de la exitosa columna del este, del entonces coronel Ángel Pacheco —ya que las otras dos no habían cumplido con el total de los objetivos— logrando la finalidad de ampliar los territorios provinciales, ocupar militarmente las pampas y el Comahue, y batir a los aborígenes rebeldes como el cacique puelche-mapuche Payllarén y el tehuelche-mapuche Chocorí que terminaron abatidos por resistir a estas fuerzas militares bonaerenses, y que Sayhueque, hijo de aquel segundo cacique que había huido con Velocurá y Lupil hacia el oeste pero que se toparan con las tropas del coronel Francisco Sosa, lo sucedería en el « País de las Manzanas» ubicado en la cuenca oriental del río Limay —en la mitad meridional de la actual provincia de Neuquén— por lo que los bonaerense tendrían que dejar guarniciones en los fortines, inclusive en el «Fuerte Encarnación» de la isla Choele Choel en el río Negro y el «Fortín Colorado» en el río homónimo, firmándose de esta manera nuevos tratados de paz con otros caciques que se convertirían en verdaderos aliados de la provincia de Buenos Aires.[50]

En marzo del mismo año y por orden del entonces gobernador bonaerense Martín Rodríguez, se concluía la expedición. En el año 1835, durante el gobierno rosista, se retiraron los fortines del río Negro incluyendo el de la isla antes citada, ya que se haría la paz con los caciques borogas Rondeau, Melín, Cañiuquir y Cañuillán pero luego de la masacre de Masallé del 9 de septiembre, cerca de la laguna Epecuén —en donde fueron asesinados por orden del nguluche Calfucurá los dos primeros caciques nombrados, además de Alun y Callvuquirque, aunque lograra escapar Ignacio Coliqueo— traería como consecuencia el malón con miles de guerreros del cacique boroano Railef, en la primavera de 1836, que viajaba desde la Araucanía especialmente para vengar a los suyos,[52]

Estos acontecimientos provocaron que se pactara una alianza a modo de protectorado rosista, a partir de 1840,[56]

Aquel poderoso indígena también pactaría la paz con el cacique Sayhueque del «País de las Manzanas» —sucesor de su padre, Chocorí— y con el nuevo cacique mayor Casimiro Biguá, de los originarios tehuelches meridionales de la Patagonia oriental (sucesor de María la Grande). Por lo acontecido, no hubo más correrías importantes hasta la caída del segundo gobierno de Juan Manuel de Rosas, haciendo retroceder las fronteras internas, debido al retorno de los malones mapuches y el consecuente abandono de las estancias. Calfucurá se mantuvo fiel a Rosas asistiéndolo el 3 de febrero de 1852 en la batalla de Caseros, en donde salieran derrotados por las fuerzas del gobernador entrerriano Justo José de Urquiza, y al día siguiente, atacaría a la Fortaleza Protectora Argentina en la bahía Blanca con cinco mil guerreros, llevándose como botín a 65.000 cabezas de ganado.[57]

Rebelión del mapuche-nguluche Calfucurá contra el Estado de Buenos Aires

El entonces coronel Bartolomé Mitre en épocas del Estado de Buenos Aires.

En 1854 el cacique Calfucurá envió a su hijo Manuel Namuncurá, de alrededor de 43 años de edad, a la ciudad de Paraná —la entonces capital de la Confederación Argentina, ya que el Estado de Buenos Aires se había separado de ella— que se convertiría al catolicismo como señal de alianza con el entonces presidente confederal Urquiza y quien fuera también su padrino, además de jurarle lealtad y cumplimiento a la Constitución Argentina de 1853, y como tal el 13 de febrero de 1855, Calfucurá y su hijo organizaban el terrible malón con cinco mil guerreros, en alianza con los caciques Juan Catriel "el Joven" y Cachul, que arrasarían la ciudad bonaerense de Azul, causando la muerte de 300 personas, llevándose 150 cautivas y 60.000 cabezas de ganado.[59]

