Proteo

En la mitología griega, Proteo o Proteus (en griego antiguo Πρωτεύς Prôteús) es un antiguo dios del mar, una de las varias deidades llamadas por Homero en la Odisea ‘anciano hombre del mar’ (ἅλιος γέρων: halios geron),[2] o de Nereo y Doris, o de Océano y una náyade, y fue hecho pastor de las manadas de focas de Poseidón. Podía predecir el futuro, aunque, en un mitema familiar a diversas culturas, cambiaba de forma para evitar tener que hacerlo, contestando sólo a quien era capaz de capturarlo. De aquí proceden el sustantivo « proteo» y el adjetivo « proteico», que aluden a quien cambia frecuentemente de opiniones y afectos.

Proteo. Grabado en madera por Andrea Alciato (1531).

Proteo como divinidad marina

Proteo aparece en las más antiguas leyendas como súbdito de Poseidón, y se lo describe como capaz de ver a través de toda la profundidad del mar y como el pastor de las manadas de focas de Poseidón.[7]

Según Homero, la arenosa isla de Faro, situada a un día de distancia del delta del Nilo era el hogar de Proteo, por lo que también era llamado Egipcio.[10]

Su vida es descrita como sigue:

A mediodía salía del agua y se dormía a la sombra de las rocas de la costa, rodeado de los monstruos de las profundidades.[17]

A veces se representa a Proteo viajando por el mar en un carro tirado por un hipocampo.[18]

En la Odisea, Menelao cuenta a Telémaco que había sido apaciguado allí durante su viaje de vuelta de la Guerra de Troya. Aprendió de la hija de Proteo, Idotea (‘la misma imagen de la Diosa’), que si podía capturar a su padre podría obligarle a revelar a cuál de los dioses había ofendido, y cómo podía apaciguarlo y volver a casa. Proteo salió del mar para dormir entre su colonia de focas, pero Menelao logró atraparlo, a pesar de que se transformó en león, serpiente, leopardo, cerdo, e incluso agua y árbol. Proteo le respondió entonces verazmente, informando además a Menelao de que su hermano Agamenón había sido asesinado en su viaje de regreso, que Áyax el Menor había naufragado y muerto, y que Odiseo estaba varado en la isla de Calipso, Ogigia.[19]

De acuerdo con la cuarta Geórgica de Virgilio, en cierto momento todas las abejas de Aristeo, hijo de Apolo, enfermaron y murieron. Aristeo acudió a su madre, Cirene, en busca de ayuda. Ella le dijo que Proteo podía decirle cómo evitar otro desastre igual, pero que sólo lo haría si se le obligaba. Aristeo tenía que agarrarle y sujetarle, sin importar en qué se transformase. Así lo hizo, y Proteo terminó rindiéndose y le dijo que sacrificase doce animales a los dioses, dejase los cuerpos en el lugar del sacrificio y volviese tres días después. Cuando Aristeo volvió encontró en uno de los cadáveres putrefactos un enjambre de abejas, que llevó a su apiario. Las abejas nunca volvieron a enfermar.[20]

En la Odisea se atribuye a Proteo una hija: Idotea,[23]

Other Languages
беларуская: Пратэй, міфалогія
беларуская (тарашкевіца)‎: Пратэй (міталёгія)
català: Proteu
čeština: Próteus
English: Proteus
euskara: Proteo
suomi: Proteus
magyar: Próteusz
Հայերեն: Պրոտևս
Bahasa Indonesia: Proteus
Latina: Proteus
Lëtzebuergesch: Proteus
lietuvių: Protėjas
македонски: Протеј
norsk nynorsk: Protevs
norsk bokmål: Protevs
occitan: Protèu
português: Proteu
română: Proteu
srpskohrvatski / српскохрватски: Protej (mitologija)
slovenčina: Próteus
српски / srpski: Протеј
svenska: Proteus
українська: Протей
Tiếng Việt: Proteus
中文: 普罗透斯