Procesos geológicos externos

La erosión de la tierra.

Los procesos geológicos externos o exógenos son aquellos que tienen lugar en la superficie terrestre. Fundamentalmente son cuatro: meteorización ,erosión ,además transporte y por último sedimentación. La acción de estos tiende a destruir el relieve existente, llevar los materiales a zonas deprimidas y rellenar, con estos, dichas zonas con el fin de obtener una superficie homogénea o de equilibrio en donde su acción no sea necesaria al no existir relieve. Ésta es una superficie ideal que no se llega a alcanzar, puesto que los procesos internos crean continuamente elevaciones que producirán relieve.

Erosión

Es un proceso externo realizado por la acción de unos agentes cuya misión es atacar y destruir el relieve. El relieve sobre el que actúa, lo forman las rocas que afloran en la superficie de la corteza. Los agentes que actúan en la erosión son el agua, el hielo, el viento, la diferencia de temperaturas, y todos aquellos agentes atmosféricos que tengan influencia sobre las rocas. Estos agentes, al actuar sobre las rocas, realizan una acción geológica.

Así, por ejemplo, la acción geológica del agua se manifiesta, en el agua de lluvia que, hasta ser encauzada, sufre una acción de disolución o de disgregación; otra parte discurre en la superficie arrastrando fragmentos ya disgregados. Una vez encauzada en ríos, arranca fragmentos de roca que encuentra en su curso, formando el cauce.

La acción geológica del hielo se realiza una vez que el hielo acumulado en forma de grandes masas o glaciares, puede discurrir o deslizarse ladera abajo, arrastrando empastados, dentro de él, los fragmentos rocosos que encuentra o arranca a su paso.

El aire también realiza una acción geológica sobre las rocas, ya que el viento puede llevar en suspensión pequeñas partículas que son lanzadas sobre ellas, produciendo una lenta acción de golpeteo constante que provoca que se disgreguen.

Los cambios de temperatura actúan sobre la roca, sometiéndola a tensiones provocadas por la dilatación y contracción que pueden favorecer la fisuración. Así, el agua que empapa las rocas, si desciende la temperatura, se hiela actuando en forma de cuña y fracturándola.

Así, pues, todos estos agentes ejercen una acción geológica sobre las rocas de dos maneras diferentes, provocando una erosión mecánica cuyo efecto es la fracturación y el desgaste reduciéndolas a fragmentos cada vez más pequeños, y una erosión o acción química que provoca la disolución de algunos componentes de las rocas alterando su composición. En cada uno de estos casos se obtiene una destrucción del relieve, que es el resultado del proceso de erosión.

Other Languages