Protector solar

El protector solar o bloqueador solar es una loción, gel, spray u otro tópico que evita o disminuye las quemaduras debidas a la exposición al sol. Ningún protector solar ofrece una protección 100% absoluta.

La ropa que bloquea o tamiza los rayos solares nocivos (UVA y UVB), junto con sombreros de ala ancha, gafas de sol y parasoles, son útiles para prevenir lesiones en los ojos y la piel pero no es lo suficiente para cubrirnos de quemaduras causadas por el sol. Cada uno de ellos por separado puede no ser suficiente para prevenir las lesiones por el sol.[1]

Normalmente, la probabilidad de desarrollar un cáncer de piel es mayor en personas que presentan gran cantidad de lunares.

Los protectores solares deben aplicarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol. En general, deben reaplicarse después de haber pasado 80 minutos en el agua o si ha transpirado en gran cantidad o cada 2 horas fuera del agua. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del producto y pregúntele a su farmacéutico cualquier cosa que no entienda.[2]

En Europa la Comisión Europea publicó en el año 2006 una recomendación en la que especificaba ciertas instrucciones de uso para que fueran incluidas en el etiquetado de los protectores solares.[ cita requerida] La recomendación 2006/647/CE de la Comisión Europea define como producto de protección solar cualquier preparado (como crema, aceite, gel o aerosol) de aplicación sobre la piel humana con la finalidad exclusiva o principal de protegerla de la radiación UV absorbiéndola, dispersándola o reflejándola.

Exposición prolongada al sol

Los rayos ultravioleta (UV) son una forma invisible de radiación. Pueden penetrar la piel y dañar las células. Las quemaduras de sol son un signo de daño en la piel. Las quemaduras solares se producen cuando la cantidad de exposición al sol o a otra fuente de rayos ultravioleta excede la capacidad del pigmento protector del cuerpo, la melanina, para proteger la piel. Las quemaduras de sol son tan graves como las quemaduras térmicas y pueden tener los mismos efectos sistémicos, como ampollas, edema y fiebre.[4] Entre las recomendaciones para protegerse del sol tenemos:

  • Manténgase alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 4 p.m.)
  • Use protector solar con un FPS de 15 o más
  • Utilice ropa protectora
  • Use anteojos de sol con buena cobertura que le brinden 100 por ciento de protección contra los rayos UV
  • Evite las lámparas solares y las camas para broncearse
  • Revise su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.
Other Languages
العربية: واق شمسي
català: Crema solar
čeština: Opalovací krém
Cymraeg: Eli haul
dansk: Solcreme
Deutsch: Sonnencreme
English: Sunscreen
فارسی: ضدآفتاب
français: Crème solaire
Gaeilge: Grianscagaire
Gàidhlig: Dubhadh-grèine
हिन्दी: धूपावरण
Nederlands: Zonnebrandcrème
norsk bokmål: Solkrem
occitan: Crèma solara
português: Filtro solar
Simple English: Sunscreen
Tiếng Việt: Kem chống nắng
中文: 防曬油
粵語: 太陽油