Prospección arqueológica

La prospección arqueológica es todo el conjunto de trabajos o procedimientos de laboratorio o de campo, dirigidos a la búsqueda de yacimientos arqueológicos o a saber la importancia de acontecimientos pasados. El hallazgo algunas veces es casual, pero también se pueden encontrar al buscar de forma metódica, esto se consigue mediante planes de prospección. Existen casos donde no hay duda de que nos encontramos ante un yacimiento arqueológico, existen otros en los que la información de una prospección de superficie no es suficiente ya que: el yacimiento ha podido ser erosionado, desplazado de su posición original o se encuentra bajo el sedimento. Para determinar si el yacimiento se encuentra enterrado hay que realizar una prospección del subsuelo.

Con la prospección de superficie se pretende registrar parte o la totalidad de los yacimientos del área geográfica y de los cuales existen restos visibles. La prospección del subsuelo no se aplica a un área geográfica amplia sino que se aplica a un yacimiento concreto, ya conocido, para evaluarlo y determinar qué partes del yacimiento pueden ser más rentables para excavar.

La prospección arqueológica ha estado considerada dentro de una categoría menor dentro de la práctica arqueológica y durante mucho tiempo no tuvo un marco teórico propio; desde finales del siglo XX ha experimentado un gran crecimiento y autonomía debido a que el incremento de los costes de las excavaciones les ha obligado a valorar mejor el yacimiento antes de excavarlo.[ cita requerida]

La prospección de campos de batalla o arqueología de campos de batalla se encuentra apenas en desarrollo siendo solo en España por Clemente Gonzalez García en España y Daniel Vanderleven en México de los pocos investigadores que han desarrollado técnicas especializadas para la clasificación.Aqui este tipo de prospección esta en aumento y se da bajo sistemas magneticos y geofisicos asi como una especilizacion en tácticas militares.

Prospección de superficie

Es la búsqueda de yacimientos arqueológicos en la superficie terrestre y contiene dos fases de trabajo: análisis de laboratorio y análisis de campo.

Análisis de laboratorio

Destinado a la recuperación de información del área. Pretende recuperar datos en dos apartados, uno en la geografía de la zona y otro en la recogida de toda información oral o escrita. Las herramientas utilizadas para recuperar información geográfica son mapas de cultivo y de aprovechamiento del suelo y mapas topográficos. Se realiza una cartografía probabilística, primero determinan el área de lugares que a priori se pueden considerar zonas de asentamiento y que serían objeto de atención en el trabajo de campo. Por ejemplo lugares cercanos al sílex o al agua. Para la información oral o escrita, se utiliza bibliografía, como relatos de viajeros y, sobre todo, la toponimia, herramienta fundamental ya que los nombres pueden estar perpetuando un hecho o circunstancia. Prestaremos atención a los nombres que hacen referencia a fuentes de energía como pedrizas, minas, encantada, etc. Toda la información es completada con fotografías aéreas y con fotografías de satélite que permiten revelarnos anomalías en forma de fosos, diferencias en la forma del suelo, marcas de cosecha, etc.

Actividad de campo

Está destinada a buscar y encontrar los yacimientos de una zona concreta. Existen tres tipos de prospección de campo: viajes exploratorios, prospecciones extensivas y prospecciones intensivas.

Other Languages