Como consecuencia de aquello y en el mismo año, el cacique mayor de las pampas y el Comahue fue perseguido el 27 de mayo por fuerzas del entonces coronel Bartolomé Mitre al mando de mil cien soldados, divididos en dos columnas, pero el día 30 del corriente, Calfucurá obtendría la victoria en la batalla de Sierra Chica —cerca de la actual ciudad de Olavarría— con 17 bajas del lado mitrista, además de 234 heridos, recibiendo Calfucurá desde entonces el mote de "Napoleón del desierto".[60]

En otra invasión pero esta vez perpetrada por el cacique Bulnes Yanquetruz, el 13 de septiembre del citado año, también derrotó a otras fuerzas del ejército bonaerense, matando al comandante Nicanor Otamendi y a 125 soldados en el combate de la «Estancia San Antonio de Iraola» y luego saqueó al pueblo y fortín « Puntas de Arroyo Tapalqué», siendo totalmente destruido —aunque sería refundado solo con el nombre de Tapalqué ocho años después, a 30 km noroeste, sobre el arroyo homónimo— pero en 1856 y a sólo 4 km de esta infructuosa guardia, fue erigido el «Fortín El Perdido» u Olavarría en el cual se asentaba el estanciero y futuro juez de paz Eulolio Aguilar (lugar que daría origen por decreto del 25 de noviembre de 1867 a la actual ciudad homónima, gracias a la gestión del coronel Álvaro Barros).[61]

Con la derrota antedicha, Mitre organizó el «Ejército de Operaciones del Sur» con tres mil soldados y doce piezas de artillería al mando del general Manuel Hornos quien el 29 de octubre de 1855 también fuera derrotado por Calfucurá en la batalla de San Jacinto, entre las sierras homónimas y el arroyo Tapalqué, muriendo del lado gubernamental 18 oficiales y 250 soldados, lo cual promoviera que el cacique mapuche atacase los poblados de Cabo Corrientes, Azul, Tandil, «Fuerte Cruz de Guerra», Veinticinco de Mayo, Junín, Melincué, Olavarría, Alvear, Bragado y Bahía Blanca.[63]

Toldería mapuche (por el geógrafo Hans Steffen Hoffman, 1897).

Calfucurá contaba con un ejército estimado en seis mil guerreros de los cuales mil quinientos eran ranqueles, dos mil eran pampas nuevos, ochocientos eran mapuches-nguluches del lado occidental andino y setecientos eran Pehuenches araucanizados, además de mil cuatreros chilenos aliados, entre los suyos y los de los caciques Cañumil y Quentriel.[64]

Entre los años 1858 y 1862 se organizaron otras diversas campañas militares, siendo éstas las comandadas por los coroneles Nicolás Granada, Emilio Mitre y Julio de Vedia, obteniendo algunas victorias, y por lo cual, el 20 de mayo de 1863 la Nación Argentina terminaría pactando con Sayhueque —hijo y sucesor de Chocorí— que lideraba en el «País de las Manzanas» del territorio triangular, limitado por los ríos Neuquén, Limay y la cordillera de los Andes, y quien se negaba a participar de los malones de Calfucurá —debido a que sus relaciones con los cristianos eran buenas y fluidas— aunque dichas campañas victoriosas fueran interrumpidas por la Guerra del Paraguay, en la que esa nación había invadido a la provincia de Corrientes el 15 de abril de 1865, ocupando el norte y este de su territorio, y forzando de esta manera a la Argentina a involucrarse en la contienda.[65]

