Proceso de negocio

No debe confundirse con la estrategia de negocio.

Un proceso de negocio o un método de negocio es una colección de actividades o tareas relacionadas, estructuradas que en una secuencia específica produce un servicio o producto (cumple un objetivo de negocio en particular) para un cliente o clientes concretos.[6]

Visión de conjunto

Un proceso de negocio comienza con un objetivo de misión (un evento externo) y termina con el logro del objetivo de negocio de proporcionar un resultado que proporcione valor al cliente. Además, un proceso se puede dividir en subprocesos (descomposición del proceso), las funciones internas particulares del proceso. Los procesos de negocio también pueden tener un propietario de proceso, una parte responsable para asegurar que el proceso se ejecuta sin problemas de principio a fin.[2]

En términos generales, los procesos del negocio se pueden organizar en tres tipos, según von Rosing et al.[6]​:

  1. Los procesos operacionales, que constituyen el negocio principal y crean el flujo primario del valor, e.g., tomando órdenes de clientes, abriendo una cuenta, y fabricando un componente
  2. Procesos de gestión, los procesos que supervisan los procesos operacionales, incluyendo el gobierno corporativo, la supervisión presupuestaria y la supervisión de los empleados
  3. Procesos de apoyo, que apoyan los procesos operacionales principales, e.g., contabilidad, reclutamiento, centro de llamada, soporte técnico, y entrenamiento de seguridad

Un enfoque ligeramente diferente a estos tres tipos es ofrecido por Kirchmer[2]​:

  1. Los procesos operacionales, que se centran en la correcta ejecución de las tareas operacionales de una entidad; Aquí es donde el personal "hacer las cosas"
  2. Procesos de gestión, que garanticen que los procesos operacionales se lleven a cabo de forma adecuada; Aquí es donde los administradores "aseguran procesos de trabajo eficientes y eficaces"
  3. Los procesos de gobernanza, que aseguran que la entidad está operando en pleno cumplimiento de las regulaciones legales, directrices y expectativas de los accionistas necesarias; Aquí es donde los ejecutivos se aseguran de que se sigan las "reglas y pautas para el éxito empresarial"

Un proceso de negocios complejo puede ser descompuesto en varios subprocesos, que tienen sus propios atributos, pero también contribuyen a lograr el objetivo general de la empresa. El análisis de los procesos del negocio típicamente incluye el mapeo o modelado de procesos y sub-procesos hasta el nivel de actividad/tarea. Los procesos se pueden modelar a través de un gran número de métodos y técnicas. Por ejemplo, la Notación de Modelado de Procesos Empresariales es una técnica de modelado de procesos empresariales que se puede utilizar para dibujar procesos de negocio en un flujo de trabajo visualizado.[2]

Other Languages