Protestantismo en Latinoamérica

El Protestantismo en América Latina ha constituido, desde los inicios de la conquista y la colonización española de América, un sector muy minoritario de la población cristiana. Sin embargo, el número de adeptos a las confesiones de doctrina protestante viene en franco ascenso desde hace un par de décadas.

Antecedentes coloniales

Los antecedentes del protestantismo en América Latina se remontan a los primeros años de la colonización del continente. Por un lado, estaban los intentos de algunas potencias protestantes de instalarse en América y, por el otro, la llegada de personas de forma aislada a las colonias españolas.

Colonia de la familia Welser en Venezuela, 1528 - 1546

La primera instalación del protestantismo en América fue la colonia auspiciada por la Familia Welser en el oeste de Venezuela (1528-1546), apoyada por el mismo Carlos I de España para pagar una de sus deudas bancarias, y que fue desmantelada por la Corona años después, cuando la consideró como una peligrosa agrupación de luteranos. Efectivamente, entre los colonos alemanes había destacados luteranos, como el gobernador Ambrosio Alfinger y el vicegobernador Nicolás Federmann, cuyos respectivos padres habían sido hasta firmantes de la Confesión de Augsburgo. El historiador Lars P. Qualben afirma al respecto que «por el año 1532 toda la colonia había aceptado la fe luterana», aunque no respalda adecuadamente con documentos su afirmación. Con todo, la colonia ya estaba completamente desmantelada en 1546.

Colonia hugonota en Brasil, 1555 - 1567

Durante el reinado de Enrique II de Francia, también se instalaron en América colonias de hugonotes fugitivos en la bahía de Guanabara (1555-1560), cerca de la ubicación posterior de Río de Janeiro, Brasil. Este refugio para protestantes de habla francesa perseguidos fue totalmente aniquilado por mandato de Sebastián I de Portugal. Igual suerte corrió otro pequeño asentamiento hugonote en La Florida (1562-1565), masacrado por orden de Felipe II de España.

Colonia holandesa en Pernambuco, (1624 - 1654)

Debido a la Guerra Luso-holandesa, los calvinistas holandeses ocuparon partes del noreste de Brasil, colonizando y estableciendo allí la Iglesia Reformada Holandesa. La obra misionera calvinista duró allí 30 años, hasta la reconquista portuguesa.

Colonia escocesa en Panamá (1698 - 1700)

Junto a las expediciones de William Paterson, hacia 1698, unos mil doscientos escoceses de confesión presbiteriana arribaron a Panamá para establecer una colonia a orillas del Golfo de Darién, en la Comarca de Kuna Yala. Según el historiador escocés Nat Edwards, el fracaso de la colonia representó para su país un duro golpe económico, tanto así, que provocó su bancarrota y su unión forzada a Inglaterra.[1] El fracaso económico y los ataques españoles terminaron por disolver la colonia.

Guatemala (1841 - 1882)

Los principios de la iglesia evangélica en Guatemala se remontan a 1841, cuando el marinero inglés Federico Crowe llegó de Belice para vender Biblias. Cuando Crowe regaló una biblia al presidente conservador Rafael Carrera y fundó un colegio, el clero se alarmó y usó su influencia para que lo expulsaran.[2] En 1882, bajo la presidencia del general Justo Rufino Barrios, llegó el primer misionero evangélico oficialmente recibido en Guatemala, el pastor presbiteriano Juan C. Hill. En 1887 le sustituyó el pastor presbiteriano Eduardo M, Haymaker, quien trabajó en Guatemala más de 60 años. Hacia 1900 entraron en Guatemala la Misión Centroamericana, Los Amigos (Cuáqueros), la Iglesia Metodista Primitiva y la Iglesia del Nazareno.

Aventureros protestantes

La segunda forma de llegada del protestantismo a la América colonial española fue junto al arribo espontáneo de trabajadores y aventureros independientes de alguna confesión protestante. La Corona española siempre se esforzó por controlar estrechamente las características de quienes pasaban a instalarse en sus colonias, pero varios " herejes" protestantes y también creyentes de otras confesiones ( judíos especialmente) lograron burlar los controles y, posteriormente, durante los siglos XVI al XVIII, un pequeño número fue descubierto y acusado de "herejías luteranas" (entre otras acusaciones) en los tribunales de la Inquisición española en América.

El trabajo de los inquisidores fue muy exitoso, ya que el protestantismo fue extirpado de la América española y no volvió a aparecer hasta las guerras de independencia hispanoamericanas.

Other Languages