Una vez firmados los tratados de paz iniciados en 1857 y concluidos en 1866 con los caciques Catriel "el Joven", Cachul e Ignacio Coliqueo, éstos abandonaron la confederación de Calfucurá y pasaron a aliarse con los argentinos, asentándose en Azul, Junín y Tapera Díaz (la actual localidad de Los Toldos). En junio de 1870 Calfucurá realizó un nuevo gran malón atacando con alrededor de cuatro mil quinientos guerreros al pueblo de Tres Arroyos, arrasándolo, y en octubre, al intentar invadir los territorios del valle del Chubut poblados por galeses con permiso nacional y fuera frenado por las defensas del aborigen tehuelche-argentino Casimiro Biguá, haría lo mismo en Bahía Blanca, matando medio centenar de cristianos, secuestrando numerosas cautivas y robando ochenta mil cabezas de ganado. Igualmente hizo lo propio en marzo de 1872, cuando entró en el pueblo Veinticinco de Mayo y se llevó a todos los indígenas aliados saqueándola, al igual que a los de Alvear y Nueve de Julio con 8.000 aborígenes, resultando 300 civiles muertos, 500 cautivas y alrededor de ciento ochenta mil cabezas de ganado robadas, pero el 11 de marzo del mismo año, fue derrotado en la batalla de San Carlos de Bolívar —en el actual partido bonaerense homónimo— por el general Ignacio Rivas y los guerreros de Catriel. Calfucurá fallecería el 3 de junio de 1873 y sería sucedido por su hijo Manuel Namuncurá[66]

Dominio argentino efectivo sobre las pampas y la Patagonia oriental

El 5 de octubre de 1878, durante la presidencia de Nicolás Avellaneda, fue sancionada la nueva "Ley de distribución de la tierra" que destinaba 1.700.000 $m/c para el cumplimiento de la anterior formulada en la presidencia de Mitre, llamada "Ley de ocupación de la tierra", del 13 de agosto de 1867, que ordenaba llevar la frontera interna, controlada efectivamente por el Estado argentino con los aborígenes, hasta los ríos Negro, Neuquén y Agrio, si bien en 1869 se lograra dominar aunque sea como protectorado de la Patagonia oriental que lideraba el cacique mayor Casimiro Biguá, excepto en el Comahue, y quien había sido nombrado protector de los territorios nacionales, además de haber jurado la soberanía argentina.[67]

En azul-celeste: La República Argentina con sus provincias con, en color celeste, el territorio efectivamente controlado antes de 1869, además de los siguientes territorios nominales de dominación gradual y luego efectiva. En lila, parte inferior: territorio de Biguá de soberanía argentina efectiva desde 1869 por tratado con los tehuelches. En violeta, parte inferior: territorio de Papón, litigio resuelto con Chile en 1878. En azul-violáceo: pampas y Comahue dominado por fuerzas militares en 1879. En violeta, parte superior: protectorado argentino del «País de las Manzanas» de Sayhueque, ocupado militarmente en 1881. En lila, parte superior: La Puna de Atacama con San Pedro anexada por Bolivia desde 1826 hasta 1879 en que la ocupó Chile hasta 1884, luego desde 1887 - 1893 y por último desde 1896 - 1899. En verde: dominación gradual de la región del Chaco. En el sur, en lila pero sin figurar: la cuenca inferior del río Santa Cruz, el territorio meridional del curso inferior del río Negro, la isla de los Estados y el territorio de la bahía de San Gregorio en el estrecho de Magallanes, al igual que el valle inferior del río Chubut y la zona del golfo Nuevo ya eran efectivos en 1865. Las islas Malvinas tras ser pobladas por argentinos y formar una Comandancia Militar de las Islas Malvinas fueron usurpadas por el Reino Unido en 1833 y brévemente recuperadas en 1982.

Al comenzar la segunda campaña de la denominada “ Conquista del Desierto” del general Julio A. Roca y del entonces coronel Conrado Excelso Villegas, el objetivo principal de dominación efectiva era que estas tierras pasaran a ser administradas de hecho por la Nación Argentina y que cesaran los malones que tantas pérdidas económicas le causaban, siéndole adjudicada éstas en forma nominal durante la época colonial y también de alejar los intereses internacionales por las mismas, como ser países limítrofes y potencias coloniales, que las consideraban erróneamente como res nullius, como hacían figurar en algunos mapas, o mejor dicho " terra nullius".

