Programa FACA

El Programa FACA fue el más costoso por un tiempo, otros programas posteriores lo dejarían muy atrás.

El Programa FACA (Futuro Avión de Caza y Ataque) fue un programa emprendido por el Ministerio de Defensa español para adquirir un caza de cuarta generación para el Ejército del Aire español, el modelo elegido fue el cazabombardero estadounidense McDonnell Douglas F/A-18 Hornet que recibió la designación EF-18 Hornet para su exportación a España. Este programa fue durante varios años la inversión más grande realizada por el Ministerio de Defensa y un gesto del nuevo poder democrático hacia el poder militar.

Un Ejército obsoleto

Durante la dictadura del general Francisco Franco, las Fuerzas Armadas españolas contaban con muy pocos adelantos en materia de armamento y equipos. Tanto es así que durante el conflicto de Ifni, y luego del Sahara, el Ejército del Aire tuvo que utilizar aviones He 111 y más tarde Hispano Aviación HA-200 Saeta, que no era otra cosa que un entrenador y no un caza bombardero,[2]

A finales de los años setenta, España contaba en su fuerza aérea con aviones viejos o de segunda mano, como el antes citado Saeta, el F-4 Phantom de la guerra de Vietnam, el F-5 Freedom Fighter, otro entrenador y avión de ataque al suelo y no realmente un caza, y los modelos franceses Mirage III y Mirage F1. Este último era realmente el único moderno, teniendo los demás 10 o más años.

La negativa de Estados Unidos a que los Sabre y T33 se utilizaran en los conflictos de Sidi Ifni y posteriormente el de Sahara tenía razones diplomáticas basadas en la larga tradición de amistad y alianza entre Marruecos y EUA. Marruecos se ufana de haber sido la primera nación en reconocer diplomáticamente la independencia de las Trece Colonias norteamericanas en 1776. Adicionalmente, en la II Guerra Mundial prestó un decidido apoyo al desembarco Torch aliado acogiendo a las tropas de los generales Patton y Omar Bradley, y en Washington existe un poderoso lobby pro marroquí desde siempre que magnifica los lazos de amistad entre ambos países.

En consecuencia Estados Unidos vetó el empleo de reactores en los conflictos mencionados ya que detrás había intereses marroquíes expansivos, algo que la dictadura franquista jamás se preocupó de explicar a sus ciudadanos: hubiera tenido que decir que España era aliada de Estados Unidos, pero Estados Unidos era más aliada de Marruecos y Marruecos no era aliado de España. Sin embargo Estados Unidos, como compensación, sí permitió el empleo por España de sus aparatos T6 Texan que sustituyeron a los Hispano Aviación HA-1112 (fabricados a partir del diseño del Messerschmitt Bf 109 llegado a España con la Legión Cóndor) que sufrieron accidentes en las condiciones del desierto y no estaban adaptados a la lucha antiguerrilla (demasiado rápidos en ataque al suelo y vuelo rasante lo que dificultaba la puntería) Estados Unidostampoco se opuso a que España y Francia se aliaran para desarrollar la Operation Ecoubillon que definitivamente limpió el territorio de Ifni de irregulares marroquíes)

El Saeta ni era viejo ni de segunda mano, sino de producción propia hispana como el mencionado Buchon y el CASA 2111 (variación de CASA del Heinkel 111 con motor británico) y fue usado en el conflicto de Sahara hasta la retirada de 1975, por las mismas razones de veto Estados Unidos que en el caso de Ifni. Fue esta interferencia constante de Estados Unidos lo que llevó a la adquisición de los Mirage, para que su uso no dependiera de vetos diplomáticos.

El Northrop F5 tampoco era de segunda mano pues se fabricó en España bajo licencia. Su rol en la fuerza área era de interceptador, de hecho su diseño orginal USA tuvo este propósito: un aparato que, ante la alarma de invasión de espacio aéreo propio, fuera capaz de ponerse en el aire rápidamente, 'trepar' hasta el objetivo e interceptarlo mediante misiles del tipo fire and forget (dispara y olvida). Para este propósito no se necesita una gran sofistificación ni maniobrabilidad pues el aparato actúa como un vector que coloca el misil en posición de alcanzar el objetivo y después regresa a base sin realmente entrar en una lucha de avión contra avión. Este desempeño del F5 fue heredado por el Mirage F1

En cuanto al Phantom sí puede decirse que no aportaba ningún provecho para España pues era capaz de mucho más lo que la nación precisaba. En USA se utilizó sobre todo como avión basado en portaaviones y de gran radio de acción apto para todo tipo de misiones: caza, ataque al suelo, interceptación, apoyo marítimo, armamento aire aire, aire tierra, aire superficie, etc., pero España ni poseía portaaeronaves ni necesitaba aparatos tan completos ni con tan largo recorrido. La doctrina de Defensa española siempre daba por supuesto que una hipotética amenaza a la soberanía vendría del Magreb antes que de Portugal, Gran Bretaña, Francia o Italia, por tanto era preferible priorizar la defensa del eje Canarias / Estrecho / Ceuta y Melilla antes que (por ejemplo) destinar un gran presupuesto para dotarse de aparatos capaces de bombardear Lisboa, París o Londres con napalm, o proteger un desembarco en la isla de Córcega.

Other Languages