Provincia de Buenos Aires

Buenos Aires
Provincia

Buenos Aires Province Montage.png
Desde arriba, de izquierda a derecha: La sierra de la Ventana, la ciudad de La Plata, la ciudad de Mar del Plata y las pampas del centro de la provincia.

Bandera de la Provincia de Buenos Aires.svg
Bandera
Coat of arms of the Buenos Aires Province.png
Escudo
Buenos Aires Province in Argentina (+Falkland hatched).svg
Ubicación de Buenos Aires
Coordenadas 36°09′26″S 60°34′11″O / -36.157222222222, 36°09′26″S 60°34′11″O / -60.569722222222
Capital La Plata
 • Población 563.943
Entidad Provincia
 • País Argentina
Gobernadora
Congreso
Senado
María Eugenia Vidal ( Propuesta Republicana- Cambiemos)
70 escaños
3 escaños
Subdivisiones 135 partidos
Superficie Puesto 1
 • Total 307 571 km²[1]
Altitud  
 • Máxima Cerro Tres Picos, 1.239[1] m s. n. m.
 • Mínima Salinas Chicas, -42[1] m s. n. m.
Población (2015)  
 • Total 16 659 931[3]
 • Densidad 53,56 hab/km²(Puesto )
Gentilicio bonaerense
IDH (2013) 0,838 ( 13.º) – Muy Alto
Huso horario UTC−3
ISO 3166-2
IFAM
Prefijo del CPA
AR-B
BUE
B
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Buenos Aires es una de las 23 provincias que componen la República Argentina. Su capital es la ciudad de La Plata.

Situada en la región centro-este del país, limita al norte con las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, al oeste con las provincias de Córdoba, La Pampa y Río Negro, al sur y al este con el mar Argentino del océano Atlántico y al nordeste con el Río de la Plata. Enclavada en el nordeste se encuentra la ciudad de Buenos Aires (capital provincial hasta su federalización en 1880, aunque fue también asiento transitorio de los poderes provinciales hasta la fundación de La Plata dos años después).

Con 307 571 km² de extensión (aproximadamente la superficie de Italia) Se encuentra dividida en 135 municipios, denominados constitucionalmente partidos. El partido de Patagones es el más extenso, con 13 600 km², y el de Vicente López el menor, con 33 km².[1]

Su población supera los 15,6 millones de habitantes al 27 de octubre de 2010, según los resultados definitivos del censo de 2010 con lo cual es la provincia más poblada de la República Argentina.[3]

Es una de las provincias con la mayor densidad poblacional, equivalente a 50,7 habitantes por km², solamente superada por la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Tucumán.

Historia

Época hispánica y guerra de la independencia

La historia de la Provincia de Buenos Aires empieza cuando el Río de la Plata fue descubierto por la expedición del español Juan Díaz de Solís, quien buscaba un paso hacia las Indias Orientales.[7] 4161216


Posteriormente, Garay comenzó a recorrer el territorio inexplorado, pasando por Tuyú, Tordillo y Kakel Huincul, llegado hasta el cabo Corrientes. Juan de Garay repartió entre sus acompañantes las tierras que se fueron descubriendo, situando las estancias destinadas a la cría de ganado junto al Río de la Plata. La estancia " vaquería" fue sometida al régimen de encomienda y condensó la actividad agropecuaria de la provincia, principal ocupación económica de la población española. La misma también se convirtió en fortín para mantener a raya los ataques de la población indígena local. Desde la ciudad de Buenos Aires se abrieron rutas hacia otras ciudades del Virreinato, y junto a ellas se establecieron otras como Baradero, Luján, Quilmes y San Andrés de Giles. La estancia aumentó su importancia al establecerse la industria del saladero, la exportación, y el prestigio de la lana local en Europa.[7]

En verde oscuro el territorio de Buenos Aires antes de la reunificación en 1861 y en verde claro su territorio pretendido

La Revolución de Mayo de 1810, que desalojó del gobierno al virrey del Virreinato Río de la Plata, Baltasar Hidalgo de Cisneros, abrió interesantes perspectivas para la ganadería, ya que no implicó solamente el fin del monopolio español del comercio exterior sino también la introducción de sistemas y mejoras en la actividad desarrollados en otros países y de otras razas de ganado. La incorporación del alambrado permitió definir la propiedad de la tierra trazando límites claros, que hasta entonces eran vagos e imprecisos.[7]

El 16 de febrero de 1820, a consecuencia de la Anarquía del Año XX, la provincia se constituyó en entidad política autónoma, designándose a Manuel de Sarratea como su primer gobernador. Su territorio nominal abarcaba desde la ciudad de Buenos Aires hasta la Cordillera de los Andes por el oeste, y por el sur, los territorios de la Patagonia oriental y las islas Malvinas. Se excluyeron los territorios asignados a Entre Ríos y Corrientes, creadas en 1814, y de Santa Fe, de 1815.[7]