Al quedar establecido el límite norte de la Patagonia oriental —incluyendo el actual territorio pampeano— con las demás provincias, la gobernación de la Patagonia fue creada por la otra ley Nº 954, del 11 de octubre de 1878. Su territorio se extendía desde el límite fijado por la ley N° 947 hasta el cabo de Hornos. Su capital fue Mercedes de Patagones (hoy Viedma) y el 21 de octubre fue designado su primer gobernador, el coronel Álvaro Barros quien procedería a su inauguración oficial el 2 de febrero de 1879.

En este último año, durante la segunda campaña al Desierto, la 2.ª división al mando del coronel Nicolás Levalle que había partido del «Fuerte General Belgrano» en el oeste bonaerense (fundado en 1876 y actual Carhué), con 325 soldados y 125 indígenas aliados pertenecientes al cacique Tripailao, avanzaría hacia Traru-Lauquen —en la actual provincia de La Pampa— para después enfrentarse a Manuel Namuncurá quien lograría huir, por lo cual, el coronel Levalle fundaría un poco hacia el este de aquel paraje, el «Fuerte Huitrú» —también llamado «Quetren Huitrú» o «Campamento Militar Huitrú»— entre el 19 y 22 de mayo de 1879 (que daría origen dos años después a la localidad de General Acha). La 3.ª división del coronel Eduardo Racedo que había partido el 10 de abril del mismo año del Fuerte Sarmiento Nuevo, en la orilla meridional del río Quinto (fundado en 1876 luego de trasladarlo desde el fortín homónimo abandonado, ambos en el sur cordobés), para unirse a la guarnición de Villa Mercedes de la frontera sur de San Luis y dirigirse hacia el sur con 1.350 hombres, entre los que se contaban guerreros ranqueles de las tribus aliadas comandadas por los caciques Cuyapán y Simón; esta división perseguiría al cacique Baigorrita aunque no lograra capturarlo pero sí tomó quinientos prisioneros ranqueles, y más tarde fundaría el « Fortín Resina» —también llamado «Puesto Laguna», «Paraje Echohué» o «Campamento Militar Poitahué»— entre julio y agosto de 1879 y que aparentemente sería abandonado al año siguiente, aunque dos años después fuese fundada una villa en el lugar. Lo mismo haría la 5.ª división del coronel Hilario Lagos que salía de Trenque Lauquen (también fundado en 1876) y erigiría el «Fortín Toay» en Luan Lauquen (cerca de la actual localidad pampeana de Toay). El objetivo de estas tres divisiones militares era atacar a las tribus ranqueles rebeldes de las pampas, cuya finalidad se habría cumplido en junio del citado año, incorporando esta región pampeana efectivamente a la República Argentina.[69]

El 23 de julio de 1881, se firmaría el Tratado de Límites entre Argentina y Chile que aseguraba la posesión argentina de los territorios orientales de la cordillera de los Andes y a finales del citado año se procedió a la incorporación definitiva del Comahue y del «País de las Manzanas», aunque el cacique Sayhueque ya despojado de sus dominios que a modo de protectorado argentino mantuviera hasta ese momento, siguiera resistiendo en territorio actualmente neuquino y que luego continuaría hacia el sur, en los valles del río Chubut.

En 1882 a partir del abandonado fortín antes citado, en plena región de los montes de El Cuero, surgiría la primera localidad de “blancos” a la que llamaron Victorica, fundada oficialmente el 12 de febrero por el coronel Ernesto Rodríguez.[70] El 12 de agosto del mismo año surgiría la localidad de General Acha.

Finalmente Sayhueque, Inacayal y Foyel, y sus tres mil aborígenes, serían vencidos en la batalla de Pulmarí del 18 de octubre de 1884 por el nuevo gobernador de la Patagonia, el general Lorenzo Vintter.

En el mismo siglo se fundaría en la actual región pampeana, el 16 de marzo de 1888, al pueblo de Bernasconi y cuatro años después a la futura capital provincial, llamada Santa Rosa, el 22 de abril de 1892, seguida por el pueblo de Toay el 9 de julio de 1894, los dos pueblos originados en 1896, como ser Quehué el 7 de noviembre y el de Intendente Alvear el día 26 del mismo mes, además de Parera el 21 de julio de 1898 y por último, Algarrobo del Águila el 5 de febrero de 1899.[71]

Territorio Nacional de La Pampa

Antigua Casa de Gobierno.

