Provincia de Extremadura

Provincia de Estremadura

Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg
Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg

1653-1833

Bandera de la provincia de Cáceres.png
Provincia de Badajoz - Bandera.svg

Ubicación de Extremadura
Capital Badajoz[7]
Idioma oficial Castellano
Otros idiomas Extremeño, portugués y fala de Jálama
Período histórico Edad Moderna
 • Compra del voto en Cortes
(dependía de Salamanca desde 1591)
1653
 • División de Extremadura en las provincias de Cáceres y Badajoz 1833
Miembro de: Corona de Castilla, España

La Provincia de Extremadura, ("Provincia de Estremadura" en castellano antiguo, tal y como se refleja en las fuentes), correspondiente al terriorio de la denominada Extremadura leonesa, fue una provincia de la Corona de Castilla y más tarde de España, que se creó en 1653. Su territorio se correspondía aproximadamente con la actual comunidad autónoma de Extremadura, aunque con diferencias en los límites. La Provincia de Extremadura desapareció en 1833 (tras el plan de 1822), al dividirse la región extremeña en la provincia de Cáceres y la provincia de Badajoz, que la integrarían.

La provincia con el nombre de Extremadura (Estremadura) surge jurídicamente en torno a 1653 (aunque ya existía previamente una concepción geográfica), a partir de diferentes partidos y territorios que conformaron la histórica Provincia de León de la Orden de Santiago, recobrando el topónimo y la memoria de las antiguas Extremaduras castellana y leonesa; aunque ya existían instituciones como el Real Ejército de Extremadura (en torno a la década de 1630). Conformándose formalmente en 1785, con su reconocimiento de facto con la creación de la Real Audiencia de Extremadura (1790), cuya existencia real y unitaria proyecta una particular historia y cultura compartidas.[8]

Historia

Antecedentes

Escudo del Priorato en el Convento de San Marcos de León, que perteneció a la Provincia de León de la Orden de Santiago.
La antigua Provincia de Salamanca en el año 1591, según los votos en las Cortes de Castilla. Extendiéndose por la Extremadura leonesa.[9]

Extremadura, se constituye como territorio al sur del Duero o haciendo alusión a aquellas tierras situadas en los extremos -frontera- (en el Reino de León aparece como territorio desde las Cortes de Benavente de 1202), aunque hay que tener presente la evolución etimológica del mismo en otras regiones, haciéndose extensible el término, así como su aparición en las intitulaciones reales.

En el tránsito del siglo XV al XVI se fue diluyendo el concepto unitario de las Extremaduras castellana y leonesa a medida que se fue adoptando el nombre para la actual Extremadura. Recordemos la conformación, como entidad administrativa, de la denominada "Provincia de Estremadura" en las Cortes de Segovia de 1390 (a tenor de las Cortes de Toro de 1371), en las que se incluía o hacía mención a la denominada Extremadura castellana (cuya zona contaba con un reconocimiento jurídico en las denominadas Comunidades de Villa y Tierra).

La presente Provincia de Extremadura (Provincia de Estremadura en castellano antiguo, tal y como aparece en las fuentes), aparece por primera vez con esa denominación en 1548, en el Libro de las grandezas y cosas memorables de España de Pedro de Medina, (denominándola Provincia de Estremadura a la región extremeña),[15]

En la Baja Edad Media, Extremadura se componía de los partidos-obispados de Plasencia, Badajoz y las "sacadas" de Coria-Cáceres (con una vinculación al sector de Guadalupe -que correspondía a la sede toledana-, dado su carácter de centro devocional). Desde 1480 se desgajan los "partidos" de Trujillo, Casar de Palomero-Herguijuela y Medellín, individualizándose los "partidos" de los maestrazgos de Alcántara y la Provincia de León de la Orden de Santiago.

Dentro de la distribución de las provincias eclesiásticas, la creación de las provincias de Hermandad, constituidas a partir de 1282, con un fuerte componente histórico-regional, encontramos la Provincia de León de Santiago (la capital era Segura de León -actual provincia de Badajoz-, subdividida en los partidos de Mérida y Llerena), vinculadas al Priorato de San Marcos de León,[16]​ que comprendía todo lo que era el Reino de León, incluyendo la Extremadura leonesa.

El espacio regional extremeño estaba profundamente señorializado, la mitad pertenecía a la jurisdicción de las órdenes militares de Santiago y Alcántara, una cuarta parte a diversos linajes nobiliarios y otra a tierras de concejos realengos (Plasencia, Trujillo, Cáceres, Badajoz, etc.), cuya representación en Cortes se extingue a principios del siglo XV.

Según el reparto de contribución correspondiente a 1491 aparecen dos provincias de Hermandad en el espacio extremeño: la Provincia de Trujillo y la Provincia de León de la Orden de Santiago, al situar sus cabeceras en Trujillo y en el señorío de la Orden de Santiago, cada una con sus diferentes "partidos". Desde 1528, Trujillo fue la única capital del territorio, contando según el Censo de Pecheros de Carlos I, con 48.789 vecinos pecheros (el 6,75% de la población de la Corona de Castilla).[20]​ Recordemos que Galicia tampoco tenía voto en Cortes y dependía de Zamora.

Badajoz, sede de la capital de la Provincia de Extremadura.
Extremadura en el conjunto de la Monarquía Hispánica (1734).[21]
Extremadura en la España dividida por provincias, por Thomas López (1757). Biblioteca Nacional de España.