Pero el territorio bajo control efectivo era muy limitado: desde la ciudad de Buenos Aires hasta unos 60 km a la redonda. Los amerindios se resistían tenazmente a la penetración del hombre blanco en las tierras que habitaban. La introducción al continente americano del caballo durante la primera fundación de la ciudad y la habilidad de los aborígenes para domesticar a los que se habían vuelto cimarrones, les permitió lanzar violentos ataques llamados malones. Sucesivos gobiernos bonaerenses intentarían, por un lado, frenar los malones, y por otro, controlar territorios mediante diversas operaciones: la construcción de fortines defensivos, la realización de expediciones punitivas, la Zanja de Alsina, etc. En 1823 la primera ciudad que había sido fundada en la época patria, Dolores, un malón la destruyó por completo, lo cual aumentó la preocupación de los pobladores respecto de los grupos aborígenes y la frontera con sus territorios.[7]

El gobernador Martín Rodríguez dictó la ley de supresión de los cabildos de origen hispánico y creó la justicia de paz el 22 de enero de 1822. Fueron nombrados veintiocho jueces de paz de campaña, uno para cada partido. Durante su gobierno, los estancieros se expandieron hacia el sur, hasta el río Quequén Grande, apoyados por algunas expediciones militares.[7]

Lo sucedió Juan Gregorio de Las Heras, que reunió el Congreso General de 1824, por el cual se pretendió unificar el país. En 1826, el Congreso nombró presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata a Bernardino Rivadavia, de tendencia centralista, que presentó al Congreso un proyecto de ley mediante el cual la Ciudad de Buenos Aires y gran parte de la campaña circundante se proclamaba capital del Estado y se dividía el resto de la provincia en dos. El proyecto fue sancionado ese mismo año a pesar de las fuertes resistencias que generó en el federalismo porteño.[8]

La Guerra del Brasil y la Constitución unitaria de 1826, rechazada en el interior del país, terminaron con la caída de Rivadavia. En su lugar asumió como gobernador Manuel Dorrego, partidario del federalismo, quien fue fusilado por Juan Lavalle. La situación terminó con el régimen presidencial y reanudó la guerra civil entre unitarios y federales.[9]

Guerras civiles y formación del Estado argentino

En 1829, Juan Manuel de Rosas, tras derrotar a Lavalle, asumió el gobierno de la provincia con "Facultades Extraordinarias", y conservando la delegación de las relaciones exteriores por parte de las demás provincias.[10]

Durante el gobierno de Rosas, Buenos Aires logró la supremacía sobre las demás provincias, sin que por eso se lograra la unificación del país.[10]

La constitución provincial promulgada en abril de 1854 establecía los siguientes límites para la provincia:

Su territorio se extiende Norte-Sur desde el Arroyo de El Medio hasta la entrada de la Cordillera en el mar, lindando por una línea al Oeste y Sud-Oeste con las faldas de las Cordilleras, y por el Norte y Este con los ríos Paraná y Plata y con el Atlántico.[11]

El acuerdo entre los mitristas y los políticos del interior del país permitió finalmente la declaración de la Ciudad de Buenos Aires como capital del país, pero el acuerdo era demasiado beneficioso para la Provincia de Buenos Aires, lo que provocó nuevos enfrentamientos.[10]

La calma llegaría recién en 1880, luego de que el presidente Nicolás Avellaneda derrotara a las tropas del gobernador Carlos Tejedor y lograra así la Federalización de Buenos Aires, ciudad que se convirtió en sede del gobierno federal. Esto obligó a designar una nueva capital, creándose la ciudad de La Plata, obra del gobernador Dardo Rocha. La Plata proclamada el 1 de mayo de 1882 y fundada el 19 de noviembre del mismo año.[7]

Entre 1876 y 1877 se construyó un sistema de fosas y fortificaciones en el centro y sur de la Provincia de Buenos Aires, conocida como la Zanja de Alsina; cuya función fue la de entorpecer el paso del ganado que era robado por grupos indígenas.[12]

Luego en 1879, el Ejército Argentino, bajo el mando del general Julio Argentino Roca, lanzó la " Conquista del desierto" para terminar con el problema indígena. Esta produjo la casi desaparición de las poblaciones mapuches, tehuelches y ranqueles existentes en la zona, con el consecuente ensanche de la provincia hacia el oeste y el sur. Algunas poblaciones indígenas subsistieron hasta hoy, muy disminuidas, en el sudoeste del país. Pero desaparecieron como entidades política y culturalmente autónomas.