Por la ley N° 1.265 del 24 de octubre de 1882 se dispuso la enajenación de tierras de propiedad de la Nación, y a esos efectos se dividió la «Gobernación de la Patagonia» en dos sectores separados por los ríos Agrio, Neuquén y Negro, denominados: territorios de la Pampa —o de la Pampa Central— y territorios de la Patagonia, sin que se alterara su gobierno. El primero incluía la actual provincia de La Pampa y sectores hoy pertenecientes a las provincias de Río Negro, Mendoza, San Luis, Córdoba, Neuquén y Buenos Aires. Se dividió el territorio pampeano en veintiséis secciones de 100 lotes de 10.000 hectáreas cada uno y se ofrecieron a la venta en pública subasta.

Por la ley N° 1.532 del 16 de octubre 1884, se crearon los Territorios Nacionales dividiendo la «Gobernación de la Patagonia», surgiendo entre ellos el « Territorio Nacional de La Pampa» que pasó a tener como límites los siguientes: por el Norte el paralelo 36º que divide el territorio nacional del de las provincias de Mendoza y San Luis y el paralelo 35º que la divide del de la de Córdoba. Por el Este, el meridiano 5º de Buenos Aires (es decir el meridiano 63º23' al oeste de Greenwich), que divide con esta provincia. Por el Oeste el meridiano 10º que divide con Mendoza, hasta tocar el río Colorado y por el Sur el curso del río Colorado. Los territorios entre los paralelos 35° S y 36° S que actualmente pertenecen a las provincias de Mendoza (desde el río Desaguadero al meridiano X Oeste de Buenos Aires) y de San Luis, pasaron a estas provincias.

En 1882 se realizaron las primeras fundaciones anteriormente citadas. Su primer gobernador —designado por el Poder Ejecutivo Nacional— fue el general Juan Ayala (de 1884 a 1891).

Por la ley N° 5.217, del 28 de setiembre de 1907, se dejaron inamovibles los límites trazados en 1881 y 1882 en los meridianos V y X Oeste de Buenos Aires, los cuales habían sido erróneamente demarcados en el terreno y además se había perdido a qué lugar de Buenos Aires correspondía el meridiano "0". De esta forma, 200.000 hectáreas quedaron definitivamente separadas del territorio de La Pampa, siendo reconocidas de jure por esta ley a las provincias de Mendoza y Buenos Aires.

La primera capital había sido General Acha pero a partir del 29 de marzo de 1900, la capital pasó a ser Santa Rosa de Toay, al disponer el Poder Ejecutivo Nacional el cumplimiento de un decreto del presidente Miguel Juárez Celman del año 1889. El gobernador José Luro concretó la medida el 11 de abril y a partir de 1917 se suprimió "de Toay", por lo cual, desde entonces se la conoce sólo por Santa Rosa, quedando el nombre de Toay para el pago y para una localidad vecina ubicada a 10 kilómetros de la misma.

Por decreto del 20 de octubre de 1915, a 21 de los 22 departamentos del territorio, que se hallaban numerados, se les dio nombres indígenas.

Provincia Eva Perón

Casa de Gobierno de La Pampa 1916-1963.

El Congreso de la Nación dispuso por ley 14307 del 8 de agosto de 1951 crear una nueva provincia que tuviera jurisdicción en lo que hasta ese momento había sido el territorio nacional de La Pampa. La misma se constituyó en 1952, mediante una asamblea constituyente democráticamente electa, que sesionó entre el 17 y el 21 de diciembre de 1951, sancionando la constitución provincial y eligiendo el nombre que habría de designar a la provincia: "Eva Perón".

La nueva constitución provincial introdujo como novedad en el sistema político argentino la prohibición de reconocer organizaciones "que sienten principios opuestos a la libertades individuales", "o atentatorias al sistema democrático", así como la organización de milicias parapoliciales o paramilitares (art. 7).