Creación jurídica de la provincia (1653)

La Provincia de Extremadura fue creada jurídicamente en 1653 al comprar Plasencia a la Corona un voto conjunto en las Cortes de Castilla (que había gozado de voto en Cortes hasta mediados del siglo XV), junto con las villas y ciudades de Badajoz, Mérida, Trujillo, Cáceres y Alcántara, al que no se adhirieron ni Llerena ni Jerez de los Caballeros, por valor de 80.000 ducados.[22]​ La creación de la Provincia de Estremadura servirá de base territorial para las intendencias o circunscripciones provinciales de la administración borbónica. Hasta ese momento dependía sólo a nivel administrativo, en cuanto a voto en Cortes, de Salamanca.

En 1766 aparece en el "Mapa de la Provincia de Estremadura", por Thomas López, dedicado a Pedro de Alcántara Pimentel (dibujado con el oeste arriba -norte a la derecha-), unos límites mayores a su anterior demarcación reflejada desde el siglo XVI, y mucho más próximas a la actual Extremadura. En este mapa se refleja tanto los obispados (Plasencia, Badajoz y Coria-Cáceres), como los diferentes partidos (Badajoz, Alcántara, Cáceres, Llerena, Mérida, Plasencia, Trujillo y Villanueva de la Serena), realizando otro mapa similar en 1798.[24]

En 1775 las ciudades de Badajoz, Mérida y Plasencia, junto con la villa de Alcántara, únicos municipios de Extremadura que tenían voto en las Cortes, acudieron al Consejo de Castilla solicitando una Real Audiencia en la provincia, para no tener que acudir a resolver sus pleitos a la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid o en la Real Chancillería de Granada. Fue inaugurada el 27 de abril de 1791, instalando su sede en Cáceres (aunque trasladada por motivos bélicos y políticos a Badajoz, Garrovillas, Valencia de Alcántara y Trujillo), hasta que fueron supirimidas por decreto el 26 de enero de 1834 (pasando sus competencias a la Audiencia Territorial).

Bajo el reinado de Carlos III, el 22 de marzo de 1785, el Conde de Floridablanca promovió la realización de un Prontuario o nomenclator de los pueblos de España y se elaboraron mapas para facilitar el control del reino.

Desde sus inicios la capital de la Provincia de Extremadura estaba en Badajoz, tradicional plaza fuerte, donde además se encontraba la sede de la Capitanía General del Real Ejército de Extremadura (formada en los años finales de la década de 1630, ante la Guerra de Restauraçao Portuguesa, considerada la primera institución regional, de la que se tenga constancia).[26]​ Ya en 1580, Felipe II trasladó la Corte a Badajoz, de forma provisional (durante once meses), para anexionar Portugal al conjunto de la Monarquía Hispánica, además de ser el tradicional eje de las relaciones entre ambas Coronas.

Mapa de la Provincia de Estremadura, por Thomas López (1756), en el que se especifíca su capital: Badajoz.
Mapa de la Provincia de Estremadura (1766), con los límites ya muy similares a los de la actual Extremadura. Dibujado con el Oeste arriba y el Norte a la derecha.
Mapa de 1841, realizado por J. Archer, que muestra para España la división territorial de Floridablanca de 1785.

En la publicación de 1789 de «España dividida en provincias e intendencias y subdividida en partidos, corregimientos, alcaldías, mayores, gobiernos políticos y militares... », Extremadura era una de las 38 provincias de España, y se dividía en ocho partidos: Alcántara, Badajoz, Cáceres, Llerena, Mérida, Plasencia, Trujillo y Villanueva de la Serena.,[29]

En el Itinerario descriptivo de las provincias de España (escrito por Alexandre Louis Joseph Laborde en 1826) dice que la provincia comprende 3 obispados que son: Badajoz, Plasencia y Coria (Coria-Cáceres), 3 cabildos catedrales, 30 encomiendas de las órdenes militares, 415 parroquias, 172 casas religiosas, 31 hospitales, 2 hospicios, 2 colegios para la instrucción de la juventud, 7 ciudades, 322 villas y lugares, capitanía general 11 gobiernos militares subalternos, intendencia y real audiencia. Las principales ciudades son Badajoz (la capital de la provincia), Plasencia, Coria, Mérida, Medellín, Trujillo, Jerez de los Caballeros, Llerena, Alburquerque, Alcántara, Zafra, Cáceres, Olivenza y otras.[30]

En 1810 el gobierno afrancesado establece las prefecturas de Cáceres y Mérida. A mediados de 1813, la Regencia encargó a Felipe Bauzá una nueva división provincial en aplicación de la Constitución de Cádiz de 1812. En este proyecto la provincia de Extremadura fue dividida en las provincias de Cáceres y Badajoz, pero no entró en vigor por el regreso de Fernando VII y la anulación de la legislación de las Cortes. Este proyecto fue recuperado durante el Trienio Liberal y reformado por Felipe Bauzá y Agustín de Larramendi y tras el trámite parlamentario fue aprobado en el 14 de enero de 1822,[4]

La conformación de la Provincia de Extremadura, y su posterior sub-división en las provincias de Cáceres y Badajoz (representando la Alta y Baja Extremadura), con sus correspondientes diputaciones provinciales, y partidos judiciales, sería el precedente institucional de la región extremeña, constituida en comunidad autónoma en 1983, asignando una nueva capital en Mérida (sede de la Junta de Extremadura), aunque Badajoz, capital de la región extremeña desde 1653, seguiría conservando su relevancia al ser la sede de la Delegación del Gobierno de España en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Other Languages