En 1884, se crearon territorios nacionales en La Pampa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, desconociendo la pretensión de Buenos Aires. El límite oeste de la provincia quedó aproximadamente adonde había llegado la línea de fortines pocos años antes de la Campaña al Desierto. Los avances logrados en esta pasaron casi por completo a formar los Territorios Nacionales. En ese mismo año, los municipios de Belgrano y San José de Flores pasaron a formar parte de la Capital Federal.[13]

Etapa conservadora

Entre 1890 y 1930 surgieron nuevas fuerzas políticas, principalmente la que acabaría siendo la actual Unión Cívica Radical que, bajo el liderazgo de Leandro N. Alem, se enfrentó a las estructuras de poder heredadas del roquismo. La industria provincial tuvo un gran impulso con el florecimiento del ferrocarril. En 1886 se promulgó a Ley orgánica de las municipalidades, que fortaleció a los municipios y aumentó su autonomía administrativa. Luego de la finalización de la Campaña del Desierto se crearon muchos nuevos partidos en las tierras ganadas al indio.

Hasta la actualidad

A principios de la década de 1930 comenzó una etapa de la historia nacional conocida como la Década Infame. Hubo períodos de crisis en los que tuvieron lugar la devaluación del peso y cesantías masivas, pero uno de los factores que más afectó a la economía provincial fue el Pacto Roca-Runciman que colocó a la industria de la carne y sus derivados bajo un fuerte control inglés, en diversas facetas como los precios o el transporte.

Durante los gobiernos de la Revolución del 43 y los mandatos de Juan Domingo Perón tuvo lugar un fuerte proceso de migración interna, en el cual gran parte de la población rural se movió a las ciudades. Esto se notó especialmente en la ciudad de Buenos Aires, que aumentó su población tanto dentro de sus límites administrativos como en los partidos de la provincia lindantes con la misma, lo cual llevó a la conformación de la megaciudad conocida como Gran Buenos Aires. Carlos Aloé fue elegido para ese cargo en las elecciones de 1951, asumiendo el 4 de junio de 1952. En el sistema eléctrico de la zona Norte, inauguró la ampliación de la Central Regional de Chivilcoy, inauguró la línea de Alta Tensión Luján-Morón, importante obra que había estado paralizada tres años. El sistema eléctrico de la zona Oeste, constituido por una central con tres grupos electrógenos, fue inaugurado en agosto de 1954 en Pehuajó.

En el de la zona Sudeste, abastecido por la gran central regional de Necochea, la gestión procedió a terminar el edificio de la misma y al montaje de sus instalaciones. En el del Sur, principalmente mejoró la red de distribución de la ciudad de Bahía Blanca, y en el del Este, Chascomús-Dolores, también se programaron y se pusieron en ejecución el tendido de 900 km de líneas de Alta Tensión, entre ellas la de Mar del PIata-Necochea. El incremento de la potencia instalada de 118.000 kW a 190.000 permitió ampliar la producción de energía.[15] En esas épocas aumentó también la industrialización, en detrimento del campo. Se tendió el gasoducto Comodoro Rivadavia-Buenos Aires, se pavimentaron varias ciudades del interior, se amplió la red vial y se trazaron las rutas 2 y 3 y se fortaleció la infraestructura educativa.

La etapa entre 1955 y 1983 tuvo a nivel nacional una alta inestabilidad política, en la cual cerca de 25 gobernantes de diversas extracciones ocuparon el poder ejecutivo. Una situación similar tenía lugar en la provincia, que en dicho período tuvo a más de 40 gobernadores.

La Reforma de la Constitución Argentina de 1994 introdujo el sistema de elección directa para los cargos de presidente y vicepresidente nacional, anulando el uso del Colegio Electoral. Esto aumentó la importancia política de la provincia, que con su alta población respecto del resto del país se volvió determinante en la mayoría de los resultados electorales posteriores.

En las Elecciones Generales en la Provincia de Buenos Aires de 2015, la candidata por el frente Cambiemos, María Eugenia Vidal, se impuso con el 39.49% de los votos al candidato del Frente Para la Victoria, Aníbal Fernández, quién obtuvo el 35.18% de los sufragios válidos. De esta manera, Vidal rompió 28 años de hegemonía del Partido Justicialista al mando de la provincia bonaerense y siendo la primera mujer en gobernar la provincia más grande del país (de 152 gobernadores de la intendencia de Buenos Aires, Gobernadores y encargados del Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires, Gobernadores del Estado de Buenos Aires y Gobernadores de la Provincia de Buenos Aires - entre ellos interventores, de facto e interinos-).[16]

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Буэнас-Айрэс (правінцыя)
Esperanto: Provinco Bonaero
Bahasa Indonesia: Provinsi Buenos Aires
Bahasa Melayu: Buenos Aires (wilayah)
norsk bokmål: Buenos Aires (provins)
srpskohrvatski / српскохрватски: Buenos Aires (Provincija)
Simple English: Buenos Aires Province
Tiếng Việt: Buenos Aires (tỉnh)
Bân-lâm-gú: Buenos Aires Séng