En septiembre de 1955, el dictador Eduardo Lonardi, cuando aún se encontraba en Córdoba y antes de asumir el cargo, dispuso anular el nombre elegido por la asamblea constituyente para la provincia, y estableció que se la debía designar con el nombre que le había impuesto el presidente Julio Argentino Roca en 1884, al incorporarla como territorio nacional.[73]

El 27 de abril de 1956 el dictador Pedro Eugenio Aramburu dictó una proclama anulando la constitución nacional vigente y las constituciones provinciales, incluyendo la de pampeana. De este modo la provincia del Chaco quedó sin constitución. En 1957 la dictadura convocó a elegir una asamblea constituyente provincial, pero con la prohibición legal de que el partido peronista se presentara en las elecciones; debido al retiro de los convencionales de la Unión Cívica Radical Intransigente, la asamblea quedó sin quorum y no pudo sesionar.

En diciembre de 1959 el presidente Arturo Frondizi convocó a alecciones para elegir una asamblea constituyente provincial, prohibiendo la presentación en las elecciones del Partido Justicialista. El resultado fue la sanción de la Constitución pampeana de 1960, cuya legitimidad estuvo en discusión, debido a que no fue sancionada democráticamente.

Provincia de La Pampa

Carlos Verna, actual Gobernador.

El gobierno provisional, designado por la Revolución Libertadora dicta la Proclama del 27 de abril de 1956 donde se declara vigente la Constitución Nacional sancionada en 1853, dejando sin efecto la constitución de 1949 y por el artículo 4 de la misma deja sin efecto las constituciones sancionadas para las provincias de La Pampa, Chaco y Misiones. En el orden provincial, el interventor federal Garmendia derogó el Decreto Provincial Nº 2085/54 y se vuelve a la anterior denominación geo-política de La Pampa manteniendo su rango de Provincia. En el mes de diciembre de 1959, mediante Decreto Ley nº 2458/59, se convocó al electorado pampeano a fin de elegir autoridades. El día 6 de octubre de 1960, se sancionó la Constitución de 1960, rigiendo a partir de la 0 hora del 7 de octubre de 1960.[74]

En 1991, resultó electo Rubén Marín[75] (gobernador provincial en los períodos 1991-1995, 1995-1999, 1999-2003). En año 1994, se reformó la constitución de 1960, a través de la ley 1523, que desplazó la constitución sancionada en el año 1960. En el año 1998, mediante ley nº 1812, es reformada a constitución provincial en forma parcial nuevamente. El 26 de junio de 1996, en Santa Rosa, se firmó el tratado de la Región de la Patagonia, que promovería la promoción del desarrollo económico, social y político en la región.

En 2003, es electo Carlos Verna, quien ejerciera luego como Senador Nacional por esta provincia.

En 2007, resulta electo como gobernador Oscar Mario Jorge, siendo reelecto en 2011. Lo sucede en el cargo el propio Verna, su antecesor, quien asume el 10 de diciembre de 2015.

Other Languages
žemaitėška: La Pampas provincėjė
български: Ла Пампа
català: La Pampa
čeština: La Pampa
Cymraeg: La Pampa
dansk: La Pampa
Esperanto: Pampa Provinco
עברית: לה פמפה
हिन्दी: ला पम्पा
Bahasa Indonesia: Provinsi La Pampa
한국어: 라팜파 주
lumbaart: La Pampa
मराठी: ला पांपा
Bahasa Melayu: Wilayah La Pampa
norsk bokmål: La Pampa
polski: La Pampa
Piemontèis: La Pampa
Runa Simi: La Pampa wamani
русский: Ла-Пампа
srpskohrvatski / српскохрватски: La Pampa (provincija)
Simple English: La Pampa Province
српски / srpski: Пампа (провинција)
svenska: La Pampa
Kiswahili: Mkoa wa La Pampa
тоҷикӣ: Ла-Пампа
українська: Ла-Пампа
Tiếng Việt: La Pampa (tỉnh)
Volapük: La Pampa
中文: 拉潘帕省
Bân-lâm-gú: La Pampa Séng